El embajador argentino ante Estados Unidos, Martín Lousteau, reclamó al macrismo y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para que habiliten una interna de Cambiemos en las elecciones legislativas del año que viene por la Ciudad de Buenos Aires, de manera tal de que pueda competir en las PASO con su frente ECO contra el PRO.

 

 

“Hoy se le podría preguntar a Rodríguez Larreta si él quiere que haya Cambiemos en la Ciudad. ¿Qué quiere decir que haya Cambiemos en la Ciudad? Que el PRO compita con ECO, por ejemplo. ¿Está dispuesto PRO en la Ciudad a hacer eso? No”, se quejó Lousteau en una entrevista publicada este domingo en  diario Perfil.

 

 

El dirigente porteño señaló que le gustaría participar dentro de la interna de Cambiemos, pero en la medida en que el PRO acepte que el espacio que él encabeza vaya con su propia “plataforma” e “indentidad” y no obliguen a “subsumir la personalidad de un espacio político en la de otro”.

 

 

Destacó que ECO está dispuesto a competir por dentro de Cambiemos pero que “tiene que quedar muy claro  que armar Cambiemos no es subsumir la personalidad de un  espacio político en la de otro”.

 

 

 

“Es darle más riqueza y más volumen a un espacio  político para que haya alternancia verdadera, a nivel de la Ciudad y a nivel nacional. No que nosotros dejemos de decir lo que queremos por estar en un espacio”, advirtió Lousteau, que aclaró que si “Cambiemos no existió en la Ciudad” fue “porque el PRO decidió que no existiera”.

 

 

En este sentido, el exministro de Economía remarcó que el macrismo aplica una vara distinta a la hora de definir su estrategia electoral en la Provincia de Buenos Aires respecto de la que usa para la Ciudad.

 

 

“El PRO está abierto este año, o en 2019, a que los liderazgos en la provincia de Buenos Aires se diriman en una interna. En la Ciudad, no está dispuesto”, lamentó.

 

 

En tanto, Lousteau descartó compartir un espacio común con el massismo en las elecciones del año que viene por la Ciudad.

 

 

“Tengo buena relación con Sergio (Massa), pero visiones distintas sobre ciertas cuestiones, representamos dos cosas  diferentes”, aclaró.

 

 

Fuente: NA

La Cámara de Casación debate si archiva o no el caso de encubrimiento. Por Hernán Cappiello

 

 

Los jueces de la Cámara de Casación Ana María Figueroa, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos tienen previsto realizar hoy una audiencia oral en la que las partes argumentarán a favor y en contra de desarchivar la denuncia que presentó el fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Kirchner, a la que acusó de encubrir a Irán en la causa del atentado contra la AMIA.

 

 

Es probable que el tribunal, por mayoría, con los votos de Borinsky y Hornos, se pronuncie por reabrir el caso. Y que, además, decida separar de la causa al juez federal Daniel Rafecas, que ya se pronunció por tener el caso archivado, y a los jueces de la Sala I de la Cámara Federal, que también expresaron que no hay delito en lo que denunció Nisman cuatro días antes de morir. Éstos son los tres pedidos que hizo la DAIA en esta causa.

 

Lo que parece una simple incidencia no lo es, pues para el kirchnerismo fue una cuestión de Estado enterrar esta causa. La pelea fue tal que generó enfrentamientos en tribunales entre funcionarios identificados con el kirchnerismo y otros críticos del gobierno anterior.

 

 

El fiscal Germán Moldes, por ejemplo, cargó contra el fiscal Javier de Luca y el camarista Eduardo Freiler. Y argumentó que la muerte de Nisman estaba vinculada con esta denuncia.

 

La puja que se comenzará a cerrar el lunes arrancó el 14 de enero de 2015, cuando Nisman denunció a Cristina Kirchner; a su canciller, Héctor Timerman; al diputado camporista Andrés "Cuervo" Larroque; a los piqueteros Luis D'Elía y Fernando Esteche; al supuesto agente inorgánico de la SIDE Allan Bogado, y al ex juez Héctor Yrimia.

