Después de muchos años de sequía , el mercado inmobiliario residencial está renaciendo de la mano de la oferta de créditos hipotecarios diseñados con Unidades de Valor Adquisitivo (UVA).Crece fuerte la demanda de unidades usadas, apalancadas con crédito bancario a 15, 20 y hasta 30 años.