Se trata del futuro pozo de descarga del segundo emisario del arroyo Vega. Cuando el túnel complementario de 8,4 kilómetros de extensión esté terminado, para agosto de 2019, se duplicará la capacidad de drenaje del actual cauce para mitigar los riesgos de inundaciones en ciertos barrios de la ciudad, sobre todo en las comunas 11,12, 13 y 15.