El Congreso y las tarifas: una ola que agitaron los aliados y ahora podría tener destino de veto

Politica
Lectura

A Mauricio Macri no le tembló el pulso para firmar el veto a una ley que había sido avalada por dos tercios en el Senado y recibió apenas tres votos en

contra (el interbloque de Cambiemos se abstuvo) en Diputados. Llevaba poco más de seis meses en el poder, estaba en plena luna de miel con el electorado y la decisión de anular de un plumazo el proyecto antidespidos le deparó costo político cero.

Ahora que la imagen del Presidente está en pleno declive, sus espadas parlamentarias acaban de anoticiarlo de que tarde o temprano aterrizará en su escritorio una ley del “panperonismo” para bajar el IVA a las tarifas y que significaría una merma de casi 14 mil millones de pesos para las arcas nacionales. Otra vez el Presidente se vería obligado a enfrentar un dilema hamletiano: vetar o no vetar.

A diferencia de aquel mayo de 2016, la posibilidad de recibir una suculenta factura política, a pagar justo en el arranque de su carrera a la pretendida reelección, es altísima. El alerta sobre el impacto que el alza exponencial en los servicios provoca en la clase media, base de sustentación de la propia coalición oficialista, fue lanzada por los aliados de Macri. Primero fue Elisa Carrió, casi como una réplica por la exposición pública en que la ubicó el Presidente por su récord en el canje de pasajes. Luego llegó la propuesta más formal de la cúpula radical, que celebró sus quince minutos de protagonismo.

La oposición se montó en esa incipiente grieta -que los socios del Gobierno intentaron suturar- para avanzar con una batería de proyectos alternativos que dormían en los cajones. Para amplificarlos, llamó a sucesivas sesiones especiales. Si la primera -que no prosperó por una ausencia-, sonó como un llamado de atención para el oficialismo, la de ayer -que alcanzó rápidamente el quórum- terminó de asfaltar el camino para la ley tan temida por Macri.

El proyecto que más apoyo reúne es el que elaboraron Diego Bossio y Marco Lavagna, junto a otros legisladores del PJ federal y del massismo. Consiste en reducir el IVA a la mitad para hogares y casi un tercio a las empresas (alicuota pareja del 10,5%), además de anclar el aumento de las tarifas al índice salarial. Con un artículo final, el 21, que crispó los ánimos del Gobierno: señala que “el costo total de esta ley será soportado por el Estado nacional”. En las últimas horas, sus autores dieron a entender que fue colocado para negociar con el Gobierno un reparto del costo con provincias y municipios. En la Rosada no quieren saber nada.

Si no hay novedades, la hoja de ruta del proyecto sería el siguiente:

# El próximo miércoles, en la Comisión de Presupuesto, se completaría el circuito parlamentario del proyecto mayoritario -al que los K se sumaron “en disidencia parcial”- que obtuvo dictamen el martes en las de Obras Públicas y Defensa del Consumidor, controladas por la oposición. El macrista Luciano Laspina, que encabeza la de Presupuesto, le confesó a Clarín que su fuerza aceptó convocar a la comisión y abandonar la estrategia de dilatar el debate ante la imposibilidad de frenar la embestida opositora.

# Con el terreno despejado para poder imponer el texto por mayoría simple, sin riesgo de bloqueo oficialista, las fracciones peronistas unidas en la acción intentarán darle media sanción el miércoles 9 de mayo.

# La pelea se trasladará en ese caso al Senado, donde los pronósticos para el Gobierno tampoco son favorables. El jefe del PJ, Miguel Pichetto, presentó un proyecto “en espejo” con el de sus pares de Diputados y en su duelo personal con Cristina Kirchner necesita despegarse del mote de “oficialista bis”. Además los gobernadores, que en esa Cámara tienen más influencia, están molestos con Macri porque entienden que les quiso trasladar la carga del conflicto tarifario.

Otro dato: el duelo interno con los Ceos que rodean a Macri parece haber debilitado al ala política (Rogelio Frigerio, Emilio Monzó y compañía), que solía encontrar la vuelta para negociaciones de último momento.

Con todo, quedan vestigios de esos lazos si hay voluntad de reactivarlos. A saber: Monzó levantó ayer la sesión ordinaria acordada para votar la ley de mercado de capitales después del debate sobre tarifas porque le avisaron desde el PJ federal que la oposición se uniría para voltear el mega DNU que Macri firmó en enero.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.