No podemos estudiar el impacto de la tecnología sobre el empleo o sobre otras variables de la vida social fuera del contexto de nuestro tiempo, y el nuestro es el tiempo de la globalización. Esta no goza de buena prensa. Por Juan Carlos Sánchez Arnau