 

 

Sobre la base de escuchas telefónicas, los acusó de haberse asociado en un plan de encubrimiento a Irán por su responsabilidad en el atentado a la AMIA, que iba a disolverse a través del memorándum firmado en 2013 entre Buenos Aires y Teherán.

 

La hipótesis del fiscal era que el pacto preveía dar de baja los pedidos de captura que pesan sobre funcionarios del régimen iraní. El fiscal Gerardo Pollicita impulsó el caso y pidió 50 medidas de prueba, pero el juez Rafecas entendió que no había delito y archivó las actuaciones.

 

Las apelaciones del fiscal Germán Moldes llevaron el caso a la Cámara Federal, pero la Sala I del tribunal, con el voto de los jueces Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, confirmó lo dicho por Rafecas. En la Casación, el caso no tuvo el impulso del fiscal Javier de Luca, que entendió que no había delito, y el caso quedó a punto de morir.

 

Lo resucitó este año la DAIA al presentarse con nuevos hechos. Volvieron Rafecas y la Cámara Federal a reiterar su convicción de que no había delito, y el asunto llega ahora, nuevamente, a la Casación.

 

El fiscal De Luca reiteró que no hay delito y fue muy crítico con la DAIA: "No es posible que unos jueces o fiscales, a pedido de un puñado de personas, sean éstas imputadas, víctimas o representantes de ellas, manejen las relaciones exteriores del país", sostuvo. Sin impulso fiscal, el caso no tendría vida, pero la DAIA, que pretende ser querellante, pidió reabrir el caso.

 

Por eso, ahora la Casación convocará por primera vez a una audiencia oral y pública para que las partes puedan exponer sus argumentos a favor y en contra.

 

De Luca ya anticipó que no estará presente porque tiene licencia y presentará unas breves notas con sus argumentos. Así que expondrán la DAIA yel representante de Timerman.

 

fuente lanacion

El jefe de Gabinete aseguró que "hay una fuerte sensación de esperanza para el año que viene y para el futuro de nuestro país"

 

 

 

El jefe de Gabinete Marcos Peña reconoció que va a tardar "por lo menos una generación" solucionar los problemas estructurales del país como la pobreza, el desempleo, el narcotráfico y la conflictividad social en el país.

 

Peña rechazó la idea de que el Gobierno "llegue maltrecho" al final del año y si bien reconoció que "protestas siempre puede haber", aseguró que "hay una fuerte sensación de esperanza para el año que viene y para el futuro de nuestro país".

 

El jefe de Gabinete también negó que el decreto que permite sumarse al blanqueo de capitales a familiares de funcionarios haya sido "pensado para una persona en particular" al mostrarse "convencido que no tiene ninguna contradicción con la transparencia".

 

"No es cierto que incorpore a familiares al blanqueo. Permite que declaren bienes adquiridos previos a la función pública de su familiar", argumentó en una entrevista con el diario Clarín.

 

Consultado por el tiempo que tardará solucionar los principales problemas que atraviesa el país, respondió: "Por lo menos una generación. A veces está la idea en la Argentina de que hay un lugar en el mundo donde ya no existe conflictividad. Y no es así: no hay país en el mundo que no tenga desafíos monumentales".

 

Peña también analizó la actualidad del peronismo y el radicalismo, sobre los cuales dijo que "se explican menos hoy por lo institucional" y, puntualmente sobre el peronismo, dijo: "Me parece que hoy se explica menos que antes el término peronismo, cada vez explica menos".

 

fuente cronista.com

La diputada elogió el primer año de gestión. "Es un buen balance, pensé que iba a ser más conflictivo",dijo.

Elisa Carrió coquetea con la muerte. Y dice que su misión en la vida está hecha. Pero cuesta creerle cuando afirma que preferiría no ser candidata el año que viene. "Yo quiero estar acá, en la chacra", confía, sentada a medio metro de la piscina de la casa, en un barrio cerrado de Exaltación de la Cruz. Cae la noche. Una de las empleadas se acerca para preguntarle si enciende las luces del jardín. Ella asiente con un gesto y empiezan las preguntas. 

