La ex Presidenta cargó contra el actual Presidente y contra Ercolini, quien la procesó y la embargó: “¡10.000 millones! Nos buscaron cuentas y se encontraron con las de Macri y funcionarios M”, escribió.

 

Un día después de que un juez federal la embargara y la procesara por asociación ilícita y le trabara un embrago por $10 mil millones, la ex Presidenta de la Nación realizó otra catarsis tuitera sobre su situación judicial y contra la gestión de Mauricio Macri

“Le congelaron bienes por 10 mil millones”
Acá te muestro el gráfico del patrimonio de TODA mi familia y el monto que embargó Ercolini

"Que los que creyeron lo de “pobreza cero” o “ningún trabajador va a pagar impuesto a las ganancias” o “no vas a perder nada de lo que ya tenes”… O “vamos a mantener subsidios y fútbol para todos” o “un millón de créditos para vivienda” o “1,5 del PBI a ciencia”… “todo lo bueno se va a mantener (procrear, netbooks, etc)” o “todos los medicamentos para los jubilados van a ser gratis", escribió en su cuenta @CFKargentina.

Q los q creyeron lo de “pobreza cero” o “ningún trabajador va a pagar impuesto a las ganancias” o “no vas a perder nada de lo que ya tenes”…

O “vamos a mantener subsidios y futbol para todos” o “un millón de créditos para vivienda” o “1,5 del PBI a ciencia”…

“todo lo bueno se va a mantener (procrear, netbooks, etc)” o “todos los medicamentos para los jubilados van a ser gratis”…

Necesitamos q TODOS los que creyeron TODAS esas cosas crean q CFK tiene 10.000 millones de pesos. ¿Qué tal un embargo con esos números?...

Usted lo pide, usted lo tiene. Titulares de Clarín y La Nación “Cristina fue embargada en $10mil millones”…

Para Cristina, la cifra de 10.000 millones de pesos de embargo no fue casual. Así lo manifestó hoy en las redes sociales. Es más, vinculó el fallo de Ercolini, que la procesó ayer por corrupción en la obra pública, con el presidente Mauricio Macri y uno de sus anuncios.

"¿Te das cuenta la maniobra?¿Sofisticada? No, científica y probada: hoy Macri 'interrumpió' sus vacaciones para anunciar (parado frente a un lago en el sur) obras públicas ¿por qué suma? Adivina… ¡10mil millones!...", exclamó y lo acompañó con una imagen del canal CrónicaTV.

Anunciar (parado frente a un lago en el sur) obras públicas ¿por qué suma? Adivina… ¡10mil millones!...

La ex mandataria también criticó, sin nombrarlos, a Alfonso Prat Gay, ministro de Hacienda saliente, y a Nicolás Dujovne, su reemplazante en el cargo. "Mientras tanto en ciudad gótica lo único que 'cambiaron' fue un tilingo por un payaso... La economía hace aguas por los cuatro costados, la gente cada vez vive peor y todos los días aumentan los casos de inseguridad", dijo.

"No les va a alcanzar el globo de los 10 mil millones. Gobernar es algo más que inflarle globos a la sociedad y mentirle todo el tiempo", concluyó.

fuente clarin

Integran el entorno de De Vido; el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez, salpicado. Por Hugo Alconada Mon

 

 

 

La empresa brasileña Odebrecht no reveló a quiénes sobornó, ni quiénes intermediaron en los pagos al admitir, en Estados Unidos, que coimeó a funcionarios en la Argentina y en otros 11 países. Pero varios de esos nombres comienzan a salir a la luz, al cruzar los documentos del Departamento de Justicia con la investigación brasileña Lava Jato y los relatos coincidentes de fuentes en la Argentina que dialogaron con La Nacion.

 

El armado de ese rompecabezas ya incluye los nombres de siete brasileños, dos argentinos y sospechas crecientes sobre varios más, según surge de esos documentos oficiales y los testimonios. Todos ellos, abocados a la obtención de tres proyectos de obra pública en la Argentina entre 2007 y 2014 por un total de US$ 278 millones, casi $ 4500 millones al tipo de cambio actual.

 

 

Los brasileños integran el escalafón jerárquico de Odebrecht o fueron ya identificados -y en ciertos casos condenados- por la justicia brasileña como intermediarios y valijeros. En el caso de los argentinos, todos rodean al entonces ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quien rechazó las sospechas y negó todo. Entre ellos se encuentran el ex secretario de Transporte y subalterno de De Vido Ricardo Jaime, y su supuesto testaferro, Manuel Vázquez. También está comprometido el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez.

 

"No recibí dinero para darle a ningún funcionario"

Los nombres de los tres proyectos por los que coimeó Odebrecht también siguen en las sombras. Pero los pocos datos ventilados por la fiscalía de Nueva York permiten apuntar dos de ellos. El primero es la planta de potabilización de agua en Paraná de las Palmas; el otro, el soterramiento del corredor ferroviario de la línea Sarmiento, que Odebrecht ganó junto a la constructora Iecsa, de Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

 

 

Dos de los argentinos involucrados en la trama Odebrecht cobraron coimas por ese proyecto ferroviario. Son el entonces secretario de Transporte y subalterno de De Vido Ricardo Jaime, y su testaferro, Manuel Vázquez, quien llegó a reclamar por correo electrónico en febrero de 2010 un pago por US$ 80.000 que le adeudaban desde septiembre de 2009 por un soborno cuya cifra total sigue en las sombras.

