El gobierno nacional apuesta a que la movilización de mañana termine por exponer la soledad en la que se encuentra Hugo Moyano con sus pares y su renovada sociedad con el kirchnerismo. Y, con la Justicia encima y sin margen de negociación, en la Casa Rosada consideran que el camionero bajará el nivel de confrontación.