Pudo entrar en ese distinguido círculo que integran entrenadores como Bielsa, Sabella o Pekerman, caballeros que asumen las derrotas sin alentar fantasmas ni repartir culpas. Pero Marcelo Gallardo , solo, se estrelló la puerta en la cara.