-¿El año de Gobierno fue mejor o peor del que imaginaba?

-Es un buen balance. La verdad que pensaba que iba a ser mucho más conflictivo el primer año. Pensé que íbamos a tener problemas en el Parlamento. Y salvo lo de este fin de año, que en término de gobernabilidad es absolutamente menor, la Cámara ha producido y los funcionarios han ido aprendiendo. En todos los gobiernos que yo viví, el primer año siempre ha sido de aprendizaje y en un contexto como en el que recibimos el país, destrozado, vamos paso a paso pero bien.

-¿Paso a paso quiere decir lento?

-La Argentina es ansiosa, el establishment es ansioso. Pero la ansiedad nos ha jugado muy malas pasadas en la historia. Tuvimos paciencia para llegar al poder, ahora hay que tener paciencia para salir de la emboscada kirchnerista.

-¿Coincide con el 8 que le puso el Presidente a la gestión?

-Yo no hago calificaciones de ese tipo. Son un simplismo. En algunas cosas se ha avanzado bien y en otras no, pero se ha rectificado. Es la primera vez desde que yo me acuerdo en la Argentina que los gobernantes no son tozudos. ¿Esta claro? No se encaprichan.

Café. Elisa Carrió, en su casa de Exaltación de la Cruz, durante la entrevista con Clarín. Foto: Martín Bonetto.

Café. Elisa Carrió, en su casa de Exaltación de la Cruz, durante la entrevista con Clarín. Foto: Martín Bonetto.

-Casi que está poniendo a Macri en un lugar de privilegio...

-Sí. Tiene una gran oportunidad histórica, aunque ya con la necesidad de no cometer más errores. Tengo la certeza interior de que a pesar de las dificultades es un lugar extraordinario para una Argentina competitiva, productiva y republicana.

-¿Cuál será su rol en Cambiemos en 2017?

-Yo soy una voz. Una voz escuchada por toda la Nación y una voz en el Paramento. Pero no sé cuál es mi destino, ni siquiera de mi vida personal. O si tengo o no destino político. O sea... no me interesaban las encuestas antes y no me interesan ahora. Puedo ser candidata o no serlo. Preferiría no serlo. Yo quiero servir a la República. Si es imprescindible van a contar conmigo y si no tendré derecho al descanso.

-¿Como termina Ganancias?

Bien. No hay mal que por bien no venga. ¿Qué quiero decir? Afloró el Estado federal. Afloraron los gobernadores, que habían sido absolutamente anulados durante el kirchnerismo. En Diputados se cometió una irracionalidad sobre todo en materia democrática. Se va a para muy caro ese procedimiento. La primera pregunta que te hace en el mundo la gente que quiere invertir y traer capitales es sobre la falta de confianza que generan personajes como Massa. O como Kicillof. El daño no ha sido a un gobierno. Ha sido a la Argentina y lo ha provocado la oposición.

-¿Está de acuerdo con el decreto de Macri que permite a los familiares de los funcionarios entrar al blanqueo?

-Me consultaron. El artículo 99 de la Constitución nacional que responde a la vieja constitución dice que el Ejecutivo tiene la facultad de reglamentar las leyes sin alterar su espíritu. Yo creo que el espíritu no está alterado. ¿Por qué? Porque son familiares antes de que sean funcionarios. La verdadera incompatibilidad es que vos seas funcionario. En todo caso decidirá la Justicia contenciosa administrativa la razonabilidad o no de la reglamentación. Puede haber un exceso reglamentario pero nunca un abuso de poder. No hay delito.

-Cuando se firmó el decreto usted estaba de viaje. ¿Fue un gesto al Presidente o de verdad cree que no es un retroceso?

-Yo estoy segura. Esto es lo que he enseñado toda la vida. Lo que pasa es que la legislación delegada, los decretos de necesidad y urgencia, sustituyeron la facultad reglamentaria. Pero en realidad es así: lo único que no se reglamenta porque va directo a los jueces, es el código civil, el código penal, los códigos procesales. Esos van a la Justicia, Pero lo que va a la administración siempre está sujeto a reglamentación. ¿Puede haber exceso? Puede haber. Y se discute en lo contenciosa administrativo.

