El presidente Mauricio Macri se ve obligado a cambiar al ministro Alfonso Prat Gay ante el fracaso de la estratégica económica de su gobierno.Por el Dr. Adalberto C. Agozino-Especial TNA-

Un sector de la clase media argentina, que en las últimas elecciones voto por Mauricio Macri, actualmente ha perdido la esperanza de que la Argentina...Por el Dr. Adalberto C. Agozino-Especial TNA-

 

 

 

.. sea un país más predecible, seguro, próspero, con menos antagonismos, sin alianzas políticas espúreas y con mejor gobernabilidad.

 

EL VOTO MACRISTA

Mauricio Macri alcanzo la presidencia de Argentina con el apoyo del 51% del electorado. Esto significa que recibió el apoyo de votantes pertenecientes a todos los sectores sociales. Pero, es evidente, que su mayor apoyo provino de los estratos medios de la sociedad.

En medio de la grieta que divide a los argentinos, los votantes de Macri eran, en general, personas que aspiraban a un cambio en la marcha de los asuntos de su país. Aunque las motivaciones de los votantes eran diversas, los observadores coinciden en señalar que el apoyo a “Cambiemos” se originó en el rechazo a la demagogia populista y la soberbia del kirchnerismo, el cansancio ante el descarado culto a la personalidad alentado por la ex presidente, los reiterados y prolongados discursos de Cristina Kirchner por la cadena nacional de radiodifusión, la continua apelación al drama del terrorismo de Estado, en la década de los años setenta, para alentar la división, el revanchismo y el odio entre los argentino. También la corrupción impune, el clientelismo descarado y el asistencialismo estéril, entre otras muchas cosas más.

También pesaron al momento del voto las cuestiones económicas. En el campo las retenciones impositivas a las exportaciones agrícolas y la evidente hostilidad de los funcionarios kirchneristas contra el sector.

En la clase media urbana, el descontento con el kirchnerismo pasaba por el rechazo al “impuesto al trabajo”, el cepo al dólar, el desborde del presupuesto fiscal y la apelación a la emisión monetaria para sostenerlo con las correspondientes consecuencias inflacionarias.

En lo social, los sectores medios se quejaban de las endémicas protestas y piquetes que complicaban la vida cotidiana, el deterioro de los hospitales, escuelas y universidades públicas, que las rutas y caminos se tornaran intransitables por falta de mantenimiento, que no se construyeran redes cloacales, gasíferas o de agua corriente, etc.

Los sectores mejor informados, y seguramente más politizados, llevaban sus reclamos y rechazos a otros aspectos más complejos. Como ser, el creciente aislamiento internacional del país, que la política exterior se basara esencialmente en una alianza estratégica con Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador y la confrontación con el resto del mundo. Se cuestionaba también que, después de catorce años, el país siguiera en default, sin crédito ni inversiones extranjeras, que el nivel educativo de la población descendiera año a año; que las fuerzas armadas estuvieran relegadas, faltas de equipamiento y presupuesto, etc.

La sociedad en su conjunto rechazaba los argumentos kirchneristas de que la “inseguridad” era una cuestión de “sensación”, de que los juzgados instalaran una “puerta giratoria”, en beneficio de los delincuentes y para cumplir con los preceptos ideológicos del garantismo zaffaroniano.

Por todas estas demandas y otras cosas más la gente votó un cambio en noviembre de 2015.

LOS LOGROS DEL PRIMER AÑO

Ha transcurrido un año desde entonces sin que los sectores que votaron por Macri registren un cambio positivo en la situación del país.

Es cierto que ha disminuido -sin desaparecer totalmente- el aislamiento internacional, el país ha salido por fin del default de la deuda externa, se eliminó el cepo cambiario y se redujeron sensiblemente las retenciones al agro.

También se cambió el estilo de gobernar. Hay muchísimo más republicanismo, menos personalismo y mayor y mejor funcionamiento de las instituciones democráticas. Se terminó con el discurso único, el revanchismo y la caza de brujas. Pero, además de promesas hay poco más que contar en el haber del nuevo gobierno.

Esta no es una columna económica, ni pretende serlo, pero no podemos dejar de consignar algunos aspectos económicos que percibe el argentino de a pie.

El sinceramiento de tarifas, en los servicios públicos, los combustibles y el transporte, disparo aún más la inflación. El impuesto a las ganancias lejos de eliminarse -como había prometido Macri en la campaña presidencial- se incrementó.

Estas medidas provocaron que la actividad económica descendiera sensiblemente y aumentara el desempleo.

Fue evidente para todos los observadores que el gobierno apelaba a la recesión (a través de una combinación de altas tasas de ahorro en pesos y un dólar barato) como instrumento para contener la inflación.

Como en otras ocasiones de la historia argentina, el peso de la crisis y el necesario ajuste financiero golpe impiadosamente a los sectores bajos y medios que vieron reducido el poder adquisitivo de sus salarios. Muchos de los más afectados eran decididos votantes del frente Cambiemos.

