Detuvieron al jefe de los sicarios que atacaron al gremialista de la Uocra

Gremiales
Lectura

Después de una extensa y compleja investigación, que combinó seguimientos en el terreno y bucear en una maraña de nombres en las redes sociales, efectivos de la Policía Federal detuvieron en pleno centro de Rosario al jefe de los sicarios que fueron a asesinar al sindicalista de la Uocra Juan Galván, a quien hirieron de gravedad, y terminaron acribillando a su ayudante y pariente julio Garcilazo el 12 de marzo pasado.

 

Enrique Juan Manuel, de 33 años, apodado Pucca, como el dibujo animado coreano-canadiense, fue detenido en Juan Canals y Avenida del Rosario, en el sur de la ciudad, mientras estaba con su madre y planeaba encontrarse con una expareja.

La Policía Federal lo buscaba desde hacía varios días en distintos sitios de Rosario, luego de que la investigación a partir de los teléfonos de los dos detenidos en el hecho abrió una línea de investigación que conducía a este hombre oriundo de barrio La Tablada y vinculado a la barra de Rosario Central.

 

Pucca fue quien proveyó las armas, un Renault Kangoo rojo, los teléfonos y el blanco sobre quién debían matar aquella madrugada del 12 de marzo en Puerto General San Martín sus dos sicarios, Alexis Sánchez, alias Mexicano, y Diego Martínez.

 

 

Los investigadores señalaron a la nacion que están convencidos que Pucca fue contratado para matar a Galván, a quien no conocía. "Fue un crimen por encargo, claramente", aseguró una alta fuente de la causa.

La pesquisa se orienta a que la ejecución fue tramada desde La Plata, donde hicieron contacto con Pucca, sicario profesional, para matar al dirigente, mano derecha de Carlos Vergara en la intervención de la Uocra de La Plata. Galván, a quien hirieron de tres disparos en el ataque, era el secretario del interventor desde el 26 de setiembre pasado, cuando la justicia intervino el gremio tras la detención Luis Medina, alias Pata.

 

Los investigadores llegan a esa conclusión sobre la base de que los sicarios no conocían el rostro de la persona que debían matar. Por eso, aquella madrugada en Uruguay al 2000, en Puerto General San Martín, gritaron el nombre de Galván. Algo falló.

 

En vez de que saliera el dirigente gremial a la calle fue su ayudante el que lo hizo, quien le cebaba mates a Galván mientras se preparaba para viajar a La Plata. Garcilazo pisó la vereda y fue acribillado. Murió casi en el acto, tendido en la calle.

Cuando los sicarios vieron su rostro se dieron cuenta que habían errado el blanco. Y fueron por Galván, quien se escondió detrás de unas heladeras en un garaje, aunque fue alcanzado por las balas. Pero no lograron matarlo. Quedó internado en grave estado pero logró sobrevivir.

 

Los dos sicarios huyeron corriendo. Porque Pucca, que los esperaba en un auto, decidió abandonarlos cuando escuchó el sonido de la sirena de un patrullero, alertado tras la seguidilla de disparos que rompieron el silencio de esa madrugada.

Mientras escapaban, Pucca les ordenó por teléfono que se "descartaran' (que arrojarán las armas) y que "destruyeran" los chips de los celulares. Uno de los teléfonos sobrevivió y fue una de las claves para bucear en la investigación para llegar al jefe de los sicarios. Esa noche Pucca logró huir.

El peritaje de ese teléfono fue clave para comenzar a nutrirse de algunas pistas del jefe de los sicarios. Sabían que su sobrenombre era Pucca. Luego, a través de un entrecruzamiento en las redes sociales, fueron apareciendo más datos. Pero el prófugo actuaba con habilidad.

Los investigadores llegaron a pensar ir había huido a la Patagonia donde antiguamente trabajaba embarcado en un pesquero. Esa información era carne podrida, que el propio jefe de los sicarios proveía a través de informantes a la policía para despistarlos. Finalmente los efectivos de la Policía Federal dieron con este hombre de 33 años en la zona sur, luego de que tramara un encuentro con una ex pareja.

Ahora la investigación avanzará hacia quiénes contrataron los servicios de este jefe de los sicarios, con vínculos estrechos con la barra brava de Rosario Central y la organización narcocriminal que gira en torno a esta banda. Todas las miradas apuntan a La Plata y a las internas gremiales y conflictos que surgieron tras la intervención del gremio conducido por Luis Medina, alias Para.

 

fuente lanacion

Por: Germán de los Santos 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.