Llegó a Puerto Madero uno de los yates privados más lujosos del mundo

Sociedad
Lectura

Tiene 113 metros de eslora y está amarrado en la Dársena Norte.

 

Los visitantes habituales y turistas que recorran Puerto Madero encontrarán en estos días una sorpresa amarrada en Dársena Norte: el gigantesco y lujosísimo yate Le Grand Bleu.

Pertenece a un empresario ruso multimillonario y permanecerá en Buenos Aires durante algunos días, para después continuar con su travesía. Se trata de una de las embarcaciones privadas más grande del mundo, con 113 metros de eslora (mirá Los diez yates más caros y lujosos del mundo).

Llegó a Puerto Madero uno de los yates privados más lujosos del mundo

El yate es uno de los más grandes del mundo, con 113 metros de eslora.

Las características de este superyate le permiten atravesar cualquier océano con 20 invitados a bordo y una tripulación de 35 personas. Ya estuvo en Punta del Este y Colonia y ahora se lo puede ver en el puerto argentino.

"Le Grand Bleu fue construido en 2000 por Kusch Yachts en los astilleros de Bremer Vulkan en Bremen (Alemania) para el magnate de las telecomunicaciones estadounidense John McCaw, siguiendo un diseño del genio italiano Stefano Pastrovich", cuentan en el sitio especializado Va de Barcos.

Mirá también

Mansiones flotantes: así son los yates más lujosos del mundo

En 2002, el yate pasó a ser de otro millonario, Roman Abramovich, famoso en el mundo del fútbol inglés por ser dueño del Chelsea. Durante un tiempo, el empresario lo remodeló, pero en 2006 se lo regaló a su socio Eugene Shvidler, empresario petrolero y actual dueño del barco.

Para desplazar el buque a una velocidad máxima de 17 nudos, el barco cuenta con una planta propulsora formada por dos motores de 3.400 kW cada uno que impulsan dos hélices montadas en sus respectivos ejes. La velocidad de crucero del Grand Bleu es de 15 nudos.

Tiene capacidad para transportar un velero de 22 metros de eslora en su interior y también otro yate más pequeño, de 20 metros. También posee helipuerto y lugar suficiente para guardar un minisubmarino, un jeep, una lancha, varias motos de agua y hasta 30 embarcaciones auxiliares.

Poco se conoce sobre el aspecto interior del yate, ya que esta suerte de mansión flotante no permite ver mucho desde afuera y las características del yate se guardan con cierto recelo. 

Cuando un yate amarró en Usuhaia​ y todos esperaban a Bill Gates

No es la primera vez que la llegada de un crucero de lujo se convierte en noticia. En febrero de 2007, otro gigante de las aguas revolucionó a Usuhaia. Se trataba del Octopus, el barco privado de Paul Allen, por entonces uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, al igual que su socio y amigo Bill Gates.

Los 126 metros de largo del crucero no hicieron tanto ruido como el rumor de una posible visita del fundador de Microsoft. La versión corrió rápidamente, en especial porque en el aeropuerto de la ciudad también esperaban el aterrizaje de un jet privado de Allen en el que venían unos 25 pasajeros.

"Está amarrado en el puerto de Ushuaia el yate Octopus, del multimillonario Paul Allen socio de Bill Gates ", confirmó entonces en forma oficial la Prefectura. "Es uno de los yates más lujosos del mundo y el segundo más costoso, de alrededor de 250 millones de dólares. Mide 126 metros de largo, tiene dos pistas de helicópteros y una especie de minisubmarino", explicaban.

 

La comitiva tenía planeado un paseo en el lujoso crucero hasta la Antártida. La idea de Bill Gates en una expedición al continente blanco resultaba una excelente oportunidad de promoción turística para la ciudad más austral del mundo. Pronto, se demintió que el genio de la informática estaba en la lista de invitados. Y al final, ni siquiera se pudo confirmar si su socio y dueño del Octopus había venido.

fuente clarin

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.