-Monzó dijo que Cambiemos no tiene futuro si no se amplía la coalición de gobierno. ¿Qué piensa?

-Si se respetan condiciones éticas, yo siempre creo en la ampliación. En lo que no creo es en la ampliación totalmente pragmática, sin principios y sin ningún código moral solo para ganar una elección. Pero lo otro por supuesto. Siempre creé alianzas para ampliar.

-Le tiro algunos nombres que dio Monzó: Randazzo, Domínguez, Katopodis...

-Hay mucha gente del peronismo que puede ayudar a la gobernabilidad. Conozco muchos gobernadores que no están en la tesitura... un hombre como Schiaretti, por ejemplo, apuesta a la gobernabilidad democrática. ¿Me entendés?

-¿O sea que aceptaría sumar peronistas?

-Yo creé Cambiemos y creé la salida. Mientras sean republicanos... yo no pongo objeciones, al contrario. Porque además me estoy retirando de la vida pública. Y de hecho Monzó viene del peronismo. Si se dan condiciones éticas no yo tengo problemas con nadie. Mínimas condiciones èticas. Porque tampoco es que Cambiemos tiene todas las condiciones éticas, porque está el radicalismo que tiene mucha gente con enormes problemas de corrupción. Y también hay en el PRO.

-¿Randazzo sí o Randazzo no?

-No opino sobre nombres. Estoy al servicio de la República y de Cambiemos. El tema es no ser Kirchner. El más parecido a Kirchner es Massa. Yo no comparto la estrategia de aceptar la extorsión. Ese carácter extorsivo que tenía Kirchner lo tiene Massa. Creo que le debemos mucho a Monzó, y se lo tienen que reconocer. Es un gran Presidente de la Cámara y no lo han reconocido lo suficiente.

¿Cuánto suma Durán Barba para 2017?

-Lo desconozco. Después de todo lo que luché, duermo tranquila. No pienso, ni se me ocurre pensar en Durán Barba.

-¿Qué pasa si Cambiemos no gana el año que viene?

-No va a perder. Cambiemos va a ganar, no tengo ninguna duda. Como no la tuve cuando dije que íbamos a ganar la presidencia. Tengo la absoluta certeza de que vamos a una República en serio. En relación a lo que vivimos, a la violencia política en la que vivíamos, este año ha sido muy bueno. Ya no escuchar a un Presidente todos los días es una maravilla. La gente y los periodistas vivían acosados e íbamos a ser Venezuela.

-Pero este año hay más pobres

-No hay mas pobres. La pobreza que dejó el kirchnerismo y la falta de fondos hicieron 4 puntos más. Estábamos pobres y estábamos para ser muchísimo más pobres si renovaba Scioli. Porque el negocio del PJ y el kirchnerismo ha sido construir pobreza para ganar elecciones.

¿Cuánto le preocupa la recesión económica?

-Durará un tiempo, hay un contexto internacional bastante difícil. El mundo se ha vuelto muy complejo, está paralizado. 

-¿No cayó la imagen de Macri?

-Si, pero después sube. Nosotros los argentinos tenemos pensamiento mágico: creemos que las cosas mejoran de un día para el otro. 

-¿Angelici sigue siendo el operador en la Justicia de Macri?

-Lo desconozco. No estoy muy metida en la justicia federal. Estoy investigando toda la corrupción y la droga del conurbano bonaerense

-Siempre se dice que usted, en algún momento, va a romper con Cambiemos. ¿Qué puede responder?

-¿Cómo? Si yo creé esto. Tendría que ser una traición moral imperdonable. Y la sociedad también se desprendería. Pero no creo que eso ocurra. Yo confío en Macri. Él quiere ser otra cosa.

-¿Definió ser candidata?

-Depende de mi salud también. Y de la necesidad.

-¿Es cierto que si usted compite en la Ciudad ayudaría a que Lousteau no sea candidato?

