Estados Unidos: ¿por qué está cambiando el tono de la diplomacia de Donald Trump con China?

USA
Lectura

 

 

Parece que se están dando cuenta de que no pueden estar improvisando en el ámbito diplomático y que con algunas relaciones tienen que ser muy cuidadosos".

Esas son palabras de Alana Moceri, analista de Relaciones Internacionales y profesora de la Universidad Europea.

Y es que este jueves, la Casa Blanca informó que el mandatario estadounidense respaldaba la política de "Una Sola China", que es el reconocimiento diplomático de que Estados Unidos tiene vínculos formales con el gobierno chino en lugar de con el de Taiwán, que Pekín considera una provincia separatista.

Ese anuncio contrastó con las declaraciones ofrecidas por el magnate en diciembre y enero pasados, en las que ponía en duda la continuidad de esa política que ha estado en vigencia por 44 años.

De acuerdo con la Casa Blanca, el presidente sostuvo el jueves, una conversación telefónica "extremadamente cordial" con el presidente de China, Xi Jinping.

"Discutieron varios temas y el presidente Trump acordó, a pedido del presidente Xi, honrar nuestra política de 'Una Sola China'", señaló el gobierno de Estados Unidos.

Para el periódico estadounidense The New York Times, esta concesión claramente busca acabar con una tensión que se ha generado entre Washington y Pekín en las últimas semanas.

Todo empezó con una llamada

La tensión en parte se generó porque Trump mantuvo, en diciembre, una conversación directa con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, quien lo felicitó por su victoria en las elecciones presidenciales de noviembre.

 
 

Supongo que Donald Trump se está dando cuenta que no es lo mismo estar en una campaña electoral que gobernar al líder del mundo"

Iñigo González, Universidad de Navarra.

El equipo de transición de Trump dijo entonces dijo que ambos líderes hicieron hincapié en los "estrechos lazos económicos, políticos y de seguridad" entre Estados Unidos y Taiwán.

La respuesta no se hizo esperar: el ministerio de Relaciones Exteriores chino presentó un reclamo formal a Washington.

Según informó la agencia de noticias estatal Xinhua, China advirtió a Estados Unidos que debía manejar el tema de Taiwán "cautelosa, apropiadamente" si quería "evitar toda perturbación innecesaria de las relaciones entre los dos países".

Sin embargo, la advertencia de Pekín no surtió el efecto esperado y pocos días después, Trump dijo que si Pekín no hace concesiones sobre comercio y otras cuestiones, no veía por qué esta política debía continuar.

Tsai Ing-wen, presidenta de TaiwánDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionTsai Ing-wen, presidenta de Taiwán, llamó para felicitar al magnate por su victoria en las elecciones de noviembre.

"No sé por qué tenemos que estar comprometidos con una política de 'Una Sola China', a menos que hagamos un acuerdo con Pekín que tenga que ver con otras cosas, incluyendo el comercio", indicó Trump en una entrevista con Fox News.

En enero, Trump fue un poco más lejos en sus declaraciones y dijo que el estatus de Taiwán podía ser objeto de negociación.

La reacción de Pekín fue contundente: la política de "Una Sola China" "no es negociable".

  • En un editorial del China Daily del 16 de enero, el periódico indicó que Pekín no tendría otra opción que quitarse los guantes a menos de que el presidente electo cambiara su postura, y aseguraron que el líder estaba "jugando con fuego".

Cambio de tono

Pero en un giro que muchos se esperaban, Trump le confirmó este jueves al presidente chino que la política seguirá en pie.

"Supongo que Donald Trump se está dando cuenta que no es lo mismo estar en una campaña electoral que gobernar al país líder del mundo y que no puede estar poniendo en peligro las relaciones internacionales de EE.UU.", le dijo BBC Mundo Iñigo González, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Navarra, en España.

 
 

(El presidente) obviamente quiere hacer todo lo que esté a su alcance para tener una relación fructífera y constructiva con China

Sean Spicer, jefe de prensa de la Casa Blanca

"Este señor acaba de llegar y en poco tiempo se va a dar cuenta que no puede hacer todo lo que ha dicho que iba a hacer", indicó González.

En su campaña electoral e incluso antes de anunciar oficialmente sus aspiraciones presidenciales, dijo que China es un enemigo de Estados Unidos, y acusó a la nación asiática de intentar destruir a su país.

El empresario aseguró que en el ámbito comercial, los chinos son tramposos; que China les ha robado puestos de trabajo a los estadounidenses; que China ha estado "violando" a Estados Unidos con sus exportaciones baratas; que China es "el más grande manipulador de divisas del planeta".

Un periódico chino con la foto de Donald Trump.Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionChina está vigilando de cerca la transición de Trump a la presidencia.

Sin embargo, el jueves su gobierno mostró un tono más conciliador con el gigante asiático.

"(El presidente) obviamente quiere hacer todo lo que esté a su alcance para tener una relación fructífera y constructiva con China, y espera con ansias desarrollarla a medida que avancemos", dijo el jefe de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Le están aconsejando

Una de las figuras que pudieran estar detrás del cambio de tono del presidente Trump es su consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, quien, de acuerdo con The New York Times, habló vía telefónica, el viernes pasado con el representante de mayor jerarquía de la diplomacia china, Yang Jiechi.

APDerechos de autor de la imagenAP
Image captionFlynn tiene el cargo más influyente en asuntos de seguridad nacional en el gobierno de Trump.

"La llamada produjo solo un vago compromiso para 'reforzar intercambios de alto nivel'", señala el periódico.