 

Los archivos adjuntos a ese e-mail aportaron a los investigadores de la policía brasileña un ejemplo concreto del sistema de coimas que montó Odebrecht. ¿Por qué? Porque su entonces director para América latina el brasileño Mauricio Couri Ribeiro recurrió a la sociedad offshore Klienfeld Services Ltd del también brasileño Fernando Migliaccio da Silva, para girar los pagos a otra firma offshore, la uruguaya Pribont Corporation, que debía recibir esos US$ 80.000 en una cuenta en el First Caribbean International Bank, de Curaçao.

 

Por arriba de Jaime, las sospechas alrededor de De Vido se concentran en Jorge "Corcho" Rodríguez, quien sirvió de enlace con Odebrecht, para la cual trabajó durante años como facilitador y lobista de sus intereses.

 

"No hemos recibido dinero para darle a ningún funcionario", negó Rodríguez ayer ante la consulta de LA NACION, aunque admitió vínculos personales y laborales con la familia de De Vido, y profesionales con Odebrecht (de lo que se informa por separado).

 

De Vido también salió al cruce. "Desde ya niego rotundamente haber recibido sobornos de esta empresa ni de ninguna otra", afirmó por Twitter, para luego adjudicar a "la imaginación y el deseo" de periodistas argentinos su eventual participación en ese esquema de corrupción. "La prueba más cabal del carácter tendencioso de la noticia [en la Argentina] es que se omite en forma maliciosa que el principal socio de Odebrecht en Argentina es la empresa Iecsa, de Ángelo Calcaterra, primo de Macri y a todas luces su «testaferro»", retrucó en una columna que publicó en el diario Ámbito Financiero, de Cristóbal López.

 

Con investigaciones simultáneas en Brasil, EE. UU., Suiza y ahora en el país, es cuestión de tiempo para que más datos salgan a la luz. Así lo descuentan también desde Odebrecht Argentina. Consultados ayer por La Nacion, indicaron que este proceso será "largo" y que es algo "para lo que nos estábamos preparando".

 

Esos datos que saldrán a la luz abarcarán quiénes son los misteriosos empleados de Odebrecht a los que el Departamento de Justicia identificó como los números 4 y 6 en su acuerdo con Odebrecht por violar la ley de prácticas corruptas cometidas en el extranjero (FCPA, por sus siglas en inglés).

 

Ese acuerdo aportó contados datos sobre ambos. Expuso que son brasileños, que uno estaba a cargo de la superintendencia de Odebrecht en Angola y América latina, y que el otro residió en Miami entre 2014 y 2015, donde mantuvo reuniones para coordinar las coimas, aunque viajaba a cada país para reunirse con los sobornados e, incluso, acompañarlos a los bancos para abrir cuentas donde depositar el dinero negro.

 

Aunque el Departamento de Justicia calló sus nombres, cruzar ese acuerdo con algunos fallos del juez brasileño Sergio Moro permite identificarlos. Así, en una resolución del 11 de febrero, el magistrado identificó al responsable de Angola y América latina -es decir, al empleado N° 6- como Luiz Antonio Mameri. Y consignó que el propio Migliaccio vivió en Estados Unidos durante el segundo semestre de 2014 "a expensas de Odebrecht". Es decir, que podría ser el "empleado N° 4".

 

Ambos se encuentran contra las cuerdas. Mameri participó en el supuesto pago de US$ 2 millones al ex presidente Lula para que destrabara negocios en Angola y ya se acogió al régimen de "delación premiada". Migliaccio fue arrestado en Suiza, en febrero pasado, mientras intentaba cerrar cuentas y destruir documentación. También se acogió al régimen de los delatores.

 

Pero allí no se acaban los nombres sensibles para el poder político y empresarial argentino. Porque a los ya revelados se suman otros. Entre ellos, los de Alberto Youssef, un operador del mercado negro de divisas brasileño -es decir, un cuevero o "doleiro"-, que movió fondos para Odebrecht y al ser allanado, la policía encontró registros de más de 700 contratos.

 

Youssef ya fue condenado a 8 años de prisión por lavado y evasión. Pero se acogió al régimen de "delación premiada" y a cambio de una reducción de su pena a sólo 3 años en la cárcel aportó datos vitales para la pesquisa. Esa investigación, en el caso de la Argentina, también abarca a dos hermanos brasileños que darán que hablar: Leonardo y Leandro Meirelles.

 

Cerca del poder y los flashes: Rodríguez se erigió en lobista de establishment

 

Jorge Ernesto "Corcho" Rodríguez: Saltó a la fama décadas atrás, como pareja de la actriz Susana Giménez y socio comercial del ex jefe montonero Rodolfo Galimberti y su otrora secuestrado, Jorge Born

 

Tuvo vínculos societarios con el fallecido banquero Raúl Moneta y sobrellevó acusaciones por el manejo del dinero que debía llegar a las arcas de la fundación Felices los Niños, del padre Julio Grassi.

 

Con 69 años y en pareja con la conductora de televisión Verónica Lozano, Rodríguez se erigió durante la última década en un conocido lobista y operador de Odebrecht ante el Gobierno; en particular el entonces ministro de Planificación Federal, Julio De Vido

 

fuente lanacion