-Hay miles de especulaciones. Ni Lousteau ni yo ni nadie ha tomado decisiones. Hay que hacerlo en el marco de Cambiemos y de ayudar entre todas a profundizar la república. Preferiría no se rmás nada. A mí me enferma la Cámara. El otro día con lo del proyecto opositor de Ganancias... si estaba en la cámara me infartaba.

-¿Macri se tiene que ir o debe presentarse por un nuevo período en 2019?

-Todo Presidente quiere reelegir. La única que se hubiera quedado un solo mandato hubiera sido yo.

-Se habla menos de Cristina, ¿no?

-No tengo registro. Es bueno que se hable poco para el país y bueno para ella. Que se viva cierta calma.

-La noto demasiado tranquila y muy optimista

 

Tengo paz. Entregué mi vida.

 

fuente clarin

"Hay mucho malestar en las cárceles por el avance de la reforma para limitar las excarcelaciones y las salidas transitorias".  El mensaje de la Procuración Penitenciaria llegó en forma de ruego-advertencia a oídos de las autoridades nacionales y tuvo un efecto inmediato en el Congreso.

El Senado se aprestaba a sancionar este año una serie de modificaciones para limitar las excarcelaciones y la salidas transitorias (mediante la sanción de proyectos impulsados por el Frente Renovador), pero esto enrareció el clima en varias prisiones federales y motivó que se decidiera congelar el debate hasta el año próximo.

El presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo, anunció que "los proyectos de leyes penales" no serán discutidos en 2016 (tal como estaba previsto): "Todos van a ser analizados con detenimiento porque existen diferentes posiciones en los bloques, así que serán tratados en las sesiones ordinarias de 2017", aclaró el referente de Cambiemos.

En realidad -según supo Infobae-, lo que frenó el debate no fue la necesidad de hacer un análisis puntilloso de cada propuesta, sino la inquietud que provocaron informes que alertaban sobre la posibilidad de que se desate una ola de motines sobre fin de año.

Federico Pinedo anunció que los proyectos penales no se tratarán este año (Télam) Federico Pinedo anunció que los proyectos penales no se tratarán este año (Télam)

EFECTO DOMINÓ

Los reclusos de la cárcel de Villa Devoto iniciaron la semana pasada una protesta que fue in crescendo: el lunes hicieron un"ruidazo" y colgaron mantas encendidas en las ventanas de los pabellones.

Las quejas continuaron el martes, cuando el Centro Universitario Devoto emitió un comunicado mediante el cual anunció el inicio de una huelga de hambre que se extendió por varias cárceles bonaerenses: adhirieron las Unidades 1 de Olmos, 9 de La Plata, 47 de San Martín, 31 de Varela y cinco pabellones de población de la 33 de mujeres de Los Hornos.

Además, familiares de reclusos y ex detenidos se concentraron frente al Congreso para pedir mejores condiciones en las cárceles y que el Senado no sancione la reforma de la ley 24.660.

Como nada de eso generó el efecto que esperaban, en Devoto hubo el miércoles por la noche un motín que pudo ser contenido con mucho esfuerzo por las autoridades penitenciarias.

Ese contexto de alta volatilidad fue lo que hizo que el Congreso decidiera congelar el avance de la reforma que propone limitar las excarcelaciones. La idea es evitar un diciembre caliente no sólo en las calles, sino también puertas adentro de los penales…

Puja por los ingresos.El lunes habrá dos reuniones con los jefes sindicales. Los gobernadores, Pichetto y Massa esperan la opinión de los gremios para negociar un proyecto con la casa Rosada.Guido Carelli Lynch

 

El Gobierno, buena parte de los gobernadores y Miguel Angel Pichetto tienen la misma visión sobre cómo podría resolverse el conflicto de Ganancias. Si los delegados de Mauricio Macri logran un acuerdo con la CGT, quedaría allanado virtualmente el camino para una ley de consenso, opinan los tres actores. El problema, claro, es que dentro de la reunificada central obrera todavía persisten las viejas fracturas y hay nuevas: los gremios más pequeños insisten con el mínimo no imponible y el viernes quedaron lejos de la propuesta oficial; los más poderosos presionan con más exenciones.

