El voto definitivo en Francia: Macron, amplio favorito

Union Europea
Lectura

Los cuatro sondeos de las firmas más respetadas le otorgan la victoria por 62% contra 38% frente a la líder xenófoba Marine Le Pen. El futuro de la Unidad Europea, eje crucial del comicio.

 

 

Los franceses comenzaron a votar este domingo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales para decidir quién gobernará el país en los próximos cinco años al ritmo de los nuevos tiempos y bajo el escenario más temido en la Unión Europea en este proceso electoral y los próximos comicios alemanes.

Más allá de episodios aislados, como el cierre transitorio de la explanada del Museo del Louvre por una amenaza, los comicios transcurren con normalidad. El nivel de participación era de 65,30% pasado el mediodía en la Argentinas, algo en baja respecto a la primera vuelta (69,42%).

Esa cifra también es inferior en relación a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2012, cuando se colocó en 71,96% a esa hora. Los colegios cerrarán a las 14, hora argentina, y a las 15 en las grandes ciudades.

En la previa, un masivo y coordinado hackeo cibernético de documentos y mails sobre el candidato favorito, Emmanuel Macron y su partido En Marcha que busca desestabilizar el resultado y los comicios mismos, en plena veda electoral.

 

Todas las sospechas de los macronistas están sobre Rusia, que apoya y financia a la candidata xenófoba Marine Le Pen del Frente Nacional, y ya buscó perjudicar a Hillary Clinton en la elección norteamericana.

El voto definitivo en Francia: Macron, amplio favorito

Miembros del cuerpo de seguridad municipal custodian uno de los centros de votación ubicado en Paris. REUTERS/Gonzalo Fuentes

En “un día de reflexión” para los electores y con la campaña finalizada, la Cámara Electoral ha advertido a la prensa de “no publicar ningún documento" vinculado al hackeo porque “es un delito criminal”, que están investigando. El hackeo incluye documentos contables, información personal, mezclado con documentos falsos, que ya circulan en las redes sociales desde la medianoche del viernes vía un link de WikiLeaks y que fueron denunciados por En Marcha en un comunicado, dos minutos antes de la medianoche del fin de la campaña. La prensa francesa publicó la información durante la madrugada, después que otros medios del mundo se hicieron eco. El temor para ellos era violar la ley electoral y debieron consultar a sus abogados.

 

Al menos 47 millones de electores deciden con su voto dos visiones de país: una Francia pro europea, desbloqueada, y pragmática del liberal social Emmanuel Macron del nuevo movimiento En Marcha o el neopopulismo de ultraderecha, que busca sacarla del Euro y cerrar sus fronteras, que encarna Marine Le Pen, desdiabolizada del pasado antisemita del Frente Nacional y su clan familiar. Los franceses están frente a una opción histórica y creativa. Su voto será la respuesta europea a esta ola de populismo de Donald Trump, reencarnado en el Brexit británico en la Unión Europea y que hoy amenaza su unidad y sus cimientos. La elección francesa diseñará la futura Europa.

El voto definitivo en Francia: Macron, amplio favorito

Un hombre se dispone a votar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Francia. /REUTERS/Jean-Paul Pelissier

El secreto estará en los votos en blanco, los abstencionistas y los votos nulos en este balotaje electoral, donde al menos un 18 por ciento del electorado no quiere votar ni a uno ni al otro. Son los que optarían por quedarse en su casa. En la primera vuelta, la abstención fue del 22% pero generalmente se reduce a la hora del balotaje. Los sondeos predicen “una fuerte abstención” este domingo, luego que los partidos tradicionales como el socialismo y los conservadores Republicanos fueran duramente sancionados en la primera vuelta y se privilegiaron los nuevos movimientos políticos. Aseguran que podrían ser entre 2,5 millones y 3,5 millones los que se inclinarían por la abstención. Corresponden principalmente a los electores de Jean Luc Mélenchon, de Francia Insumisa y el conservador François Fillon.

 

En las últimas 48 horas y después del debate televisivo presidencial que mostró la violencia de Marine Le Pen, un Frente Republicano se está fortaleciendo para frenar a la candidata de “los patriotas”, al menos hasta las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio próximo. El “voto gris” podría ser el nuevo fenómeno de los Ni Ni (Ni Le Pen ni Macron). Muchos votarían aún contra su voluntad por el candidato de En Marcha para no permitir llegar al Frente Nacional al Palacio del Eliseo. Pero usarán tácticas para manifestar su descontento con Macron, aunque voten por él. Votarían después de las cinco de la tarde, cuando la cifra de participación ya está certificada, elegirían masivamente votar por procuración. Buscan representar “Un Voto prestado” y militante, hasta que puedan elegir en las legislativas a su candidato.”Bloquear a Le Pen sin sostener a Macron, es posible”, proponen.

El voto definitivo en Francia: Macron, amplio favorito

Opciones. Afiches con las imágenes de los dos candidatos para este balotaje en Francia: la ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron. /REUTERS

Los cuatro sondeos más respetados otorgan la victoria a Macron por 62% contra el 38% de Le Pen. Ipsos-Sopra Steria difundió el suyo último. Le otorga 61,5% de intenciones de voto al centrista y 38,5% a Le Pen pos debate presidencial. Con una participación estimada de 76%, la encuesta indica que 46% de los electores de François Fillon votarán por el candidato de En Marcha y el 28% por Le Pen. El 51% de los electores de Melenchon, optarán por Macron y 11% por el Frente Nacional.

 

Una elección peligrosa y definitoria en una Francia fracturada y explosiva, amenazada por el terrorismo jihadista, 10% de desempleo, un debilitamiento de las reglas sociales que da miedo a una clase media más empobrecida y a los obreros ya afectados por la desindustrialización y la deslocalización de empresas. El “espectro fascista” tradicional de Le Pen se ha transformado en un discurso populista, fuertemente social, que llama a la nostalgia de los 70, con un lenguaje del comunista George Marchais y el antisemitismo de los herederos del colaboracionismo con los nazis de Vichy. Pero si consigue menos de 35%, Le Pen no tendrá futuro político en su propio partido.

 

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.