El huracán Donald Trump y su amenaza de dejar la OTAN

Internacionales
Lectura

El huracán Donald Trump, un compendio de egocentrismo y maneras de matón de barrio bajo, pudo haber provocado en la mañana del jueves en Bruselas un terremoto geopolítico de dimensiones

históricas.

Trump durmió mal. O se levantó peor. Provocó una crisis inexistente, dijo que la había solucionado y se fue, dejando que cada dirigente salga diciendo lo que mejor le parezca.

Mirá también

Donald Trump desata un terremoto en la OTAN y provoca una reunión de emergencia en Bruselas

El presidente estadounidense llegó el jueves a la mañana a la segunda y última jornada de la cumbrey reventó la agenda. Expulsó de la sala a los presidentes ucraniano y georgiano (no son miembros de la OTAN) y exigió a puerta cerrada que todos los países de la OTAN dediquen el 2% de su PBI a Defensa como muy tarde el próximo enero. Si no lo hacen, amenazó, Estados Unidos “iría por su cuenta”.

Donald Trump, en rueda de prensa en Bruselas, Bélgica, tras la cumbre de la OTAN./ dpa

El presidente estadounidense no aclaró después si se había tratado de una amenaza de sacar a su país de la Alianza Militar: “probablemente podría, pero es innecesario”, aseguró dando a entender que había torcido la mano de los demás dirigentes.

Los miembros de la OTAN se comprometieron en 2014 a gastar al menos el 2% de su PBI en Defensa antes de 2024, pero Trump exige que sea de forma inmediata y que el objetivo a medio plazo sea un 4%, una tasa a la que no llega ni Estados Unidos, que está en el 3,6%. Además de Estados Unidos, sólo otros siete países de la Alianza Militar llegarán este año a esa tasa: Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Polonia, Reino Unido y Rumanía.

Aumentar de forma inmediata el gasto militar hasta el 2% del PBI supondría para algunos países europeos (entre ellos Alemania, España o Italia) prácticamente doblar en un año su gasto en Defensa, lo que además rompería las reglas fiscales de la Unión Europea y les dispararía el rojo fiscal cuando todavía están recuperándose de los ajustes de los últimos años.

Trump ofrece una rueda de prensa durante la segunda jornada de la cumbre de jefes de estado de la OTAN en Bruselas./ EFE

La amenaza de Trump es creíble a medias. Sólo el Congreso estadounidense puede sacar a su país de la Alianza Militar del Atlántico Norte y para ello necesita una mayoría reforzada de dos tercios. Trump no puede hacerlo por decreto. Pero sí puede dejar a la OTAN como una cáscara vacía si el resto del mundo no considera creíble el compromiso estadounidense con la seguridad de sus socios.

¿Qué haría Estados Unidos si Rusia, siguiendo su expansión militar de 2014 que acabó tragándose a la Crimea ucraniana, decidiera atacar a las repúblicas bálticas o a Polonia? Hace dos años la respuesta estaba clara. Esa seguridad era la contención suficiente para que a Moscú no le tentaran aventuras militares. Sin un compromiso claro estadounidense, la OTAN deja de ser una alianza militar para convertirse en un mero cuartel en Bruselas. Bonito, gigantesco y nuevo, pero un cuartel.

Emmanuel Macron habla con los medios tras la cumbre de la OTAN. /Reuters

La conferencia de prensa del estadounidense tras la cumbre fue un espectáculo digno del mejor Trump. Según dijo, “la OTAN es lo más grande que ha pasado jamás” y en la reunión a puerta cerrada sólo les dijo a los demás dirigentes que estaba “muy insatisfecho”, así que estos respondieron, según Trump, comprometiéndose a disparar el gasto militar y eso lo puso “muy contento”. Poco después el presidente francés Emmanuel Macron negaba que hubiera habido tal acuerdo.

Angela Merkel también habló sin confirmar ni negar nada. Solo admitió que la de este jueves fue una "discusión muy seria". Se limitó a un "sólo puedo resumir que el resultado es: un claro reconocimiento de todos a la OTAN y una clara disposición de todos a contribuir, en vista de la de la situación de seguridad que ha cambiado".

Angela Merkel, en Bruselas. /AP

Trump en tanto aprovechó para felicitar a un periodista croata por el triunfo de su selección de fútbol y de camino decir que él (Trump) es “un genio estable y consistente”. Poco después parecía un vendedor: “Estados Unidos hace el mejor equipo militar, los mejores misiles, las mejores armas, lo mejor de todo”.

Trump también quiere que el aumento de gasto militar en Europa vaya a comprar armas estadounidenses, no vaya a ser que los europeos cumplan lo que acordaron en una cumbre en marzo y que los nuevos y modestos fondos militares de la Unión Europea se empleen sólo para proyectos en los que participen empresas europeas.

El inquilino de la Casa Blanca vuela este viernes a Londres, donde loesperan protestas. Pero no le importa, “porque allí me quieren mucho por mi política migratoria”, respuesta que desató risas en la sala de prensa porque el último sondeo dice que el 77% de los británicos tiene mala o muy mala imagen del presidente estadounidense y el 63% cree que es racista.

Trump, participa durante una conferencia de prensa en Bruselas. Luego partió a Londres. (Xinhua/Ye Pingfan)

Trump metió los pies en todos los charcos: “no tengo nada que decir del Brexit porque tengo allí muchas propiedades”. Pero lo dijo: “Brexit significa Brexit, asumo que quiere decir ruptura con la UE pero parece que (el gobierno británico) está tomando otra dirección, que no sé si es la que la gente votó”. Un palo a la primera ministra británica Theresa May unas horas antes de reunirse con ella.

“Han sido dos días fantásticos”, dijo para cerrar la conferencia de prensa tras dos jornadas en las que sus socios parecían estar manejando los egos de un niño más que las ideas de un presidente estadounidense. Europa y Canadá esperan a esta hora el tuit de despedida desde el ‘Air Force One’. Genio y figura, populista y bocazas. Trump en estado puro.

Bruselas, especial

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.