Borja, de ferretero a goleador, el héroe colombiano que ayudó a Boca

Deportes
Lectura

Miguel Angel Borja nació en Tierra Alta, en la Córdoba colombiana. Creció entre carencias, si hasta llegó a trabajar en una ferretería para ayudar a su madre. Lo cuenta con orgullo

pueblerino este caribeño de 21 años cada vez que se presenta la oportunidad.

Es el menor de ocho hermanos en una familia numerosa que con el fútbol quiere salvar. Lo descubrió un cazatalentos y lo llevó al Valle del Cauca. No tuvo chances en América de Cali, por eso cruzó de vereda y se enroló en el Deportivo. No obstante, su debut en Primera se produjo en Cúcuta. Cortuluá compró su pase.

Aquí, en la Argentina, tuvo su gran oportunidad en Olimpo de Bahía Blanca. Cuatro años después, es el héroe colombiano del Palmeiras que ayudó a Boca. Y un futbolista que evolucionó en forma notable, al punto de ser campeón de la Copa Libertadores con Atlético Nacional y pelear por un lugar en la lista mundialista de José Pekerman.

Borja fue el autor del hat-trick con el que Palmeiras venció a Junior y le dio a Boca la posibilidad de clasificarse a los octavos de final, más allá de que el campeón argentino hizo lo suyo ante Alianza Lima. Y de manera holgada, claro. Porque lo goleó 5 a 0 con una actuación brillante.

Walter Perazzo, colombiano de nacimiento y ex Boca, le echó el ojo a Borja cuando era el técnico de la Selección Argentina Sub 20 y lo llevó para Bahía Blanca. Su domingo más trascendental en la Argentina había sido con la camiseta aurinegra el 16 de noviembre de 2014. Ese domingo, marcó el gol del empate ante River, un resultado que dejó herido al equipo de Marcelo Gallardo en la pelea con Racing, que terminó siendo el campeón de aquel torneo de Primera División.

Desde aquel momento su carrera fue ascendente. Dejó el fútbol argentino y formó parte del Santa Fe de Gustavo Costas. Se ganó la titularidad y aunque perdió terreno con Gerardo Pelusso fue campeón de la Copa Sudamericana 2015. Al año siguiente, regresó a Cortuluá y grabó a fuego su nombre en los torneos cortos colombianos: con 19 goles superó el récord de Jackson Martínez, que en 2009 había pegado 18 gritos con la camiseta del DIM (Deportivo Independiente Medellín).

En junio de ese año, con Borja consagrado como goleador, fue contratado por Atlético Nacional. Marcó dos goles en su debut con el Rey de Copas ante San Pablo en la semifinal de una Libertadores que terminaría conquistando gracias a su contundencia. Fue su año de gloria. Distinguido como el mejor futbolista de América por el diario El País de Montevideo.

Este miércoles será inolvidable para Borja, que se corporizó en un referente de Palmeiras. Llegó en febrero del año pasado y esta temporada se consagró goleador del campeonato paulista. En 21 partidos del torneo continental suma 11 goles.

Pero no estaba feliz, a pesar de sus tres goles y de haberse llevado la pelota a su casa. Es que su corazón es del Tiburón. "No festejé porque le hice los goles a Junior. Ellos tenían que ganar en Barranquilla y no pudieron hacerlo. Da un poco de tristeza", dijo en una suerte de portuñol. Boca, en cambio, lo celebró sonoramente.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS