Como lo explica ella misma, cansada de las críticas habituales a artistas como ella -enfermos, exhibicionistas, masoquistas- decidió hacer un espectáculo en el que todo lo hiciese el público.

El experimento fue muy perturbador por lo que revela sobre la naturaleza humana. La "performance", llamada "Rhythm O" duró seis horas. Y pronto las cosas se salieron de cauce…

El sitio fue la galería Studio Morra de Nápoles (Italia), donde la artista serbia, entonces de 28 años, se sometió a sí misma y al público a una prueba insólita que actuó como revelador de la psicología humana.

El principio era muy simple: en el estudio, la artista está de pie, inmóvil. Sobre una mesa hay 72 objetos, con los cuales, según reza un cartel, "pueden hacerme lo que quieran".

 
La artista, al inicio de su performance, en la galería Studio Morra de Nápoles, Italia (Marina Abramovic Institute)
La artista, al inicio de su performance, en la galería Studio Morra de Nápoles, Italia (Marina Abramovic Institute)

El afiche decía además: "Soy un objeto. Me hago responsable de todo lo que pueda suceder en este espacio de tiempo. Seis horas. De 20 a 2hs."

Esas eran las consignas bajo las cuales Marina Abramovic se entregó a las pulsiones del público por espacio de seis horas. Como una muñeca con la que podían jugar a su antojo.Y la finalidad era justamente observar cómo reaccionarían esas personas frente a la posibilidad de disponer de un ser humano como de un juguete, sin límites ni responsabilidad. Y el resultado fue aterrador.

Al comienzo de la performance, el público se mueve poco (Marina Abramovic Institute)
Al comienzo de la performance, el público se mueve poco (Marina Abramovic Institute)

Los objetos disponibles sobre la mesa estaban divididos en dos categorías. Una de "objetos de placer", y otra, de "objetos de destrucción". Los primeros son totalmente inofensivos: flores, plumas, perfume, vino, pan, uvas. Entre los objetos de destrucción hay un cuchillo, tijeras, barras de hierro, hojas de afeitar y hasta una pistola con un cartucho. Si de riesgo hablamos…

En la mesa hya 72 objetos, de flores a armas (Martina Abramovic Institute)
En la mesa hya 72 objetos, de flores a armas (Martina Abramovic Institute)

Al principio, durante las primeras horas, no pasó gran cosa. Los que se acercaban eran antes que nada fotógrafos.  Pero poco a poco las cosas empiezan a cambiar: la empujan, la besan, le hacen levantar los brazos y adoptar otras poses, le dan flores. Gestos inocentes…

Gestos ¿inofensivos? de las primeras horas (Marina Abramovic Institute)
Gestos ¿inofensivos? de las primeras horas (Marina Abramovic Institute)

Pero a partir de la tercera hora, empiezan a utilizar los "objetos de destrucción". Un grupo la lleva hasta la mesa, la ata y clava un cuchillo, amenazante, entre sus piernas. Luego desgarran su ropa con las hojas de afeitar y un hombre le hace un corte en el cuello y bebe su sangre.

Momento de riesgo: alguien del público carga la pistola y se la pone en la mano a la artista (Marina Abramovic Institute)
Momento de riesgo: alguien del público carga la pistola y se la pone en la mano a la artista (Marina Abramovic Institute)

Algunos la agreden sexualmente. El sadismo se va intensificando.

El ambiente se va caldeando, las personas del público se van soltando y cada vez se atreven a más (Marina Abramovic Institute)
El ambiente se va caldeando, las personas del público se van soltando y cada vez se atreven a más (Marina Abramovic Institute)

El crítico de arte norteamericano Thomas McEville, testigo de la performance, recuerda: "Durante la tercera hora, le desgarraron la ropa con hojas de afeitar. Durante la cuarta hora, empezaron a hacerle cortes. Fue agredida sexualmente".

La acuestan en una mesa, la atan y clavan un cuchillo entre sus piernas (Marina Abramovic Institute)
La acuestan en una mesa, la atan y clavan un cuchillo entre sus piernas (Marina Abramovic Institute)

"Me sentí violada, arrancaron mi ropa, me clavaron espinas de rosas en el vientre, me pusieron la pistola en la cabeza", recuerda Marina Abramovic sobre las dos últimas horas.

Transcurridas las seis horas, la gente del público no puede mirarla a la cara. Ella ya no es la muñeca que se dejaba hacer sino nuevamente un ser humano.

Últimas horas del experimento. Las cosas fuera de control (Marina Abramovic Institute)
Últimas horas del experimento. Las cosas fuera de control (Marina Abramovic Institute)

De todos modos, hubo diferentes reacciones. Mientras un sector del público la agrede, otro la protege. Luego de que uno le apunta con la pistola, se produce un principio de pelea entre ambos grupos.

"Este trabajo revela lo que hay de más horrible en la gente. Esto muestra a qué velocidad puede alguien decidirse a herirte cuando está autorizado. Esto muestra hasta qué punto es fácil deshumanizar a alguien que no se defiende. Esto muestra que la mayor parte de la gente 'normal' puede volverse muy violenta en público si se les da la posibilidad", dice la artista.

Marina Abramovic
Marina Abramovic

No es casual la fecha en la cual Abramovic hace su "experimento". Son los tiempos del auge de la psicología social, de la psicología de masas, se estudia el comportamiento del hombre en contextos grupales.

De algunos años antes data el "experimento Milgram", una serie de estudios llevados adelante por Stanley Milgram, un psicólogo de la Universidad de Yale, que busca medir la predisposición de una persona para obedecer órdenes de una autoridad aun cuando éstas están en conflicto con sus parámetros morales y su conciencia. El experimento fue recreado en la película I, como Ícaro, del director francés Henri Verneuil, en 1979.

La performance de la artista serbia se inscribe en una línea muy similar. Y sus resultados son igualmente inquietantes.

Una vez sola, Abramovic constata las marcas que le dejó la experiencia: "Recuerdo haber ido al hotel, mirarme al espejo y ver que me habían salido algunas canas…"

VIDEO: MARINA ABRAMOVIC EVOCA SU EXPERIENCIA

 Play