Cuando era chica y muy aficionada a las series televisivas judiciales, escuchaba el juramento obligatorio sobre la Biblia que decía: “la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”.Por Malú Kikuchi

 

Entendía perfectamente el “decir la verdad”, eso era simple; entendía el “nada más que la verdad”, me lo imaginaba sin firuletes, ni agregados. Lo que me desconcertaba era el “toda la verdad”. El significado se me escapaba.

 

Si ya se juraba decir la verdad, ¿qué quería decir “toda la verdad”? Con los años comprendí. Una verdad a medias, no es una verdad. Parte de una verdad puede tergiversarse de tal forma, que deje de ser verdad y se convierta en mentira.

 

Esa fue la 1° aclaración, ahora va la 2°. Creo que los muros sirven para mantener la privacidad de las viviendas, no para separar países. Creo que los muros que separan fronteras deben ser destruidos para construir puentes.

 

3° aclaración: todas las mañanas a partir del 20/1 de este año, me levanto temerosa de leer o escuchar en las noticias las “novedades” del gobierno de Trump, que parece dispuesto a cumplir sus promesas electorales.

 

Habiendo aclarado, paso a contar “toda la verdad”, esa que los medios no cuentan. Trump sigue sosteniendo que va a construir un muro entre México y EEUU. Pero el muro empezó a construirse en 1994, tiempos de Bill Clinton (demócrata), mientras era fiscal  general de los EEUU,  Janet Reno.

 

Entre la ciudad de Tijuana, México  y la ciudad de San Diego, EEUU, triple muro de contención, iluminación potente, visión nocturna, sensores de movimiento y toda la última tecnología. También existe un muro entre el estado de Arizona y México.

 

Entre Nueva México y México, otro. Existen 1050 km de muro entre los dos países. Y el 17/5/2006, el senado de EEUU aprobó por 83 votos a favor y 16 en contra, la ampliación del muro en 595 km, más 800 km de vallas en la frontera con México. Trump no inventó nada, sólo le saca rédito.

 

Trump habla de deportar a todos los inmigrantes ilegales, se calcula que en EEUU hay 11.300.000. Hasta ahora y desde hace 30 años, el presidente que deportó más ilegales desde los EEUU, ha sido Obama (demócrata). La comunidad latino americana lo llama “el gran deportador”.

 

Deportó 2.858.000 indocumentados. Trump solo sigue la idea y los métodos de su predecesor. Lo hace con malos modos, lo grita, lo usa como bandera electoral, pero el hecho es el mismo. No hay países que quieran inmigrantes ilegales, ¿entonces por qué tanto escándalo con Trump y tanto silencio con sus antecesores?

 

Porque los medios no simpatizan con los millonarios que saltan a la política de la nada y osan ganar elecciones porque el sistema de su país se lo permite. Porque a los medios del mundo no les gustan los gobiernos republicanos y simpatizan con los demócratas.

 

Porque Donald Trump es una incógnita que puede resultar peligrosa para el mundo, o puede llegar a ser un presidente debidamente contralado por el poder legislativo de su país, que tiene la posibilidad de hacerle un juicio político si se sale de los carriles constitucionales. Porque Trump es soberbio,  detesta que lo contradigan y está en guerra con los medios.

 

Y los medios de EEUU y del resto del planeta, tienen derecho a expresar sus opiniones, sean estas cuales fueran. Pero no tiene derecho  a no contar “Toda la verdad”.

El título no es sólo para que sepan que sé conjugar el verbo ganar, aunque pocas veces gano. La llamada “ley de ganancias” está demasiado presente en los medios e involucra a muchas personas. Los finales de año son complicados siempre, a este le sumamos esta controvertida ley de ganancias. Por Malú Kikuchi 

 

Desde el principio: definición de ganancia, del verbo ganar, origen gótico germánico de “ganan”= codicia, más el agregado “cia”= cualidad. La palabra  es enrevesada, la ley, salga como saliere, lo es más. Para empezar, el salario no es ganancia, mucho menos cuando se trata de salarios medios.

 

En este curioso país nuestro, hasta los jubilados con una jubilación relativamente alta, pagan ganancias. ¡Sobre una jubilación! Delirante. Pero se paga. El ejecutivo, en una acción insólita, estando en sesiones extraordinarias (ordinarias: 1/3 hasta el 30/11), envió su proyecto de ley a diputados.

 

Nada ni nadie lo obligaba. El proyecto era malo. Dicen que dio la orden de no negociar con la oposición. ¿Se olvidó que está en minoría? Entonces, Massa (FR), Kicillof (FPV) y Bossio (PJ), Stolbizer (GEN) y más, se juntaron y votaron un proyecto… malo. Kicillof, el héroe del día, sumó mal, calculó una merma en la recaudación de $100.000 millones y era de $140.000 millones. Aritmética a marzo para el ex ministro de economía.

