River viajó a Ecuador con un claro objetivo: ganar. No cabía otra variante después del empate sin goles ante Independiente Santa Fe en el Monumental. Era un duelo "crucial", tal como lo había definido el técnico Marcelo Gallardo . Más aún cuando todavía Flamengo no había igualado de local con los colombianos, en un resultado que hoy en Núñez ven con muy buenos ojos. Si perdía, quedaba último en un cerrado y áspero Grupo D, con sus aspiraciones reducidas y un panorama al menos gris. Al ganar, nuevamente con Franco Armani como figura, quedó primero y mejor orientado de cara a lo que viene.

La FIFA revoluciona el Mundial de Clubes . A partir de 2021 se jugará durante 18 días entre 24 equipos, divididos en ocho grupos de tres clubes cada uno. El calendario internacional estará agradecido: los partidos interclubes disminuirán un 35%. La administración de la FIFA espera recaudar entre 650 y 1000 millones de dólares que, asegura, sería reinvertido casi en su totalidad en los clubes. El Consejo de la FIFA tomará una decisión sobre la reforma en junio, cuando se reúna antes del Mundial de Rusia.

Ni el horario poco habitual, ni un rival que siempre lo complicó, ni el gol tempranero de Defensa y Justicia, ni las oportunidades increíbles que fallaron Pratto y Mora en los primeros minutos. Nada pudo frenar el envión de River, que con una gran actuación de Pity Martínez, sumó su tercer triunfo consecutivo en la Superliga y continúa escalando posiciones con la intención de reponerse tras un mal arranque y lograr la clasificación a los torneos internacionales.