 

El jefe de la bancada de senadores del PJ-FPV lo explicitó ayer. "Si se llega a un acuerdo con la CGT, se abre un camino interesante para poder resolver esta cuestión", señaló la principal espada peronista. En la Casa Rosada opinan exactamente lo mismo. Por esa razón iniciaron formalmente la ronda de diálogo con los sindicalistas, en lugar de los legisladores, a quienes recibirán mañana. “Si acordamos con los gremios y con los gobernadores, el peronismo quedaría bien representado”, explicó uno de los funcionarios que diagramó la posible oferte del Ejecutivo al sindicalismo.

 

La coincidencia entre el oficialismo y Pichetto no debería sorprender; la estrategia ya había sido consensuada en parte con el Presidente independientemente de que el senador por Río Negro había reclamado públicamente una gran mesa multisectorial y ayer cuestionó la "torpeza infinita" del Gobierno por "mandar un proyecto de ley" a sesiones extraordinarias del Congreso "sin base de acuerdo ni diálogo con el sector del trabajo". En el oficialismo valoran su lugar como interlocutor y no quieren que “se siga desgastando”. Su reemplazo -piensan- podría ser menos confiable.

 

Con esa perspectiva, el jefe de Gabinete Marcos Peña planeaba recibir mañana a las 11 a los jefes bloque del oficialismo y la oposición del Congreso en la Casa Rosada. Sin embargo, la reunión finalmente se postergó para la tarde. Por la mañana habrá dos reuniones -sin sede fija- con la CGT para intentar plasmar un acuerdo luego de la visita del viernes del ministro de Trabajo Jorge Triaca y del vicejefe de Gabinete Mario Quintana al gremio de Sanidad para reunirse con el triunvirato cegetista. El ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay y el de Interior Rogelio Frigerio podrían sumarse a alguna de esas reuniones, igual que los titulares de las Cámaras Emilio Monzó y Federico Pinedo.

 

Cerca de Sergio Massa, que no asistirá a la tarde porque no es autoridad de bloque, también apostaban a una postergación. No querían prestarse a una foto por la mañana y que por la tarde los sindicatos despotriquen contra la propuesta oficial.

 

Durante los fines de semana, los técnicos de la CGT planeaban intercambiar borradores con los de la AFIP y el ministerio de Hacienda. El titular de Transporte Guillermo Dietrich y Triaca mantienen conversaciones con Juan Carlos Schmid, de Dragado, que anunció medidas de fuerza de los transportista para el lunes. Los transportistas reclaman específicamente por exenciones en los viáticos, los domingos y los feriados. Algunos piden cautela para no facilitar las picardías. “No queremos que de pronto el 80% de los sueldos pasen a ser por horas extras”, decía un peronista de excelente diálogo con Balcarce 50.

 

Los gobernadores, que están citados para el martes en el salón de los Escudos de Balcarce 50, también creen que la llave la tienen los sindicalistas. “Soy optimista en que habrá un acuerdo con la CGT”, le dijo a Clarín el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, que presentó en el Senado un proyecto alternativo al oficialista que fracasó en Diputados y al de Massa y el FPV, que recibió media sanción. Ayer el Presidente sumó otra foto con un gobernador y se mostró en Entre Ríos con Gustavo Bordet antes del inicio de una semana clave.

 

Otro mandatario provincial, de trayectoria larga en el Congreso, avizoró que el texto final será como una ensalada: “Tendrá partes parecidas al del Ejecutivo, al de Urtubey y al de Massa”, dijo. Macri, por ahora, solo autorizó a aumentar tímidamente el impacto fiscal. “Soy optimista, podemos llegar a un acuerdo con todos los sectores. Si acordamos cambios en el Senado después tiene que volver a Diputados", sentenció Frigerio, una de las pocas voces que ayer quebró el silencio oficial al respecto.

 

fuente clarin