La semana clave para la (primera) moción de censura, pisando calle y mirando a Ferraz

Union Europea
Lectura

 

 

El secretario general de Podemos Pablo Iglesias, durante su intervención en el acto Madrid se levanta, sobre la moción de censura en la comunidad.

 

Este martes se cierra la ronda de contactos que el grupo confederal de Unidos Podemos ha mantenido durante las dos últimas semanas con otras fuerzas políticas, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil para recabar apoyos a su moción de censura contra el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Tras esta primera fase se procederá a su registro en el Congreso y se centrarán todos los esfuerzos en calentar la movilización de respaldo en la calle de este próximo sábado, la víspera de las primarias socialistas, con el lema “hay que echarlos”.

 

El objetivo pasa por mostrar músculo en calle y recoger los apoyos que hasta el momento no se han obtenido en el Congreso, aunque la vista estará puesta en Ferraz, pendientes de si el secretario saliente decide mantener el rechazo de la gestora a la moción o, si por el contrario, propone registrar una alternativa o sumarse a la de Unidos Podemos imponiendo un candidato socialista. La intención del grupo liderado por Pablo Iglesias es que el debate sobre la moción no se demore más allá de este mes, si bien el reglamento deja en manos de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, la decisión de fijar la fecha, pues el reglamento establece un plazo mínimo de cinco días desde el registro de la moción hasta que se vote el día en la Mesa, pero no estipula un plazo máximo.

 

Los dos representantes de Unidos Podemos en la Mesa han mantenido conversaciones con Pastor sobre este asunto, además de solicitar informes a los servicios jurídicos para intentar atar lo mejor posible los tiempos y diseñar las estrategias a seguir en función de la fecha del debate, conscientes de que una vez efectuado el registro de la moción no estará bajo su control el día que se celebre. Un aspecto importante para que no se demore mucho más allá del pico de indignación social por los casos de corrupción en el PP destapados al calor del caso Lezo ni de la agitación en la calle promovida por la formación.

 

La opción de presentar a un candidato independiente, sin cargo público, ha perdido fuerza durante los últimos días

 

El candidato sigue siendo el secreto mejor guardado por Unidos Podemos. La opción de presentar a un independiente, sin cargo de diputado, ha perdido fuerza durante los últimos días, por lo que gana enteros que sea Pablo Iglesias. El portavoz del grupo para defender la moción tampoco está decidido, pero sobre todo ello se avanzó el pasado sábado en la reunión del 'Gobierno en la sombra', rebautizado como 'Rumbo 2020' en referencia al año de las próximas elecciones generales, que pese a tener un carácter consultivo ejerce una considerable influencia a la hora de marcar la línea política.

 

Con la presencia tanto de Pablo Iglesias como del secretario del grupo confederal Txema Guijarro y el responsable de coordinación de grupos parlamentarios de IU, Ramón Luque, se trató “la situación de emergencia democrática que vive el país y el futuro desarrollo de la moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy”, trazando distintos escenarios e incorporando argumentario. Entre las decisiones adoptadas destaca que la moción no irá acompañada del programa con el que Podemos se presentó a las pasadas elecciones general, sino que se tratará de un “programa de mínimos” susceptible de ser asumido por la mayoría progresista de la Cámara.

 

La rebaja de las exigencias programáticas no parece que sea suficiente para superar el techo de los 90 diputados, en el mejor de los casos (67 de Unidos Podemos, nueve de ERC, ocho de PDeCAT cuatro de Compromís y dos de EH Bildu), muy lejos de los 176 votos a favor necesarios para que prospere la moción. ERC ha condicionado su apoyo a que la confluencia catalana de Podemos, En Comú Podem, se comprometa a pedir el voto en el referéndum catalán, mientras que la antigua convergència se ha mostrado más ambigua en el sentido de su voto y tras la reunión de la pasada semana con la dirección de Unidos Podemos exigió mayor concreción a una propuesta que consideró “todavía verde”.

 

La apuesta de Unidos Podemos pasa por ganar la moción de censura en la calle, agitando el tablero institucional desde fuera del Congreso

 

Los dos diputados de Bildu fían su apoyo a que se acepte el derecho a decidir de los vascos y Compromís ya ha adelantado su voto a favor. Eso sí, desde la formación que se presentó en coalición con Podemos en la Comunidad Valenciana, se prioriza una moción de censura liderada por el PSOE, como grupo mayoritario de la oposición, que tendría más garantías de éxito. De entre los candidatos del PSOE a hacerse con la secretaría general del partido, Pedro Sánchez ha deslizado que promovería una moción de censura. El portavoz de la confluencia catalana, Xavier Domènech, también se mostró partidario de registrar la moción de censura tras las primarias del PSOE, lo que facilitaría al secretario general saliente presentar una moción alternativa, pues el reglamento establece para ello un plazo de dos días.

 

La apuesta de Unidos Podemos pasa por ganar la moción de censura en la calle, agitando el tablero institucional desde fuera del Congreso, además de intentar marcar así el camino al próximo secretario general socialista. Es por ello que todo pasa por “desbordar” las expectativas en la concentración que se desarrollará en la Puerta del Sol este sábado. La maquinaria orgánica se ha puesto en marcha con este único fin, movilizando a todos sus aparatos municipales y autonómicos.

 

Durante estos días se han fletado autobuses desde diferentes puntos del país y mantenido contactos con organizaciones civiles afines y colectivos de trabajadores para que se sumen a la concentración. El partido también ha facilitado a través de su página web un espacio para buscar plaza en coches particulares que se desplacen a la concentración u ofrecerlas, así como alojamiento a quienes residan fuera de Madrid. Según señalan fuentes de la ejecutiva, el denominado consejo de coordinación, las exigencias son elevadas debido al alto listón marcado en la 'marcha del cambio', cuando Podemos abarrotó tanto la Plaza del Sol como las calles aledañas.

 

fuente elconfidencial

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.