El dólar se ha convertido en la obsesión del Gobierno. Su movimiento impide consolidar el principal mensaje de Mauricio Macri : lo peor ya pasó. Pero no es la única razón del desasosiego.Por Carlos Pagni