Si bien el gobierno aun cuenta con un amplio apoyo social, y muy probablemente también electoral, las demandas y cuestionamientos a la marcha del gobierno macrista crecen día a día.

ALTAS Y BAJAS

La clase media espera, entre otras cosas, ver a alguno de los notorios funcionarios corruptos del régimen kirchnerista entre rejas y con una condena firme.

Espera que se racionalice a la Administración Pública, depurándola de todos aquellos empleados y funcionarios innecesarios que nombró el gobierno anterior, que se creen mecanismo trasparente para el ingreso a la función pública, etc.

Pero, por el contrario, el gobierno irresponsablemente aumenta continuamente el número de ministerios sin contemplar adecuadamente el costo que estos nuevos organismos generan.

La clase media también espera que se contenga al gasto destinado al “asistencialismo” y la “contención social”, que consume gran parte de sus impuestos.

Pero, nuevamente el gobierno sigue el rumbo contrario. Asume compromisos para transferir 30.000 millones de pesos hasta el final de su gestión a las organizaciones piqueteras y de trabajadores desocupados. También alienta la creación de una “obra social piquetera” que no será más que otra caja recaudadora en manos de dirigentes sociales que han hecho de la protesta callejera una forma de vida y de militancia política. Todo ello al solo efecto de comprar la “paz social” en la navidad de 2016.

Las endémicas deficiencias del sistema educativo no han sido atendidas, ni se conocen planes de reforma del sector. Algo similar ocurre en áreas de medio ambiente, ciencia y tecnología o defensa.

No obstante, donde más se hacen sentir las falencias y la inacción es en campo de la seguridad. La ministro Patricia Bullrich muestra una inacción e inoperancia superlativa. Pero el presidente parece mirar hacia otro lado.

Mientras tanto, se multiplican los robos y asesinatos, el narcotráfico se enseñorea en extensas áreas del conurbano bonaerense, el Gran Rosario y otras zonas suburbanas. Al mismo tiempo, miembros de las fuerzas de seguridad frecuentemente se ven involucrados en hechos de corrupción y complicidad con la delincuencia.

LA ALTERNATIVA DE HIERRO

Ante este pobre balance del primer año de gestión, los sectores medios enfrentan una alternativa de hierro. Aunque no aprueba totalmente la marcha del gobierno de Mauricio Macri, las alternativas de recambio institucional en 2019 son, por el momento, peores.

Siempre está la amenaza de un retorno del caos kirchnerista con todos los protagonistas sospechados de corrupción y otros delitos.

Por otro lado, existe la alternativa de un gobierno peronista formado por kirchneristas tardíamente arrepentidos que, sin embargo, no reniegan de su tradición populista y demagógica.

Por ahora, la opción favorece a Mauricio, lo que nadie sabe con certeza es hasta cuando el presidente podrá seguir contando con el apoyo de la clase media si no es capaz de introducir mejoras en el funcionamiento de su gobierno.

Si realmente no se producen cambios llegará el momento en que serán los votantes los que produzcan cambios.

  

Parte II: Venezuela termina el año en medio de la peor crisis económica y política de su historia...Por el Dr. Adalberto C. Agozino

 

 

.. aislada internacionalmente, y sin que se avizore una alternativa de mejora para el sufrido pueblo venezolano.

 

UNA INFELIZ CHAVIDAD

Caracas termina el año casi a oscuras, con escasas luces decorativas, sin fuegos artificiales ni un alumbrado público poderoso que introduzca un poco de alegría y esperanza a la gente en las últimas horas del 2016.

El fin de semana último, la “Feliz Chavidad” que organizó el gobierno de Nicolás Maduro dejo a los venezolanos sin sus tradicionales “hallacas” (el típico plato elaborado a base de harina de maíz); impedidos de cumplir con la tradición de estrenar un atuendo nuevo en la Nochebuena y, lo que es aún más grave, con pocas bebidas alcohólicas con que aliviar sus penas.

Es que celebrar la Navidad al tradicional estilo venezolano puede significar afrontar una erogación promedio de 321.324 bolívares, es decir, el equivalente a doce salarios mínimos de un trabajador, eso tan sólo para alimentos.

Así que los venezolanos, que aún no se han recuperado totalmente del sofocón que les provocó la intempestiva decisión de Maduro de hacer caducar los billetes de cien bolívares, que constituyen el 60% del dinero circulante en el país caribeño; han debido restringir drásticamente su consumo navideño.

No sorprende entonces que, para muchos venezolanos, la navidad de 2016 será recordada como la más triste de su vida.

EL DRAMA DE LA OPOSICIÓN

También para los dirigentes de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) serán unas festividades particularmente tristes.

