Interna UCR: nueva crítica del titular de la Convención a la cúpula partidaria y al Gobierno

Politica
Lectura

Podría ser una voz en el desierto, pero la representación institucional que inviste su cargo partidario hace algún ruido dentro de la UCR y en la sociedad política de Cambiemos. El

presidente de la Convención Nacional radical, Jorge Sappia, advirtió que esa coalición de gobierno “en algún punto se hace insostenible” por la falta de participación en cuestiones “muy graves, duras y de suma trascendencia” como el acuerdo con el FMI.

Además, Sappia repartió culpas a sus propios correligionarios, al reclamarle al presidente del Comité Nacional, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo, que habilite el diálogo interno. “No me responde los mails”, explicó en declaraciones a FM Cielo.

Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y titular de la UCR. Foto: Mauricio Nievas.

Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y titular de la UCR. Foto: Mauricio Nievas.

¿Qué entidad o volumen partidario tiene Sappia? Relativo en cuanto a peso. Es un histórico dirigente cordobés, refractario en su momento de la coalición radical-macrista. Pero, preside la Convención que, precisamente, se ocupa de las alianzas electorales cada dos años. Con ese activo remitió a dos consecuencias posibles de esta aparente desconexión con el Ejecutivo:

“Nos sentamos a una mesa a re-discutir todo, establecer un acuerdo programático y ejecutarlo, o no tiene sentido continuar siendo un socio menor, silencioso, sometido al mutismo y a las decisiones unilaterales del Gobierno”. Por primera vez, una autoridad de la UCR advierte sobre la continuidad de Cambiemos.

Con limitada capacidad de fuego, Sappia intentó un ultimátum acotado sólo al discurso:“La falta de protagonismo no es producto sólo de la soberbia con la que se maneja el PRO sino también del mutismo que ha adoptado parte de la dirigencia de la UCR. Acompañan algunos radicales, los que cenan en Olivos. Los que no cenamos en Olivos, no acompañamos”.

Riesgoso en los términos planteados, porque expone una supuesta partición entre los críticos, como él mismo, y los más comprometidos. Incluiría entre estos últimos a quienes se sentaron este martes a la mesa de Mauricio Macri. Allí estuvo la plana mayor de la UCR. “Sappia no estuvo ni a diez cuadras del lugar”, explicaría después un dirigente cercano a los comensales. Eso y decir que no mantiene representatividad es más o menos lo mismo.

Aún así, llegado el momento, en caso de necesidad, el cordobés podría convocar a la Convención Nacional, previo “orden del día”. Nada ocurrirá sin la inminencia de un cisma.

Algo es seguro, se avecina un tiempo de definición con su futuro en la presidencia. Sappia se interroga “si tiene sentido” continuar en el cargo. “Porque no sé de qué estoy disfrazado ahí”, concluye.

En cambio, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, un primera serie del radicalismo participante de la cena con Macri y en el origen hacedor de Cambiemos, sin el alboroto de su correligionario, acaba de abrir un cauce de debate en la coalición gobernante al reconocer que en estos dos años y medio no se "cumplieron las expectativas" en materia económica. Cuestionó que la salida de Federico Sturzenegger del Banco Central tendría que haberse resuelto en diciembre 2018.

Esta voz tiene reverberancias importantes en Cambiemos. “ Diría que no cubre las expectativas que tenía y que seguramente teníamos. Ni siquiera las autoridades económicas que están conduciendo y tomando medidas”, insistió en reportaje con Luis Novaresio en Radio La Red AM 910. “Es un error ajustar con recesión. Resolver problemas del gasto público con crecimiento es distinto a hacerlo con recesión. Por eso hay que evitar que caiga el nivel de actividad económica”, fue la sugerencia de Morales.

Habla, según los ecos de la declaración, desde la UCR pero también en el reparto que le toca como gobernador. Horas antes del encuentro con los radicales, Macri anticipó a su gabinete la necesidad de cumplir con el 1,3% de déficit fiscal comprometido en el acuerdo con el FMI. El ajuste estaría en las proximidades de los 300 mil millones de pesos. La mitad del esfuerzo correspondería a las provincias (150.000 millones).

Por ese reparto de contracción del gasto y la evidencia del parate económico María Eugenia Vidal, principal soporte del macrismo, advirtió esta semana que “se vienen meses difíciles”, entre otras cuestiones, porque “la inflación no fue la esperada” y se licuó una parte importante de los salarios. La respuesta a ese diagnóstico está en el fallo de la Justicia laboral que obliga a la Provincia a reanudar paritarias con los docentes, por pérdida del poder adquisitivo. Sin ayuda adicional del Ejecutivo nacional, sin posibilidades de créditos, Morales y Vidal hacen cuentas para mantener servicios y garantizar algunas obras públicas prioritarias.

No son los únicos mandatarios de provincias. Recién en la discusión del Presupuesto nacional se verá cuál es la profundidad de esos “meses difíciles” que vaticina la gobernadora.

Para entonces, Sappia habrá resuelto si se va, se queda o lo empujan.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.