Los dueños del Sarmiento: denuncian que vendedores ambulantes controlan quién trabaja en el tren

Informacion General
Lectura

Un músico fue atacado el fin de semana pasado a la altura de la estación Villla Luro. Por Alejo Santander

 

 

En marzo Infobae contó la historia de Reiz RM, un músico de 22 años que logró ahorrar el dinero necesario para sacar a su familia de Venezuela, rapeando en el subte porteño. El sábado pasado fue víctima de un ataque en el ferrocarril Sarmiento a manos de un grupo de vendedores ambulantes que denunció controlan, persiguen y amenazan a todos los que quieren trabajar arriba del tren y no están  en "la Mutual". "No hay lugar para todos", respondieron desde la Asociación que los coordina.

Reiz llegó a la Argentina en 2015 con 19 años, no más de 300 dólares en el bolsillo y un plan: ahorrar el dinero que hiciera falta para sacar a su papá, su mamá y su hermana de Caracas, donde el clima político y social iba en una escalada de tensión que hacía la vida cada vez más difícil y más peligrosa en el país caribeño.

Sumaba varios intentos fallidos por insertarse en el mercado laboral argentino cuando ya casi sin opciones, un tiro en la oscuridad, algo que nunca había hecho antes en público, se convirtió en su primer golpe de suerte y en el trabajo que le permitió juntar lo necesario. Empezó a rapear en el transporte público a cambio de lo que la gente quisiera darle por sus rimas. 

 Play
 
 Play

En la entrevista de marzo Reiz había contado que se movía en el subte porque "la última vez en el Sarmiento las cosas se pusieron pesadas" y decidió no ir más. En ese momento no quiso dar detalles, pero la frase vuelve tres meses más tarde, después de que el sábado pasado tres vendedores ambulantes lo atacaran a la altura de la estación Villa Luro, por querer trabajar en el tren.

"Siempre se presentan como parte de la Mutual", dejó saber el músico en referencia a la Asociación Mutual de Vendedores del Ferrocarril Sarmiento, creada en el año 2012 y que cuenta con alrededor de 500 miembros. Agregó que no es la primera vez que se cruza con las amenazas, ni el único que las sufre. Un día durante un show se dio cuenta de que uno de los vendedores lo filmaba y otro que le sacaban fotos. Más tarde supo que las imágenes iban a un grupo de WhatsApp interno de la Asociación. Que estaba marcado.

El ataque

El sábado apenas pasadas las 20.25 él y un amigo fueron interceptados por tres hombres en el acordeón que divide un vagón de otro. "Vos no podés laburar acá", le dijeron después de presentarse como "miembros de la Mutual". "Estoy de paso", respondió él y explicó que bajaba en algunas estaciones más, pero no alcanzó. "Vos estás para cobrar ya", subió el tono de la discusión el otro.

"Yo logro abrirme paso hasta el interior de uno de los vagones, donde había más gente, y cuando hago eso uno me agarra y empiezan gritar que éramos ladrones", repasó la secuencia, describiendo un mecanismo que dice es recurrente en los integrantes de "la Mutual", el de acusarlos de "estar robando arriba del tren" para justificar la violencia y los aprietes frente a los pasajeros.

En ese momento pudo ver cómo una pasajera intentó sacar el celular para filmar lo que pasaba, pero uno de los atacantes la increpó: "¿Qué filma?", prácticamente obligándola a guardarlo. "En Villa Luro bajaron y empezaron a juntar más vendedores, nos esperaban afuera del vagón, pero como nos negábamos a bajar entró uno y me pegó una trompada en la cara", describió el ataque el músico venezolano, que según contó, habría ocurrido en presencia de dos policías y de un empleado de seguridad de Trenes Argentinos, que para ese momento se habían acercado.

Tras el golpe el amigo de Reiz empezó a filmar a escondidas al agresor, que seguía insistiendo para que se bajaran. Afuera, en la puerta del vagón, cada vez se juntaban más vendedores. Cuando se dio cuenta de que lo grababan se puso visiblemente nervioso, volvió a acusarlos de estar robando en la formación y por último intentó arrebatarles el celular.

 Play

Infobae se comunicó con Trenes Argentinos , dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, pero desconocieron el hecho, ninguno de sus empleados reportó un incidente de esas características durante el fin de semana. "Tienen un acuerdo entre ellos porque es una especie de mafia, es como yo tengo esta esquina y vos no la tenés, entonces esas peleas surgen", admitió sin embargo un trabajador del Sarmiento, que fue consultado por este medio.

Las respuestas más llamativas llegaron sin embargo desde la Mutual, donde reconocieron que son comunes los roces e inclusive el presidente de la comisión directiva, Julio Pachau, vendedor desde hace más de 20 años, si bien no avaló la violencia del hecho del sábado, sostuvo que hay una realidad: "no hay lugar para todos".

"Es sentido común y matemática, si en el vagón que estoy yo te ponés a vender vos, la gente o te presta atención a vos o me presta atención a mí", resumió el presidente de la Mutual, agregando que "hay un sistema para trabajar, entra un vendedor y sale otro, no es un tema de capricho, si él se pone a cantar, otra persona pierde el turno de trabajar".

Una de las imágenes que Reiz y su amigo pudieron capturar del agresor
Una de las imágenes que Reiz y su amigo pudieron capturar del agresor

"Vos tenés una cantidad de estaciones para hacer la mayor cantidad de vagones que puedas y si no los hiciste vos no comés, es una situación real que se presenta a diario. Si todos los desocupados que hay se ponen a trabajar en el tren hay que bajar a todos los pasajeros", continuó en esa línea, aclarando que eso no significaba que ellos no dejaran trabajar a la gente, pero que había "un derecho adquirido" a lo largo de los años.

"Este muchacho (por el vendedor) se equivocó, se excedió", remarcó Pachau, aunque admitiendo que "sin actuar de la misma manera yo le hubiera terminado diciendo a esta otra persona que no puede trabajar en el tren". Las palabras del presidente de la Asociación confirman la mecánica: los más de 500 vendedores que hoy forman parte de la Mutual, ofician de reguladores informales del trabajo sobre las formaciones, según la denuncia de Reiz, bajo la mirada de los empleados de seguridad que permitirían ejercer ese control.

Después de varios intentos para que le tomaran la denuncia por la agresión, Reiz pudo finalmente radicarla el miércoles pasado ante la Policía Federal. Tras el ataque otro músico callejero, Marcos Mateu, se solidarizó con su compañero y a mitad de un show en el Sarmiento esta semana  les contó a los pasajeros lo que había pasado. Lo hizo de la forma que mejor le salen las palabras, con rimas, y arriba del tren: fuente infobae

 Play
 
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.