Desde la piedra al papel impreso -todavía válido- nos encontramos en nuestro tiempo ante un hecho inédito: la palabra ha escapado de su encierro físico y ahora navega en el ciberespacio. Por María Elena Rodríguez.