Los equipos de rescate en el hotel del centro de Italia sepultado por un alud avanzan lento por la peligrosidad del terreno y la escasa visibilidad, y durante la noche no han encontrado supervivientes ni recuperado ningún cadáver.