El juez Claudio Bonadio ordenó un nuevo peritaje en la causa por supuestos sobreprecios en la compra de gas licuado

Corrupcion
Lectura

El cálculo anterior, por el cual habían sido procesados De Vido y Baratta, fue impugnado porque estaba mal hecho.

 

El juez federal Claudio Bonadio ordenó un nuevo peritaje respecto a los precios con los cuales durante los gobiernos kirchneristas se concretó la compra de buques de gas licuado, causa en la que la Sala I de la Cámara Federal porteña dictó la falta de mérito a Julio De Vido y su ex mano derecha, Roberto Baratta. Esta medida se realiza para determinar si hubo “sobreprecios en el pago de los buques”, explicaron fuentes judiciales a Clarín. Además, el magistrado denunció a los anteriores peritos “por desobediencia” ya que “no se abocaron al pedido inicial” para peritar los valores.

 

En el marco de esta causa, Bonadio había procesado a De Vido y Baratta, por "defraudación a la administración pública y administración fraudulenta", por supuestas irregularidades en las contrataciones de buques con gas natural licuado, por los que se llegaron a pagar 15 mil millones de dólares. Según una pericia ahora cuestionada por los camaristas, en esas operaciones hubo un desvío de fondos de más de 6.900 millones de dólares entre los años años 2008 y 2015.

La Sala I, integrada por los jueces Leopoldo Bruglia y Jorge Ballestero, no llegó a un acuerdo frente a la causa y tuvo que desempatar el juez Martín Irurzun (integrante de la Sala II de ese tribunal), quien se inclinó por acompañar el criterio de Ballestero y dictar la falta de mérito de los ex funcionarios del extinto ministerio de Planificación. Esto significa que no se encontraron pruebas contundentes para mantenerlos procesados, pero tampoco para desvincularlos del caso con un sobreseimiento.

 

Los camaristas cuestionaron la pericia realizada por el ingeniero David Cohen (imputado justamente por su peritaje): "la imputación formulada contra las diversas personas procesadas en autos se edifica en pilares que carecen de la más mínima solidez, mediante la confección de un peritaje comprometido con la búsqueda de la verdad", planteó el juez Ballestero.

La crítica indicó que dicha pericia se había constituido en el eje del procesamiento revocado, que según Ballestero muestra "poco de experticia y mucho de infamia". Así, al desestimar la veracidad del peritaje, se dio por "derrumbada con igual fuerza el escenario montado" por Bonadio al momento de procesar a las 24 personas.

 

Sin embargo, bajo la convicción de que la maniobra fraudulenta “existió”, fuentes judiciales confirmaron a Clarín que Bonadio ordenó un nuevo peritaje, “para determinar el esquema de costos en los 400 buques de GNL investigados”, tanto aquellos que llegaron al puerto de Bahía Blanca, como al de Campana.

Se solicitó en el peritaje que se explique “los precios y las diferencias ante similitudes en ventanas de tiempo cercanas”, indicaron fuentes de la causa.

 

La nueva pericia se realizará con nuevos peritos contadores, ya que los anteriores fueron denunciados recientemente por Bonadio “por desobediencia y connivencia con las partes”. Según la denuncia, se había pedido que se determine si había sobreprecios y “los peritos junto con los peritos de parte analizaron las facturas de ENARSA que no eran objeto de investigación”. Con los resultados de este trabajo, el juez volverá a analizar la situación procesal de los acusados.

 

Por Lucía Salinas

 

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.