Para quienes nos formamos en el mundo del Derecho, Carlos Fayt fue siempre una figura descollante. Pero reconforta advertir, en el día de su muerte a los 98 años, que ya no nos pertenece, porque lo sienten como propio todos los argentinos.Por Jorge R. Enríquez-EnvÍo espEcial para TNA-