El rugido de una nueva generación

Deportes
Lectura

Arrancó el Mundial de Hockey sobre Césped Femenino en Inglaterra y hoy, en su debut frente a España (a las 9 por ESPN), las nuevas Leonas saldrán a la cancha con el gran objetivo de volver a lo más alto. Al lugar que llegaron de la mano de Luciana Aymar, entre tantas otras extraordinarias jugadoras, que las llevó a ganar dos Copas del Mundo (Perth 2002 y Rosario 2010) y cuatro medallas olímpicas consecutivas entre Sidney 2000 y Londres 2012. Pero que, tras la inesperada eliminación en cuartos de final en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, cerró un maravilloso ciclo de triunfos internacionales para dar paso a un recambio generacional.

Al frente de esa difícil tarea quedó el entrenador Agustín Corradini, el ex jugador de hockey de San Fernando que venía de dirigir al seleccionado sub 21 de mujeres con el que en diciembre de 2016 ganó el Mundial de Chile. Tras varios meses de trabajo y kilómetros recorridos por el país, finalmente Corradini conformó un equipo con un promedio de 25 años, con algunas jugadoras de experiencia y con otras, más precisamente diez, que están por cumplir el sueño de jugar por primera vez un Mundial de mayores. Julia Gomes Fantasia y Agustina Habif aparecen como las más experimentadas, acompañadas por ocho campeonas mundiales junior en Chile 2016: Bianca Donati, Lucina von der Heyde, Agostina Alonso, Magdalena Fernández Ladra, María José Granatto, Eugenia Trinchinetti y las más jóvenes del equipo: la cordobesa Julieta Jankunas y la bonaerense Paula Ortiz, acaso símbolos de la nueva generación de Leonas.

“Este equipo tiene la característica de la garra, la actitud y el dejar todo por la camiseta, como lo tuvieron las enormes jugadoras que nos precedieron. Vamos a dejar todo en cada partido para volver a llevar a Argentina a lo más alto del hockey mundial. Le tengo mucha fe a este nuevo equipo”, se adelanta Ortiz, la volante de 1,66 del Club San Martín que llevará el número 25 en la camiseta. En tanto, Jankunas reconoce que si bien reemplazar a jugadoras de la talla de Luciana Aymar, Carla Rebecchi y Cecilia Rognoni no es para nada fácil, el nuevo plantel se tiene mucha fe y confianza. “Estamos trabajando en que nuestro ADN se convierta en ser solidarias. Las más grandes están todo el tiempo para ayudarnos, y las más chicas estamos abiertas a escucharlas y unirnos. Vamos a dejar todo para que el hockey femenino argentino recupere el prestigio internacional que logró en las últimas décadas”, cierra la actual delantera del Club Ciudad de Buenos Aires, surgida del Club Universitario de Córdoba.

El plantel se completa con Florencia Mutio, Florencia Habif, Rocío Sánchez Moccia, Martina Cavallero, Agustina Albertario y las sobrevivientes de la época dorada: la capitana Delfina Merino (considerada la mejor jugadora del mundo por la Federación Internacional de Hockey), la arquera Belén Succi y Noel Barrionuevo, las viejas leonas que enseñarán el rugido a las que vienen.


“Las vi alegres y unidas en esta etapa”

Sinceramente, veo muy bien al grupo y ellas también se sienten muy bien como equipo. Las vi alegres y unidas, y eso me parece que es superimportante para ir a jugar un Mundial o cualquier torneo, porque a la hora de jugar te da mucha seguridad y confianza. Desde mi experiencia, traté de transmitirles lo que intenté siempre cuando estuve dentro de una cancha como capitana o como una jugadora más: la entrega, el dar todo por la camiseta.

Mi primer Mundial con las Leonas fue en 2006. Fue muy especial. Ganamos la medalla de bronce, y aunque quizás no estábamos en las mejores condiciones, teníamos un muy buen equipo. El de 2010 fue algo increíble: el grupo estaba muy bien, muy unido; había algo que se sentía en el aire, que no sé bien cómo explicarlo. Lo vivimos con alegría. Estábamos muy bien fuera y dentro de la cancha, era un equipo muy fuerte en todas las líneas, con jugadoras experimentadas y con el plus de que fue en casa, con toda la gente alentando. Fue un mundial único, y en lo personal, haber hecho dos goles en la final contra Holanda lo hizo aún mejor. En cuanto a mi última participación, en La Haya, ganamos el bronce, pero quizás no fue el mejor resultado porque si bien hicimos una preparación durísima, después no nos sentimos tan bien en la cancha.

Obviamente, me encantaría volver a jugar en Las Leonas, porque siempre es algo hermoso jugar en la Selección y se extraña mucho ponerse la camiseta y jugar torneos. Creo que esa es la parte más linda, y todas las ex Leonas seguramente digamos que siempre tenemos ganas de jugar; pero confío ciegamente en esta nueva camada de jugadoras. El hockey argentino estará muy bien representado en Londres.

Carla Rebecchi. Ex capitana de Las Leonas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.