El calor no cede ni mejoran las condiciones urbanas para que disminuya la población del mosquito que transmite el virus del dengue: Aedes aegypti. Así, con un entorno "de alto riesgo" epidemiológico, en estos 15 días crecieron un 67% los casos confirmados de dengue solo en los residentes de la Ciudad.

Hace dos semanas, las autoridades sanitarias porteñas habían informado 24 casos de dengue confirmados por análisis de laboratorio. Doce contrajeron el virus por la picadura del mosquito sin haber viajado a otra provincia o país donde también se están registrando casos, como Brasil, por ejemplo. Los otros 12 habían regresado al país con la infección.


Pero, ayer, el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires comunicó que, al viernes pasado, se confirmaron 40 casos: 19 son autóctonos y 21 refirieron haber viajado recientemente a Brasil, Paraguay, México y a las provincias de Formosa y Corrientes.

En lo que va del año, los centros de salud porteños notificaron a las autoridades epidemiológicas locales 250 casos posibles de enfermedades transmitidas por mosquitos. En ocho de cada 10, la sospecha es que sea dengue. Esos casos en estudio incluyen también fiebre amarilla, chikungunya y zika, con o sin antecedentes de viaje.

Pero mientras que en las 13 primeras semanas de este año, de acuerdo con los últimos datos disponibles, hay menos casos de dengue notificados (199) que para la misma época del año pasado (443), este año son más los casos confirmados y probables que en 2017.

El año pasado, a esta altura, ya se habían descartado 412 casos de los notificados, comparado con 64 de los notificados este año. También se habían confirmado solamente 2 casos, comparado con 40 en lo que va del año.

La mayoría de las notificaciones son de pacientes de entre 15 y 64 años, principalmente entre los 25 y 44 años.

La información epidemiológica que actualizó el Ministerio de Salud de la Ciudad indica que la población más afectada está tendiendo a concentrarse en los barrios de las comunas 3 y 4 en estos 15 días: Balvanera, Nueva Pompeya, San Cristóbal, Parque Patricios, La Boca y Barracas. Sin embargo, hay vecinos afectados en todos barrios. De acuerdo con la información también del Ministerio de Salud bonaerense, se mantiene un "corredor sur" de alto riesgo de transmisión del virus del dengue en estas semanas.

Ese corredor se extiende desde la comuna 3 de la Ciudad hacia Avellaneda y Dock Sud, Sarandí, Villa Domínico, Wilde, Lanús, Quilmes, Berazategui y Lomas de Zamora.

Por: Fabiola Czubaj

fuente lanacion

 

La droga estaba en un depósito bajo custodia policial a la espera de que la Justicia ordenara su incineración. Se trataba de varios cargamentos de marihuana secuestrados por los juzgados federales de San Martín, Tres de Febrero y Campana. Pero luego se detectó que había un faltante de 495 kilos de estupefacientes. La explicación oficial de autoridades de la Policía Bonaerense fue que la casi media tonelada había sido comida por ratas.

 

Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. En las últimas horas, el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, citó a prestar declaración indagatoria a cuatro jefes policiales que prestaron servicios en la Subdelegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Pilar, de donde desapareció la droga. Deberán responder por el faltante de la droga.

 

La sospecha de los investigadores es judiciales que los 495 kilos de marihuana que desaparecieron de la dependencia policial de Pilar fueron comercializados.

 

La causa, revelada por el diario Ámbito Financiero, comenzó el 1 de agosto pasado cuando, desde la Subdelegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Pilar, le remitieron al juez González Charvay las actuaciones del día anterior donde se informaba que cuando un oficial ingresó en el depósito judicial se observó a roedores de gran tamaño, siempre según las explicación policial, correr por el lugar. Se aseguró también que los "ladrillos" de marihuana estaban "masticados" y el envoltorio roto.

 

Para la policía no había dudas de que los envoltorios de marihuana estaban en muy mal estado y con signos de haber sido atacados por ratas. Por lo menos esa fue la información oficial.

 

Pero los peritajes ordenados por el juez González Charvay echaron por tierra la explicación de los funcionarios policiales y la teoría de que la marihuana había sido comida o utilizada por ratas para hacer sus nidos.

 

 

Fuentes policiales explicaron que "hasta el momento, desde la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) del Ministerio de Seguridad bonaerense no se tomaron medidas disciplinarias contra los policías responsables por la obligación de aguardar los resultados de las peritajes correspondientes y de que presten declaración indagatoria".

 

Los informantes agregaron que la AGAI "se puso a trabajar en el caso apenas tuvo conocimiento de ello, pero no avanzó debido a un pedido de autoridades del juzgado interviniente, que preferían continuar con la investigación".

 

Según explicaron fuentes judiciales, en el expediente se pidió la opinión de expertos. Uno de ellos fue un licenciado en zoología del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y que también se desempeña en la Universidad de La Plata, que analizó la situación y aportó estudios del comportamiento de roedores con el consumo de marihuana.

 

El especialista llegó a la conclusión de que es casi improbable que la droga desaparecida fuese comida por ratas a pesar de que en el depósito hubiese una gran cantidad de roedores.

 

Un día después de la presentación policial, el magistrado ordenó un allanamiento en la dependencia de Pilar. El operativo estuvo a cargo de personal de la Unidad Especial de y Procedimientos Judiciales "Campo de Mayo" de la Gendarmería Nacional.

 

Los gendarmes secuestraron el Libro de Guardia con información desde el 15 de noviembre de 2014 hasta el 3 de enero de 2017; Libro de Acta por Cambios del Titular y el Libro de Actas de los elementos secuestrados y almacenados en el depósito en cuestión.

 

El personal de la Gendamería Nacional pesó la droga y se la llevó en custodia a la sede Campo de Mayo de la Unidad Especial de y Procedimientos Judiciales. Los peritajes sobre el material estupefaciente arrojó como resultado que la marihuana estaba en estado de descomposición.

 

"La droga desapareció. Según los especialistas, en un año en un depósito por humedad se puede perder un diez por ciento del peso total, pero los 495 kilos que desaparecieron es un porcentaje mayor", afirmó a la nacion una fuente judicial.

 

Los investigadores intentarán reconstruir la ruta que tuvo la marihuana desde que desapareció del depósito judicial de la Subdelegación de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Pilar. Además, se analiza quiénes tenían acceso y llave del lugar donde se almacenaba la droga.

 

Por: Gabriel Di Nicola

fuente lanacion

Esta semana, la sociedad se estremeció por las denuncias de una médica que denunció puntuales abusos de menores en el marco del club River Plate. Los señalamientos se conocieron en medio de la investigación judicial que involucra como víctimas a futbolistas de las inferiores de Independiente por una situación casi calcada.Por Christian Sanz