La muerte de dos turistas extranjeros en medio de una creciente ola de crímenes, hace temer a Costa Rica por el futuro de su economía que depende del turismo. La reputación del país más visitado de Centroamérica recibió un golpe a principios de mes cuando dos turistas extranjeras fueron asesinadas en el transcurso de dos días y una tercera fue violada una semana después.