No solo terminan el año sin haber logrado convocar a un referendo revocatorio para poner fin a la presidencia de Maduro, sino que también se han visto arrastrados a una instancia de diálogo, en la que no creían. Los dirigentes opositores se vieron presionados por la convocatoria papal a la que se sumaron la Unión de Naciones Sudamericanas y un conjunto bien intencionado de ex presidentes de la región.

La oposición se fijó como objetivos obtener un cronograma electoral, la liberación de los presos políticos, la apertura de un canal humanitario que permita a los venezolanos recibir ayuda humanitaria del exterior, y el reconocimiento de las atribuciones e independencia de la Asamblea Nacional. El gobierno chavista atendió ninguna de sus demandas.

El diálogo directo entre gobierno y oposición debería retomarse el próximo 13 de enero, pero la MUD se resiste a concurrir a la convocatoria ante la falta de una respuesta positiva a sus demandas.

Así se lo ha hecho saber al papa Francisco, el secretario ejecutivo del conglomerado opositor, el diputado Jesús Torrealba en una carta.

UN FUJIMORAZO EN EL HORIZONTE

Algunos observadores temen que el abandono de la instancia de diálogo por parte de la oposición pueda decidir al presidente Maduro a escalar en el conflicto, clausurando la Asamblea Nacional.

La eventual clausura del Parlamento en una suerte de “Fujimorazo”, sin embargo, tendría altos costos internacionales.

Una decisión de tal naturaleza implicaría un auténtico golpe de Estado y llevaría al régimen chavista a abandonar toda simulación de legitimidad democrática y se asumiría como lo que en realidad ha sido siempre: una dictadura populista.

En este caso, no solo se incrementará el aislamiento internacional de Venezuela, sino que el país seguramente deberá enfrentar sanciones económicas y políticas internacionales. Aunque dichas sanciones solo servirían para que el régimen chavista se radicalice aún más.

SOLA EN EL MUNDO

De todas formas, la situación internacional de Venezuela está actualmente sumamente comprometida.

Los países del Mercosur acordaron recientemente suspender la membresía de Venezuela en el grupo regional. El enfrentamiento se ha hecho particularmente intenso con la Argentina. Las relaciones entre ambos países se encuentran “congeladas” después de que Maduro calificara al presidente Mauricio Macri de “cobarde, ladrón y oligarca”.

Tampoco las relaciones entre Venezuela y Colombia, durante los años del régimen chavista, nunca fueron fáciles. Ambos países se cruzaron acusaciones diversas y vivieron momentos de tensión con cierre de fronteras y aprestos militares. Incluso actualmente, Venezuela ha cerrado su frontera a raíz del cambio de billetes.

El chavismo siempre ha desaprobado los fuertes vínculos que existen entre Colombia y los Estados Unidos. Ahora también cuestiona los recientes acuerdos que este país ha suscripto con la OTAN para intercambio de información y cooperación en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.

No obstante, la geografía y los múltiples vínculos humanos y económicos entre ambos pueblos suelen imponer prudencia, a veces a último momento, a los gobernantes de ambos países.

CONFLICTO EN CUBAZUELA

Incluso los vínculos entre Venezuela y Cuba no pasan por el mejor momento. Han quedado lejos los tiempos de “Cubazuela”, cuando el “comandante eterno” Hugo Chávez, de visita en La Habana, en 2007, declara muy suelto de cuerpo: “En el fondo, somos un solo gobierno, un solo país.”

Durante varios lustros, Caracas sostuvo a la economía cubana con envíos de 100.000 barriles de petróleo diario, contrató a sus médicos y educadores para que llevaran a cabo “misiones” atendiendo las necesidades de la población en barrios carenciados y áreas deprimidas de la geografía venezolana. Además, otorgó otras ventajas comerciales a empresas cubanas.

También la Dirección de Inteligencia cubana (conocida como G-2) ha tutelado siempre al SEBIN venezolano, como una suerte de hermano mayor revolucionario.

La Revolución Bolivariana se asumió siempre como heredera de la Revolución Cubana. Pero, actualmente esa relación se ha debilitado considerablemente. Venezuela se ha visto obligada a reducir sus embarques de petróleo hacia Cuba a la mitad y esto no agrada al gobierno de Raúl Castro.

Adaptándose a las nuevas condiciones imperantes en la economía venezolana, la empresa Cubana de Aviación, dejó de operar con vuelos regulares a Caracas.

Hoy, La Habana prefiere apostar al turismo y las inversiones de los Estados Unidos para reemplazar la ayuda venezolana y parece dispuesta a soltarle la mano a Maduro si los costos superan los beneficios.

Si su aislamiento internacional se acentúa, Venezuela se hará cada vez más dependiente de sus alianzas con Rusia, China, Argelia y otros países de menor envergadura en el escenario internacional.

En este esquema, el próximo 13 de enero asoma como una fecha clave para saber qué rumbo tomará la crisis de venezolana.