La fábrica de hacer estrellas: nuevas revelaciones sobre el destino de nuestra galaxia

Informacion General
Lectura

La Vía Láctea no para. Como una cocina abierta las 24 horas, nuestra galaxia, compuesta por miles de millones de estrellas, tiene planeado seguir aumentando su tamaño durante los próximos tres o cuatro mil millones de años, hasta que una colisión interestelar con la galaxia Andrómeda la modifique para siempre.

 

 

Así se desprende del estudio de investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias, del que forma parte la científica española Cristina Martínez Lombilla, quien en diálogo con ámbito.com detalló que "el ritmo de crecimiento parece lento, pero para las escalas de tiempo galáctico no lo es tanto".

 

El equipo de profesionales utilizó tres telescopios, uno en tierra y otros dos espaciales, y se valió de observadores infrarrojos para estudiar los colores y la luminosidad de las estrellas, que además permite conocer su velocidad de desplazamiento y su impacto en el crecimiento de la galaxia. Un rayo de claridad en las tinieblas del espacio. "Las regiones que estudiamos son tan oscuras que necesitamos mucha luz", explicó.

Los cálculos revelaron que las galaxias similares a la nuestra crecen a un ritmo aproximado de 500 metros por segundo. "Se están formando nuevas estrellas dentro del disco de manera continua y no hay tiempo límite para que esto deje de suceder", vaticinó. La única variable que podría frenar esta dinámica es que por algún motivo se acabe el gas en el radio del disco, elemento indispensable para la formación de estrellas, pero nada indica que vaya a suceder.

 

El informe, presentado en la Semana Europea de Astronomía y Ciencia Espacial que se está desarrollando en Reino Unido, concluyó que el disco de la Vía Láctea será un 5% más grande dentro de 4.000 millones de años. La fecha no es caprichosa: justo en ese momento, se espera que nuestra galaxia colisione con Andrómeda, como capítulo final de un proceso de acercamiento que se desarrolla desde hace mucho tiempo (ver video). Entonces se estima que se fusionarán en una sola.

 

Pero además de brindar pistas sobre el presente y el futuro de nuestra galaxia, las imágenes son postales vivientes del pasado, ventanas para asomarse y ver cómo era el universo hace millones de años. "Lo que observamos son galaxias en estados evolutivos anteriores: al estar tan lejos, la luz que emiten tardan muchísimo en llegar, millones o miles de millones de años, lo que significa que las estamos viendo tal cómo fueron. Por eso, estos datos también serán el impulso para nuestros próximos estudios, que estarán enfocados en el nacimiento de nuestra galaxia", señaló Martínez Lombilla.

 

El material que se va obteniendo se almacena como un álbum de fotos acerca de los diferentes estados evolutivos. "Queremos buscar progenitores de Vías Lácteas que podrían acabar siendo como la nuestra. Sabemos que las galaxias tempranas poseen discos más pequeños, solo tenemos que elegir cuál de ellas nos conviene más para estudiar", agregó.

 

En el fondo, cada nueva ventana que se abra será un paso más en la respuesta a las preguntas que el hombre se hizo desde siempre: ¿De dónde vinimos? ¿Hacia dónde vamos? Como resumió la investigadora, "como científicos nos enfocamos en los temas más interesantes de la actualidad, pero esto siempre va de la mano de los grandes interrogantes originales. Claro que no tenemos estudios que se llamen 'Cuándo se formó el universo' o 'Cuándo va a acabar el universo', pero el objetivo final siempre es entender esas incógnitas un poco mejor".

 

fuente ambito

autor Carlos Pagura

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.