Escribió un lector: Detención de Amado Boudou

Opinion
Lectura

 

La detención de Amado Bodou.

 

La detención del ex vicepresidente de la Nación –Licenciado Amado Boudou- ordenada por el juez federal doctor Ariel Lijo y efectivizada con expresa habilitación de días y horas inhábiles tuvo lugar, en forma inexplicable, en horas de la madrugada del día viernes tres de noviembre del corriente año.

Se trató del montaje de un obsceno show mediático judicial al punto que, de un modo inaceptable, las imágenes del procedimiento policial fueron rápidamente difundidas por la prensa, lo cual no habla para nada bien del mismo juez federal que ordenó dicha medida.   

Vale  recordar que en  su ya famosa publicación titulada " La traición a la ilustración", en ensayista Jean-Claude Guillebaud advirtió hace ya varios años acerca de los duros obstáculos con que tropieza en todo el mundo la función judicial en razón de la influencia distorsionadora y cada vez más determinante del factor mediático y político.

La actividad de los procesos tribunalicios está viéndose reemplazada, virtualmente, por una suerte de inquisición emocional y colectiva a libro abierto que no hace otra cosa más que corromper el conjunto del procedimiento legal, con grave quiebre del más elemental orden institucional.

            Ya lo decía hace mas de ciento cincuenta años aquel notable jurista estadounidense Alexander Hamilton , mentor del derecho federal ( “El federalista”), cuando dijo claramente que la Justicia es la joya mas preciada del poder político, ya que al íntimo deseo de todo mandamás que accede al ejercicio del poder no es otro mas que contar  una Justicia independiente; eso si, de todos los demás, a excepción de si mismo.

            Y lamentablemente la historia se hubo encargado de reafirmar la incontrovertible veracidad de dicha afirmación. Nos agrega Hamilton que el Poder Judicial es el más débil de los tres poderes de un Estado ya que  no dispone ni de la bolsa ( símbolo del poder económico), ni tampoco de la espada ( símbolo del poder de la fuerza).

            Por caso, los jueces federales son plenamente conscientes que es la política la que en definitiva los pone y los saca; y ante dicha certeza tienen muy desarrollado el instinto de auto conservación; no tienen vocación de suicidio; cuidan su propia estabilidad y su futura jubilación de privilegio.

            Por ello no debiera sorprendernos que ello ocurra; por caso basta con recordar a que distinta velocidad comenzaron a “reactivarse” investigaciones judiciales que durante toda la década menemista durmieron el sueño de los justos en los cajones de los juzgados federales del coqueto edificio empotrado en la Avenida Comodoro Py, cuando el doctor Menem abandono el sillón de Rivadavia allá por diciembre de 1999.

            Y el fenómeno se reitera ahora –luego de una década kirchnerista-; pesquisas que quedaron anestesiadas en los freerers de los jugados federales, pasaron rápidamente al horno micro ondas para dar lugar a un genuino linchamiento judicial.

            ¿ Porque estas espectaculares detenciones no tuvieron lugar en el apogeo kirchnetista?; la respuesta es muy sencilla , para muestra basta un botón : el ex juez federal de Mendoza –doctor Luis Leiva- tuvo allá en los comienzos de los años dos mil una pésima ocurrencia: haber ido a fondo contra el por entonces emblemático empresario Raúl Moneta ( defraudación, lavado de dinero) ; fue así que sucedieron dos cosas; la primera fue que –merced al lobby del mismo Moneta- el doctor Leiva fue virulentamente eyectado de su cargo judicial bajo la fórmula eufemística de “mal desempeño” el contexto del montaje de una burda y alevosa maniobra desestabilizadora.

Y lo segundo fue que la Corte Federal de la mayoría automática le sacó la investigaciones sobre Moneta a la Justicia Federal mendocina para transferirlas al foro federal porteño y así los problemas judiciales del señor Moneta encontraron un expeditiva solución al socaire del manto piadoso de la “prescripción”.  

            Otra prueba contra fáctica; en el transcurso del año 2005 el por entonces juez de la Cámara Federal de Casación doctor Alfredo Bisordi fue virulentamente embestido por la patota kirchnerista; y esa embestida contó con el silencio cómplice y cobarde de toda la corporación judicial; dicho sea de paso los voces de los próceres visibles  de la Justicia -por caso doctores Moldes, Recondo, Cabral-  no se escucharon en aquel año 2005.

            Está mas que claro; es muy fácil usar el altavoz en reclamo de Justicia en los tiempos en que el kirchnerismo estaba en plena decadencia y casi ya  fuera del ejercicio del poder político; ¿ porque esas mismas voces no se escucharon en el transcurso del año 2005 en defensa de un honorable magistrado de la talla del doctor Bisordi?.

            Y esta es precisamente  la misma historia de ayer, de hoy y de siempre; y llegará el turno en que el propio Presidente Macri, quien junto con su señor padre don Franco, fueron mentores de la configuración de un empresariado corporativista y prebendario ( patria contratista) beberán de la misma medicina, merced a la perversidad intrínseca del sistema.

            “La incomprensión del presente, nace fatalmente de la  deliberada negación o bien de la ignorancia del pasado” (Marc Bloch).

            Saludo al señor Director muy atte..

 

            Guillermo Juan Tiscornia

            Ex juez en lo Penal Económico

            DNI 11.371.779

            Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.            

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.