 

Marcos Peña habla y se complican las cosas. Rogelio Frigerio traído de apuro desde China, endereza el tema y abre posibilidades. El ejecutivo está dispuesto a negociar. De no hacerlo el senado votará la ley de diputados y Macri deberá vetarla o se desfinanciará el estado. Un dilema imposible.

 

Con paciencia infinita y una idoneidad indiscutible, Alberto Abad (AFIP) les explicó a los senadores cuanto perderían sus provincias si votaran la media sanción de diputados. Ganancias se coparticipa con las provincias. Los gobernadores vinieron y hablaron. Pareciera que el sentido común, avanza.

 

Si el ejecutivo presentara un proyecto conjunto con la CGT, sería muy difícil para el senado rechazarlo. ¿Cómo harían los peronistas para decirle que no a un proyecto de los trabajadores? Difícil. Mientras, Massa se juntó con Miguel Ángel Pichetto. Tiene que hacer olvidar su cercanía con Kicillof, o sea con el cristinismo.

 

El lunes se conocerá el resultado. Todos los proyectos son malos. Esperemos que si se suman dividiendo diferencias, salga algo un poco mejor. Pero mientras el salario promedio pague ganancias, algo no funcionará. Claro que al mismo tiempo, no se puede desfinanciar al estado, sobre todo si todos le piden más plata, desde el Papa, hasta los gremios, para todos y todas. El juego parece ser: Macri, pague más, cobre menos. Ni Harry Potter podría hacerlo. Por ahora tiene que salir de este berenjenal.

 

Todo fue gratuito y era evitable. Un mal fin de año, de un año que ya era  difícil por la “pesadísima herencia recibida”.  Deberían hacer más política, y ser menos soberbios, escuchar más y no sólo poner oreja. Están bien intencionados, son honestos; por un lado son ingenuos y además parecen vivir  en otra realidad, que no es la de la mayoría de la gente.

 

De esta ley, mala como salga, a destiempo y complicando a todos los políticos de todos los partidos, depende la tranquilidad de las fiestas y la esperanza de un 2017, mejor.

 

Roguemos para que en el congreso consigan ponerse de acuerdo.  Dialoguemos, negociemos, cambiemos. Es la única fórmula para que todos ganemos. A pesar de esta ley de ganancias.

 

 

¡200 años! Ya no somos adolecentes, empezamos a recibirnos de adultos. Lo que no está claro es si seremos adultos éticos, respetuosos de la ley, o todo lo contrario, o más o menos. La filosofía de Minguito, “se igual”. No lo es.Por Malú Kikuchi   

El kirchnerismo asoló al país como lo hubiera hecha un salvaje ejército de ocupación. Destruyeron la infraestructura argentina y la corrupción permeó la sociedad. Por Malú Kikuchi 

 

El 10/12 cumplirá un año el gobierno de Cambiemos. Se le preguntó a Macri cómo calificaría la gestión gubernamental y después de pensarlo un poco, contestó: “con un 8”. ¿Calificación generosa, justa o pobre? Por Malú Kikuchi   

Como en un laico “Padre Nuestro”, y en este caso sin rogarlo, Argentina nos da la noticia nuestra de cada día. La mayoría de ellas son inverosímiles y sin embargo, ciertas. Las esperamos con ansiedad.Por Malú Kikuchi-Envio especial TNA-  

La situación del pueblo venezolano es insostenible. Faltan papel higiénico, leche, ataúdes, remedios oncológicos e intentar comprar comida es una pesadilla. Por Malú Kikuchi    

Ayer, paralizando parte de la ciudad, las organizaciones sociales (trotskistas y cristinismo residual), sumadas a las CTA y la CGT, se reunieron ante el congreso, para pedir por la ley de “Emergencia social y alimentaria”,  bendecida por el Papa,  con media sanción del senado, ahora en diputados.Por Malu Kikuchi  

Dicen que cuando el barco se hunde, las ratas lo abandonan. La pregunta pertinente es si las ratas se salvan abandonado el barco cuando este se hunde. La lógica diría que no, que no se salvan. Aún así, lo abandonan.Por Malú Kikuchi   

El 17/3/2012, el juez Norberto Oyarbide elevó un exhorto a Suiza, para averiguar sobre el lavado de dinero en un tema de Covelia/Hugo Moyano. El 4/5/2012, al no tener respuesta, Oyarbide preguntó en cancillería...Por Malú Kikuchi    

Donald Trump es el presidente electo de los EEUU. Aparentemente, el hecho refleja que lo imposible, es posible. No es político, no tuvo el respaldo del partido Republicano, le ganó en las internas a 15 precandidatos...Por Malú Kikuchi

 

 

Josecito, ¿qué hiciste?: El martes 14/6, de madrugada, con la camioneta en marcha y las luces prendidas, en General Rodríguez, después de tocar el timbre con insistencia y golpear la puerta...Por Malú Kikuchi

 

“Veto”, del latín vetare, significa prohibir, impedir. En Argentina es un derecho constitucional del presidente de la nación, artículo 83.Cuando los constituyentes de 1853 redactaban la Constitución Nacional...Por Malú Kikuchi