Las tomas de colegios secundarios son una muestra significativa del deterioro que la Argentina ha sufrido en muchos campos. Todo es absurdo en ese conflicto artificial.Por Jorge R. Enríquez