El frigorífico fantasma, la fallida promesa de trabajo de Cristóbal López

Politica
Lectura

Los alaridos de dos perros irrumpen en la tranquilidad del inmenso predio. Son los dueños del lugar: un crujiente elefante blanco en medio de la estepa patagónica. En la entrada cruzada

por dos cadenas oxidadas con candados, resalta el cartel del Frigorífico Santa Elena, una promesa de Cristóbal López de 152 puestos de trabajo y un ritmo de faenamiento diario de 600 animales, que tras la inauguración por Cristina Kirchner duró abierto pocos meses. Los despidos masivos estragaron a los vecinos de Gobernador Costa, que conviven con el imponente edificio abandonado y sus instalaciones casi intactas.

Las banderas celestes y blancas en el Boulevard principal de Gobernador Costa -una pequeña localidad chubutense- avisan del feriado. El ritmo vital de los 3.000 habitantes no varía demasiado. Saben todo lo que allí sucede e identifican rápidamente a los visitantes. Al preguntar por el frigorífico, coinciden: “el único edificio grande”, “el lugar abandonado”, y comienzan a entrelazarse historias sobre las fuentes de trabajo que dudaron unos pocos meses y cómo le costó al pueblo recuperarse.

Frigorífico Santa Elena cuyo dueño es Cristóbal López. El se encuentra en Pueblo de Gobernador Costa provincia Chubut y fue inaugurado por Cristina Fernández Kirchner. Fotos Emmanuel - FTP CLARIN _AUX5131-01.jpg Z EFernandz Efernandez

El interior del frigorífico Santa Elena, construido y abandonado por Cristóbal López en el pueblo chubutense de Gobernador Costa. Foto: Emmanuel Fernández, enviado especial.

En la entrada del poblado ubicado sobre la Ruta 40, la parada es obligatoria: “El Petiso” una histórica parrilla del lugar que ofrece la mejor carne de la zona, y se impone como la contracara del “frigorífico fantasma”, como muchos lo llaman, ubicado a la salida de Gobernador Costa y que a su historial de abandono sumó hace pocos días el corte del suministro eléctrico por adeudar una cifra millonaria a la Cooperativa Tehuelche que proporciona dicho servicio. “Al menos antes se lo veía iluminado de noche, pero hace pocos días les cortaron por falta de pago”, contó un lugareño.

Los vecinos saben quién es Cristóbal López: todo el pueblo se ilusionó con la fallida promesa laboral del Frigorífico Santa Elena, que afectó a la localidad durante meses.

Frigorífico Santa Elena cuyo dueño es Cristóbal López. El se encuentra en Pueblo de Gobernador Costa provincia Chubut y fue inaugurado por Cristina Fernández Kirchner. Fotos Emmanuel - FTP CLARIN _AUX5128-01.jpg Z EFernandz Efernandez

El ingreso al frigorífico Santa Elena, construido y abandonado por Cristóbal López en el pueblo chubutense de Gobernador Costa. Foto: Emmanuel Fernández, enviado especial.

La planta de 11 mil metros cuadrados implicó una inversión de 110 millones de pesos y, según los anuncios oficiales, iba a generar 152 nuevos puestos de trabajo. Los vecinos que viven del campo coinciden en que era un buen emprendimiento, pero irreal en su ritmo de producción: 600 animales por día. Esa hacienda nunca se vio en el frigorífico.

“Imaginate jugar con la ilusión de trabajo en un lugar tan chico, en dos meses todas esas personas se quedaron sin trabajo”, contó a Clarín Luis mientras en la estación de servicio compra el diario de la región. Se explaya y no esconde su enojo pese a los años transcurridos: “vinieron a prometer trabajo y dejaron un frigorífico sin usar, nuevo y abandonado. Nos costó mucho reponernos, en un pueblo tan chico tantos desocupados”.

A unos 200 kilómetros de Esquel, Gobernador Costa es la localidad más poblada del departamento Tehuelches. A unos 12 kilómetros de allí se encuentra José de San Martín, un pequeño poblado que también se había ilusionado con las nuevas fuentes de trabajo que les prometía el Grupo Indalo.

Cuando se transita la avenida principal hasta llegar a la salida de Gobernador Costa, sobre la ruta 40, ya se visualiza el edificio estilo patagónico con chapas de color bordó y sus paredes en tonos grisáceos, rompiendo el árido paisaje patagónico. Nadie cuida el predio, sólo corretean dos perros que ladran incesantes ante cualquier movimiento, como resguardando el abandonado emprendimiento.

Frigorífico Santa Elena cuyo dueño es Cristóbal López. El se encuentra en Pueblo de Gobernador Costa provincia Chubut y fue inaugurado por Cristina Fernández Kirchner. Fotos Emmanuel - FTP CLARIN _AUX5091-01.jpg Z EFernandz Efernandez

El ingreso al frigorífico Santa Elena, construido y abandonado por Cristóbal López en el pueblo chubutense de Gobernador Costa. Foto: Emmanuel Fernández, enviado especial.

La portería -que es la primera oficina que se observa desde afuera- está amoblada, con el equipo de aire acondicionado instalado, y en su pared sólo se lee un protocolo de evacuación. Acumula tierra y sus instalaciones sólo reflejan el poco uso que tuvieron. A la izquierda de esa oficina se encuentra uno de los principales accesos. El cartel indica la entrada para los vehículos con hacienda, lo que debía dar vida al lugar. Dos cadenas oxidadas con candados, exponen su presente.

A pocos metros de ese portón que rechina con el viento, hacia la derecha, hay otro cartel. Sobre las piedras y la poca vegetación, da la bienvenida, sobresale con el logo del Grupo Indalo y la leyenda: Nuestro futuro, mucho por hacer. Pero a diferencia de la buena conservación del frigorífico, el viento le jugó una mala pasada y queda en pie la mitad del cartel.

En el acceso al edificio resalta la placa de su inauguración con el nombre de Cristina Kirchner. Fue ella quien lo inauguró por videoconferencia en 2013, cuando Cristóbal aún era su inquilino en Puerto Madero y no lo rozaban las denuncias judiciales.

El establecimiento principal de Santa Elena no registra rastro alguno de haber albergado hacienda, pese a que la planta tenía capacidad para faenar 90.000 ovinos y 20.000 bovinos por mes. Los extensos corredores que debían albergar a los animales, están intactos, nada parece haber sido utilizado. “Un frigorífico cero kilómetro abandonado”, repiten en el pequeño poblado que convive con esas instalaciones.

De la noche a la mañana, el establecimiento cerró sin ofrecer mayores explicaciones. “Primero despidieron 80 personas, después otro grupo, hasta que quedó uno solo, prometiendo un trabajo que duró dos meses y fue muy duro para el pueblo”, indicó José un vecino que vivió de cerca la situación.

La promesa en 2013 fue de un salario 7.000 pesos por quincena, “cuando los sueldos acá eran de 5.000 pesos mensuales. Mucha gente se ilusionó con el frigorífico como también vecinos de localidades”, relató. Todos vieron una oportunidad y creyeron que repotenciaría la producción local. Nada de eso ocurrió y la empresa manejada el último tiempo por uno de los hijos del empresario K, eligió el silencio.

En la región donde se ubica Gobernador Costa se cría la mejor carne de la zona. El aporte del empresario preso por defraudar al Estado fue un frigorífico cuyas instalaciones no registran el paso del tiempo: en total desuso permanecen intactas como cuando se inauguró.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.