Falta de elecciones en el Club Americano de Buenos Aires y un juicio laboral que podría llevar a su remate

Cortitas y al pie de TotalNews
Lectura

Socios claman por elecciones para renovar autoridades y llama la atención que su presidente, Rafael Mallo, no las convoque, luego del fallido intento de modificar  los estatutos para perpetuarse.

 

 

Los estatutos son claros y reflejan el espíritu de la carta magna de los EE.UU. El mandato es por un año y no existen las listas sabanas. Sí puede ser reelecto, pero para ello debe haber elecciones.

 

Las candidaturas a los cargos directivos son uninominales, el socio se presenta al cargo que considera puede ocupar y desarrollar para el bien de la institución.

 

Mallo, hace dos semanas, pretendió modificar el centenario estatuto, eliminar la figura del vice-presidente y dejar solo tres directores, de muy estrecha relación.   Aquí se distingue a Alejandro Baldasarre quien se desempeña en el IOMA  y padece algunos inconvenientes en su función, según algunos medios platenses. Temas que no ameritan ser tratados en este momento.

 

Curiosa relación, la de Baldassarre – Mallo, dado que éste viene del costado kirchnerista vinculado al escándalo en la causa por el pago de “comisiones”, donde la ex procuradora de la Nación, Alejandra Gils Carbo quedó procesada. Mallo habría redactado, según los correos electrónicos obrantes en la causa, los contratos para repartir las “comisiones” entre los involucrados y sería quien realizó el acercamiento entre el grupo Bemberg y la Procuración, gracias a dos socios del Club, uno de ellos desaparecido trágicamente, después de reclamar sus honorarios.  Hoy día, Mallo,  habría conseguido deslizarse en la estructura del Ministerio de Educación.

 

Mallo intentó eliminar cargos en la comisión como la figura del vice  presidente porque se enfrenta con todos y no quiere tener quien  pueda cuestionarlo, aseguran a este medio algunos socios, pero solo uno mantuvo con él una excelente relación, Robert Sutini. Éste debió renunciar cuando se conocieron sus antecedentes y vinculaciones con Juan Maggio y la desaparecida línea aérea Southern Winds sancionada por realizar extraños viajes a Tacna, Perú, de donde habría provenido la cocaína que luego fuera descubierta en España. Sutini, solía presentarse cono presidente del Grupo Savoia, invocando una supuesta relación con la casa real y ahora se presenta como “nexo entre el departamento de estado de los Estados Unidos y América Latina. Así lo hizo ante un reconocido periodista de un importante matutino porteño. Si bien Sutini vivió en USA, tuvo que irse en forma urgente después que un grupo narco colombiano colocara un artefacto explosivo en su agencia de automóviles de Miami. En ese momento, aseguro que trabajaba para la DEA.

 

Los socios que reclaman prontas elecciones, también cuestionan la falta de información sobre el juicio laboral realizado al Club por un empleado con más de 40 años de antigüedad, cuyo reclamo, al momento de iniciar las actuaciones, era de 5 millones de pesos. Ya pasaron tres años y nada informa el presidente Mallo al respecto. Abogados que vieron el expediente, informan que podría costar el remate de la sede de la calle Viamonte.

 

Por otro lado, el Club dejó de ser un lugar de encuentro para los socios y ya no se los convoca a eventos donde solían disertar conocidas figuras de la política, periodistas, cultura y diplomáticos, algo que estaba instalado en la tradición del Club Americano de Buenos Aires.

 

Tras el fallido intento de Mallo de perpetuarse en la presidencia del Club Americano, éste quedo debilitado y ese podría ser el motivo de no llamar a elecciones, como indica el estatuto ¿O será por el balance? Preguntan algunos.