Daniel Angelici y Rodolfo D'Onofrio dejaron sus diferencias de lado y firmaron la paz de cara al Superclásico

Deportes
Lectura

No son Franklin Delano Roosevelt ni Iósif Stalin. Tampoco Donald Trump y Vladimir Putin. Pero son presidente de Boca y de River y aunque sus clubes no sean Estados Unidos y

Rusia, sí son potencias del fútbol argentino y también sudamericano. Entonces, sus palabras tienen un poder similar a las de un jefe de gobierno. Y aunque desde hace un tiempo hayan entrado en una especie de guerra fría, Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio aceptaron la invitación de la Superliga para mostrarse juntos y emitir un mensaje de paz en la semana del Superclásico.

Una habitación en el primer piso de las oficinas de la Superliga, en Puerto Madero fue armada para la ocasión. Allí, Angelici y D’Onofrio, a través de las cámaras de televisión y los micrófonos, dirigieron unas palabras a los hinchas. Menos de diez minutos pasaron desde que ambos ingresaron a esa sala con poca luz, en la que repiqueteaban los ruidos de los flashes, hasta que se tomaron las fotos finales. Una, con un abrazo. La otra, estrechando las manos derechas como dos boxeadores tras el pesaje. Otra más mirando al frente. Y la última con Mariano Elizondo, presidente de la Superliga, en el medio.

Los candidatos a dirigir el Superclásico ya generan polémica
Mirá también

Los candidatos a dirigir el Superclásico ya generan polémica

“La adversidad dura 90 minutos, es un juego, un juego hermoso y ese es el mensaje que quiero dar de mi parte. Que no somos enemigos, sino que circunstancialmente rivales, clásicos rivales. Y el domingo es uno de esos partidos al que todo el mundo quiere ir. Por eso quiero decirles a todos los hinchas de Boca que vayan a la Bombonera que disfruten, que es algo maravilloso, que hay que llegar en familia y en paz y terminar igual, sin importar el resultado”, arrancó Angelici, ya que será anfitrión.

La Conmebol realizó controles antidóping sorpresa en Boca, Independiente y River
Mirá también

La Conmebol realizó controles antidóping sorpresa en Boca, Independiente y River

“Nuestra misión es tratar de manifestar que esto es un juego, con mucha pasión y con una historia enorme, inmensa. Y con el amor que sienten los hinchas de los dos clubes por su casaca y por este partido. Pero es un juego. En el que somos rivales y jugamos para ganar y si uno gana, se írá feliz y el otro, triste. Y no tiene que pasar de eso, de las bromas y listo. No somos enemigos, somos rivales y eso es lo que tenemos que entender todos. Tenemos la suerte los que somos hinchas de estos dos clubes que tenemos este partido.Disfrutémoslo, vivámoslo de la manera más cordial y pacífica”, siguió D’Onofrio, quien no dudó en acercar el vaso cuando Angelici le ofreció servirle agua.

Abrazo. ¿Se terminará la guerra fría entre los presidentes de Boca y de River? Foto: Juan Manuel Foglia.

Abrazo. ¿Se terminará la guerra fría entre los presidentes de Boca y de River? Foto: Juan Manuel Foglia.

A pesar de que no tenían problemas en responder, no hubo preguntas porque así lo dispuso Superliga. La explicación que dieron fue que no querían que se desviara el foco del mensaje de paz. Por eso, Miguel Angel Rubio, quien condujo el encuentro, destacó las imágenes que mostraban los carteles que exhibieron los jugadores de Inferiores en los clásicos disputados el fin de semana. Ocurrió lo mismo en fútbol femenino.

Gallardo: "Me cuesta pensar que el VAR puede ser efectivo"
Mirá también

Gallardo: “Me cuesta pensar que el VAR puede ser efectivo”

El primero en llegar al edificio de la calle Olga Cossettini fue Angelici, acompañado del jefe de Comunicación del club, Rafael Veljanovich. Veinte minutos antes del horario pactado, que era a las 18. D’Onofrio, que se trasladaba desde la otra punta de la ciudad, arribó 35 minutos después que el titular xeneize, junto al gerente de Relaciones Públicas y Prensa, Daniel Mazza. Como el mandamás de River no conocía el lugar (el vice Jorge Brito es quien participa de las reuniones allí), le hicieron recorrer las instalaciones. “Es impresionante todo esto”, afirmó D’Onofrio al ingresar a la sala del primer piso en la que esperaba la prensa.

El increíble penal que no le dieron a Boca
Mirá también

El increíble penal que no le dieron a Boca

Antes, los presidentes de los dos clubes habían estado reunidos durante 15 minutos junto a Elizondo en su oficina del cuarto piso. Tomaron café y charlaron animadamente. El Tano ya había fumado un cigarrillo y le había contado al titular de la Superliga que bajó ocho kilos. En el medio de la charla se colaron los compromisos que cada uno de los equipos tiene por la Copa Libertadores.

Mirá también

Un hincha de River murió en el Monumental al sufrir un infarto durante el partido ante San Martín de San Juan

Y D’Onofrio le contó que la semana que viene viajará a Londres para una reunión en FIFA. “Tenemos que involucrarnos y participar más acá”, pidió Angelici. “Sí, pero quiero respetarle el lugar a Brito”, devolvió D’Onofrio. “Perfecto, pero tenemos que participar más nosotros desde nuestro lugar”, insistió el presidente de Boca. “Estoy de acuerdo y vos sabés que estoy a muerte con la Superliga”, aseguró el de River. Y se lo ratificó a Elizondo, quien le regaló a ambos un libro sobre el primer año de su gestión.

Al irse, Angelici y D’Onofrio caminaron juntos una cuadra y media. Quedaron en volver a encontrarse. ¿Habrá sido el final de la guerra fría o sólo una tregua? El futuro lo dirá.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.