Elecciones parlamentarias muestran fracturas entre el régimen y el pueblo en Argelia

Adalberto Agozino
Lectura

Las elecciones parlamentarias realizadas en Argelia, el pasado 4 de mayo, mostraron que la abstención y el voto en blanco son evidencia de la indiferencia y el rechazo de la población hacia un gobierno dictatorial alejado de los graves problemas del ciudadano común.Por el Dr. Adalberto C. Agozino

 

 La República Argelina Democrática y Popular ha llevado a cabo la semana pasada las elecciones parlamentarias con menor participación electoral de su historia (35, 37% del padrón y donde los votos en blanco a los votos obtenidos por el partido triunfador, el oficialista Frente de Liberación Nacional.

Argelia está gobernada desde hace dieciocho años por el presidente Abdelaziz Buteflika, un anciano de 80 años, electo por cuatro periodos presidenciales consecutivos y que se encuentra desde hace años recluido en una silla de ruedas debido a un infarto cerebro arterial que también afecto su dicción.
Buteflika es el último exponente de un liderazgo forjado en la lucha contra el colonialismo francés que en 1962 optara por un modelo de socialismo al estilo soviético para el desarrollo del país después de la independencia.
 
Hoy en el poder real reside en los altos mandos de las fuerzas armadas y la figura de Buteflika y el FLN es sólo una máscara que preserva el statu quo y una ficción de democracia demorando una abierta lucha por el poder entre los militares.
 
Cincuenta años después es evidente que el modelo soviético como vía al desarrollo no ha funcionado en Argelia. El país se sostiene precariamente merced a las exportaciones de hidrocarburos -que componen el 95% de sus exportaciones totales-.
 
Mientras que la economía se ve desbastada por una desocupación estructural (25% entre los jóvenes y 10% en población económicamente activa), la corrupción generalizada y la falta de inversiones extranjeras.
 
Para colmo de males el descenso de los precios internacionales de petróleo, de donde  el 60% de sus ingresos ha dejado al Estado sin recursos, a punto tal que la empresa COSIER TP, la primera empresa argelina en el sector de la construcción, obra pública y viviendas, que incluso presume de ser la octava empresa en importancia del continente en este rubro, se encuentra en cesación de pagos debido a que el Estado argelino no le ha abonado las muchas obras que ha construido para él.
 
Actualmente, Argelia no fabrica ni cucharillasimporta muchos productos de primera necesidad que podría producir fácilmente y por sí misma. De algún modo, Argelia se parece a Venezuela, otro país en el que las rentas por una gran producción de hidrocarburos caminan paralelas al pesimismo político y al hundimiento
 
En este contexto el electorado argelino tenía poco interés en los comicios. El gobierno sabiendo esto realizó ingentes esfuerzos para estimular la participación electoral. Contrató para ello campañas publicitarias, recurrió a exhortaciones por parte de personajes célebres e imanes. Incluso el primer ministro Abdelmalek Sellal, lanzó un insólito mensaje animando a las mujeres a pegar con un palo a sus esposos para que concurrieran a las urnas.
La oferta política aparente era múltiple y muy plural: unos 12 000 candidatos de 63 partidos y listas independientes que optaban a un total de 462 escaños de la Asamblea Nacional Popular (ANP, la cámara baja del sistema argelino). Pero los más de 23 millones de votantes que formaban parte del padrón electoral tenían una experiencia amarga: muy pocas veces el voto de los argelinos modificó las estructuras del “régimen”, “del poder”, como se repite habitualmente en las calles de Orán o de Argel.
 
Pero todo resultó infructuoso para romper con el hartazgo generalizado del electorado argelino.
 
Gran parte de la población se negó a concurrir a las urnas pese a la amenaza de sufrir multas pecuniarias y otras sanciones administrativas. Incluso de los ocho millones de votantes que concurrieron a las urnas, una mayoría de dos millones voto en blanco. Con estos porcentajes, la victoria del FLN con escasos 1.600.000 votos es un duro revés para el régimen.