Yo gano, tu ganas, el gana ¿Todos ganamos?

Malú Kikuchi
Lectura

El título no es sólo para que sepan que sé conjugar el verbo ganar, aunque pocas veces gano. La llamada “ley de ganancias” está demasiado presente en los medios e involucra a muchas personas. Los finales de año son complicados siempre, a este le sumamos esta controvertida ley de ganancias. Por Malú Kikuchi 

 

Desde el principio: definición de ganancia, del verbo ganar, origen gótico germánico de “ganan”= codicia, más el agregado “cia”= cualidad. La palabra  es enrevesada, la ley, salga como saliere, lo es más. Para empezar, el salario no es ganancia, mucho menos cuando se trata de salarios medios.

 

En este curioso país nuestro, hasta los jubilados con una jubilación relativamente alta, pagan ganancias. ¡Sobre una jubilación! Delirante. Pero se paga. El ejecutivo, en una acción insólita, estando en sesiones extraordinarias (ordinarias: 1/3 hasta el 30/11), envió su proyecto de ley a diputados.

 

Nada ni nadie lo obligaba. El proyecto era malo. Dicen que dio la orden de no negociar con la oposición. ¿Se olvidó que está en minoría? Entonces, Massa (FR), Kicillof (FPV) y Bossio (PJ), Stolbizer (GEN) y más, se juntaron y votaron un proyecto… malo. Kicillof, el héroe del día, sumó mal, calculó una merma en la recaudación de $100.000 millones y era de $140.000 millones. Aritmética a marzo para el ex ministro de economía.

 

Marcos Peña habla y se complican las cosas. Rogelio Frigerio traído de apuro desde China, endereza el tema y abre posibilidades. El ejecutivo está dispuesto a negociar. De no hacerlo el senado votará la ley de diputados y Macri deberá vetarla o se desfinanciará el estado. Un dilema imposible.

 

Con paciencia infinita y una idoneidad indiscutible, Alberto Abad (AFIP) les explicó a los senadores cuanto perderían sus provincias si votaran la media sanción de diputados. Ganancias se coparticipa con las provincias. Los gobernadores vinieron y hablaron. Pareciera que el sentido común, avanza.

 

Si el ejecutivo presentara un proyecto conjunto con la CGT, sería muy difícil para el senado rechazarlo. ¿Cómo harían los peronistas para decirle que no a un proyecto de los trabajadores? Difícil. Mientras, Massa se juntó con Miguel Ángel Pichetto. Tiene que hacer olvidar su cercanía con Kicillof, o sea con el cristinismo.

 

El lunes se conocerá el resultado. Todos los proyectos son malos. Esperemos que si se suman dividiendo diferencias, salga algo un poco mejor. Pero mientras el salario promedio pague ganancias, algo no funcionará. Claro que al mismo tiempo, no se puede desfinanciar al estado, sobre todo si todos le piden más plata, desde el Papa, hasta los gremios, para todos y todas. El juego parece ser: Macri, pague más, cobre menos. Ni Harry Potter podría hacerlo. Por ahora tiene que salir de este berenjenal.

 

Todo fue gratuito y era evitable. Un mal fin de año, de un año que ya era  difícil por la “pesadísima herencia recibida”.  Deberían hacer más política, y ser menos soberbios, escuchar más y no sólo poner oreja. Están bien intencionados, son honestos; por un lado son ingenuos y además parecen vivir  en otra realidad, que no es la de la mayoría de la gente.

 

De esta ley, mala como salga, a destiempo y complicando a todos los políticos de todos los partidos, depende la tranquilidad de las fiestas y la esperanza de un 2017, mejor.

 

Roguemos para que en el congreso consigan ponerse de acuerdo.  Dialoguemos, negociemos, cambiemos. Es la única fórmula para que todos ganemos. A pesar de esta ley de ganancias.

 

 

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.

MAS NOTICIAS