Incertidumbre y fuego cruzado en un frenético final de campaña en Cataluña

Union Europea
Lectura

Tanto los candidatos separatistas como los unionistas se lanzaron a una batalla de todos contra todos en las últimas horas; los sondeos anticipan un desenlace cerrado

El futuro de Cataluña es una moneda en el aire. Una cifra récord de indecisos, cercana al 30%, prolonga la incertidumbre sobre las elecciones que definirán mañana el gobierno al que le tocará gestionar la salida de la crisis que sacudió a España en los últimos tres meses.

Los partidos separatistas y los que defienden la unidad se trenzaron ayer en una batalla de todos contra todos en busca del impulso final para destacar en una carrera apretadísima y que al mismo tiempo podría marcar un récord de participación.

"Si ganan los nacionalistas, volverán a hacer lo mismo. A los que aún no decidieron su voto les pido que reflexionen y opten por la única alternativa que puede ofrecer paz y tranquilidad", dijo ayer Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos, en una charla con periodistas.

Arrimadas pelea voto por voto el primer lugar con la lista de Esquerra Republicana (ERC), encabezada por el destituido vicepresidente Oriol Junqueras, que lleva 45 días preso en las afueras de Madrid, acusado de rebelión a raíz de la fallida proclamación de independencia del 27 de octubre.

A pesar de la veda para difundir encuestas, la consultora Gesop sigue publicando cortes diarios en El Periódico de Andorra. Ayer pronosticó un empate técnico entre Junqueras (23,3%) y Arrimadas (23,2%), pero con 27,8% de indecisos. El presidente depuesto Carles Puigdemont (Junts per Catalunya, JxC) va tercero, con 18%. La participación treparía a un inusual 82%.

"Espero que los indecisos opten por los constitucionalistas y, en especial, por la única fuerza capaz de vencer a Junqueras y Puigdemont para que Cataluña pueda tener al fin un gobierno sensato", insistió Arrimadas.

Su obsesión en los últimos días consistió en concentrar el voto antinacionalista. Sabe que será casi imposible sumar una mayoría de bancas para formar gobierno, pero si saliera primera y dejara a los separatistas en minoría se habría anotado un triunfo monumental: "Ganar mandaría un mensaje al mundo de que Cataluña no es lo que decían los independentistas".

En las últimas horas recrudeció su duelo con el socialista Miquel Iceta, que pesca en un electorado similar. "Ciudadanos puede contribuir al cambio, pero no es el cambio. Son inmovilistas, incapaces de conducir la reconciliación de los catalanes", atizó Iceta antes de su acto de cierre. "Si los independentistas no tienen mayoría, me presentaré a la investidura para ser presidente", dijo. Va cuarto, con 15,4%, según Gesop. Pero cree que tiene más margen para una negociación transversal.

La disputa entre Arrimadas e Iceta refleja apenas uno de los problemas de las fuerzas no independentistas, entre las que se encuentra también el Partido Popular (PP), del presidente Mariano Rajoy. Incluso si se pusieran de acuerdo, la chance de obtener una mayoría de bancas es ínfima.

El sociólogo Kiko Llaneras publicó en El País un modelo de predicción basado en decenas de encuestas en el que vaticina un empate en votos entre Arrimadas y Junqueras. Según sus cálculos, los independentistas (ERC + JxC + los anarquistas de la CUP) tienen un 54% de probabilidades de alcanzar las 68 bancas en el Parlamento que dan la mayoría absoluta para formar gobierno. En cambio, sólo da un 3% de opciones a los constitucionalistas (Ciudadanos + socialistas + PP).

En Común-Podemos se paran en medio. Sus votos pueden ser decisivos para inclinar la balanza, a pesar de que rondan el 10% . El bloqueo es una posibilidad cierta.

La pelea del voto útil arreciaba no sólo entre Arrimadas e Iceta. Los independentistas se sacaron chispas en el último día de campaña.

ERC organizó un acto insólito en una ruta frente a la cárcel madrileña de Estremera, donde está preso Junqueras. "Lo tienen aquí porque tienen miedo de que gane", denunció su número dos, Marta Rovira.

Puigdemont habló en Bélgica, a donde se refugia para huir de la Justicia. "Estoy en Bruselas porque no me escondo", dijo ayer, en una respuesta a Junqueras, que le había reprochado su fuga mientras él y otros líderes separatistas enfrentaron la prisión por proclamar la república.

Rajoy se dedicó a recorrer Cataluña en el último día de campaña. Reivindicó su decisión de echar al gobierno de Puigdemont e intervenir la región mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Advirtió que volvería a hacerlo si los separatistas insisten en su desafío.

Sus discursos no ocultaron la frustración por la incapacidad del PP para capitalizar entre los españolistas la jugada del 155: el partido que manda en España araña el 5% de la intención de voto y podría tocar su piso histórico en las elecciones de mañana.

Los que pelean por el voto catalán

Xabier Albiol, Partido Popular

La fuerza que gobierna España nunca pudo hacerse fuerte en Cataluña

Miquel Iceta, Partido Socialista

Es uno de los políticos más respetados, tanto en Cataluña como en España

Marta Rovira, Esquerra Republicana

Es la mano derecha de Oriol Junqueras, ex número dos en el anterior Gobierno

Jordi Turull, Junts per Catalunya

Es uno de los socios del todavía exiliado Carles Puigdemont, ex presidente catalán

Inés Arrimadas, Ciudadanos

En las últimas semanas tuvo un fuerte impulso popular por su discurso unionista

Xavier Domenech, En Comu podem

Pese a apoyar el referéndum, el partido antisistema no atrae el voto separatista

Carles Riera, Cup

La fuerza anticapitalista y secesionista perdería votos a manos de ERC y JPC

 

fuente lanacion

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.