Y como un gesto de fraternidad, Flynn le entregó una carta de Trump al embajador de China en Estados Unidos, Cui Tiankai.

En la misiva, el mandatario felicitaba al pueblo chino por el inicio del nuevo año chino y les deseaba prosperidad, aunque la celebración había sido hacía 11 días.

También "dijo que esperaba trabajar con el presidente Xi para desarrollar una relación constructiva que beneficie tanto a Estados Unidos como a China", indica el periódico.

Para Alana Moceri, Flynn pudiera ser la clave.

"Pareciera que a través de Flynn, Trump está entendiendo que la relación con China es delicada y que las formalidades cuentan mucho para los chinos. Hay que mantener una relación digna e insultarlos por Twitter no ayuda a la relación con ningún país, menos con un país como China", señaló en conversación con BBC Mundo.

Mientras, Iñigo González está convencido de que el presidente ha empezado a escuchar.

Donald Trump, presidente de EE.UU. y Xi Jinping, presidente de ChinaDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionDonald Trump, presidente de EE.UU. y Xi Jinping, presidente de China, los líderes de las dos economías más grandes del mundo.

"En diciembre, Trump era presidente electo. Una vez que siente la responsabilidad sobre sus hombros supongo que lo que hace es escuchar con más atención lo que le dicen sus consejeros, las personas que saben de diplomacia y que entiendan de las relaciones con China, y le habrán dicho que pensar en no reconocer la política de 'Una Sola China' es una locura, es quebrar el orden internacional", apuntó González.

"Lo que ha hecho Trump es alterar las relaciones internacionales en base a declaraciones fuera de tono. Se nota que no es un político, que no es un diplomático y que incluso es un empresario sui generis. No es un empresario común porque por lo general el empresario común no quiere estar todo el rato en los medios de comunicación", indicó el profesor.

Y es que, advierte el académico, Naciones Unidas habla de "Una Sola China": "Taiwán tiene el estatus de territorio aduanero y así lo reconoce también la Organización Mundial del Comercio. No es un Estado. Yo creo que eso no se debe alterar".

Hablar públicamente de lo que conversó con la presidenta taiwanesa es, para el académico, tener "ganas de provocar, pero nada más, no tiene ninguna consecuencia jurídica".

No es cualquier relación

Según señala The New York Times, no hay una relación bilateral más importante que la de Pekín con Washington y el hecho de que desde que asumió la presidencia en enero Trump no había conversado con su homólogo chino, había provocado un creciente escrutinio.

 
 

La típica táctica de Trump de burlarse de otra gente no va a funcionar con China

Alana Moceri, Universidad Europea

Y es que antes de hablar con Xi, Trump se había reunido o comunicado con 18 líderes mundiales.

"Es que la relación con China es muy susceptible porque es una relación simbiótica: los dos países se necesitan", indicó Moceri.

"La típica táctica de Trump de burlarse de otra gente no va a funcionar con China", señaló la profesora.

"¿Por qué tenemos relaciones con China a pesar de las diferencias en temas de derechos humanos o de si China es comunista? La respuesta es una: por negocios, porque son necesarias en términos económicos, los intereses son enormes".

¿Y México?

Lo que algunos expertos destacan es que este cambio de tono con China, no se ha dado con otros países, como por ejemplo México, nación con la que ha mantenido un tono amenazante desde la campaña electoral.

Enrique Peña Nieto, presidente de MéxicoDerechos de autor de la imagenAP
Image captionLa llegada de Donald Trump a la Casa Blanca se tradujo en días de gran tensión para los mexicanos y su presidente, Enrique Peña Nieto.

"Yo creo que el presidente Trump sabe perfectamente que no puede tratar en los medios de comunicación igual a China que a México", indicó González.

Y es que indudablemente el peso de China en el panorama económico y geopolítico mundial es innegable.

Sin embargo, advirtió el académico, Trump "está elevando el tono (con México) de manera innecesaria".


  • "Si Estados Unidos sube el arancel a México un 20%, eso no va a tener ningún efecto. Si se elimina el NAFTA (Tratado de Libre de Comercio de América del Norte), se van a aplicar las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), de la cual México es parte. Y las normas de la OMC establecen que el arancel medio es del 3%. Ese 20% no se va a poder aplicar y él (Trump) lo sabe de sobra", indicó el experto.

A México, señaló González, Trump debería empezar a tratarlo con más consideración porque Estados Unidos vende muchos productos en ese país y al mismo tiempo se aprovecha mucho de las maquilas.

Es una relación en la que ganan los dos.

Y en cuanto a sus amenazas de construir un muro en la frontera y de deportar a millones de inmigrantes indocumentados, el profesor explicó que "el presidente Barack Obama ya había construido una parte del muro y, en sus dos mandatos, deportó 2,8 millones de indocumentados".

Moceri, quien nació en California, reconoce que Trump debe repensar su tono con México, que "ha sido tan poco respetuoso, que está muy fuera de lugar".

Pero quizás ese cambio de tono llegará como sucedió con China.

De hecho, analistas creen que no es coincidencia que la conversación con Xi haya sucedido un día antes de la llegada a EE.UU. en visita oficial de tres días del presidente de Japón, Shinzo Abe.

"Funcionarios del gobierno están conscientes de que los chinos estarán viendo de cerca la vista de Abe", indica The New York Times.

"Analistas indican que (la visita) podría reforzar la sospecha (de China) de que el gobierno de Trump está haciendo a Japón el centro de su estrategia asiática".

Pero aún es muy pronto para especular y como dice Moceri, "este gobierno es tan fuera de lo común que es imposible predecir lo que hará".

fuente bbc

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.