El River de Marcelo Gallardo y una racha propia de un campeón

Deportes
Lectura

El 0 a 0 en Avellaneda, además de dejarle un dulce sabor (teniendo en cuenta que jugó con uno menos durante un tiempo), lo llevó a River a alcanzar los 20

partidos consecutivos sin derrotas. Es cierto que la estadística corresponde a encuentros de varias competencias pero, si se toman como parámetros los viejos torneos cortos, la del equipo de Marcelo Gallardo es una racha de campeón.

Los torneos cortos en el fútbol argentino, esos que daban dos campeones por año se jugaron desde principios de la década del '90 hasta 2014.

River, justamente, fue el que más ganó con 13 títulos. Y esta racha actual de 20 encuentros (haciendo una salvedad dado que se disputaban 19 partidos en los torneos cortos) bien podría aplicarse a ese formato.

 

Fueron 14 victorias y 6 empates los que cosechó River en los últimos cinco meses. De los 14 triunfos, 8 fueron en la Superliga, 3 en la Copa Libertadores, 2 en la Copa Argentina y uno por la Supercopa Argentina. De las 6 igualdades, 4 corresponden a la Libertadores y 2 a la Superliga.

Franco Armani ratificó que sigue siendo una pesadilla para Eduardo Coudet
Mirá también

Franco Armani ratificó que sigue siendo una pesadilla para Eduardo Coudet

Si esas 14 victorias y 6 empates se trasladan a un torneo, River hubiese cosechado 48 puntos. ¿Alguien hubiera podido superarlo? Difícil. Si se toma como ejemplo el Apertura '94, en el que el equipo de Núñez, dirigido por Américo Rubén Gallego, dio la vuelta olímpica tras 12 victorias y 7 empates.

En ese momento, al ganador se le otorgaban dos unidades, por lo que aquel conjunto del "Tolo", que incluía en sus filas a Enzo Francescoli, Marcelo Gallardo y Ariel Ortega, fue campeón invicto con 31 puntos.

 

Si se toman como referencia los torneos en los que ya se le daban 3 porotos al ganador, River podría haber superado, en puntos, a la racha actual, en el Apertura '96 (sacó 46 puntos) y haberla igualado en el Apertura '97 (45 puntos), si se hubiese jugado una fecha más.

En los otros torneos que obtuvo desde que se dan tres puntos al ganador, no la hubiera alcanzado: Clausura '97 (41 puntos), Apertura '99 (44), Clausura 2000 (42), Clausura 2002 (43), Clausura 2003 (43), Clausura 2004 (40), Clausura 2008 (43) y Final 2014 (37).

El 1x1 de Racing-River: Armani y sus manos fueron de lo mejor
Mirá también

El 1x1 de Racing-River: Armani y sus manos fueron de lo mejor

Esta racha actual de River, de 20 partidos sin perder, está cerca de igualar a la mejor del ciclo de Gallardo, que es del segundo semestre de 2014.

Fueron 23 encuentros consecutivos sin perder bajo la tutela del Muñeco y 31 en total si se le anexan los 8 anteriores, con Ramón Díaz como entrenador. Esa es una de las mejores marcas en la historia de River. La otra, también de 31 partidos, en 1922.

River se aferró al empate ante un Racing que no supo golpear en su cancha
Mirá también

River se aferró al empate ante un Racing que no supo golpear en su cancha

Los 20 partidos que River lleva sin perder son: Flamengo (2-2; Copa Libertadores), Chacarita (1-1; Superliga), Patronato (1-0; Superliga); Boca (2-0; Supercopa Argentina), Belgrano (3-1; Superliga), Defensa y Justicia (3-1; Superliga), Independiente Santa Fe (0-0; Copa Libertadores), Racing (2-0; Superliga), Rosario Central (2-0; Superliga), Emelec (1-0; Copa Libertadores); Arsenal (3-0; Superliga), Emelec (2-1; Copa Libertadores), Independiente Santa Fe (1-0; Copa Libertadores) Colón (0-0; Superliga), Estudiantes (2-0; Superliga), San Lorenzo (2-0; Superliga), Flamengo (0-0; Copa Libertadores), Central Norte de Salta (7-0; Copa Argentina), Villa Dálmine (3-1; Copa Argentina) y Racing (0-0; Copa Libertadores).

Racing-River: a falta de VAR, jugó "la cucaracha" en la expulsión de Leonardo Ponzio
Mirá también

Racing-River: a falta de VAR, jugó "la cucaracha" en la expulsión de Leonardo Ponzio

La última vez que River perdió fue el 24 de febrero de este año, en una tarde de sábado fresca de verano. Cayó 1-0 contra Vélez en el Amalfitani. Eran momentos tormentosos y el equipo de Núñez sucumbió con los pibes del equipo de Heinze.

Sin embargo, cuatro días después, la historia empezó a cambiar. Un zapatazo de derecha, de media distancia, contra un palo, a tres minutos del final, de Camilo Mayada, le permitió a River rescatar un punto de su visita a Flamengo (hizo de local en la cancha de Botafogo, a puertas cerradas) en Río de Janeiro.

 

"Ese gol nos cayó del cielo. Es agua bendita. Después de varias pálidas, al fin una. Ahora va a empezar a cambiar todo", le vaticinó un dirigente que acompañaba a la delegación de River a Clarín esa noche, en el playón externo del estadio olímpico Nilton Santos. Y vaya que cambió. Fue el primer paso para producir el click definitivo en la final de la Supercopa contra Boca, dos semanas más tarde.

 

 

 

 

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.