Ya durante el fin de semana se busco minimizar lo que se vislumbraba como un rotundo éxito, tanto en materia de seguridad, como político y económico. Como  bien sabemos, eso en nuestro país no se perdona. Por Daniel Romero