"No vamos a permitir que se toque a un maestro, es un límite ético", advirtió Sonia Alesso, secretaria general de la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), al anunciar la medida de fuerza en respuesta al desalojo que sufrieron ayer los maestros en Plaza del Congreso.