Mediados de 2015. Las causas por los hoteles de la familia Kirchner empezaban a moverse en la Justicia. El primer expediente, Hotesur, estaba bajo la órbita de Claudio Bonadio cuando el magistrado -que luego perdió la instrucción- ordenó un allanamiento en una inmobiliaria de Río Gallegos que se le atribuye a Máximo Kirchner, en sociedad con Osvaldo Sanfelice y el ex gobernador Carlos Sancho.