El mineral más liviano del planeta vive en la actualidad un boom con precios que se elevaron casi un 50% en los últimos tres años. El protagonismo de la Argentina en este contexto expansivo, la geografía empresarial local y la potencialidad de una industrialización.