A Vélez se le escapó el triunfo sobre el final

Deportes
Lectura

La frustración quedó en Liniers luego del 1-1 final. Y a Santa Fe viajó un punto logrado con mucho trabajo y gracias a que Colón jugó con un hombre más durante

casi una hora.

Vélez tuvo un arranque electrizante, jugó con la propuesta ya conocida de su entrenador Gabriel Heinze, siempre aportando variantes, pero la expulsión de Braian Cufré lo desacomodó. Y otra vez, como la fecha pasada ante Huracán, le empataron a través de un penal.

Las dos igualdades seguidas, tras un buen arranque, ahora le complican el objetivo de ocupar uno de los lugares de la Libertadores 2020. Mientras que para el equipo santafesino el 1 a 1 resultó un negocio redondo.

Gabriel Heinze no pudo irse con los tres puntos.Foto: Prensa Vélez

Gabriel Heinze no pudo irse con los tres puntos.Foto: Prensa Vélez

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

No tuvo tiempo para acomodarse Colón. Ni para descifrar la táctica planificada por Heinze. Apenas un minuto marcaba el reloj y Vélez construyó el gol. Matías Vargas recibió un pase de Leandro Fernández, Galdames y Bouzat hicieron cortina ingresando por el medio, y Monito asistió a Hernán de la Fuente, quien apareció sin marcas por su sector y definió con un potente derechazo cruzado.

El 1-0 madrugador le dio la tranquilidad al local para seguir imponiendo su juego. Vargas, motivado por haber comenzado con el pie derecho, se hizo gigante por el sector izquierdo y lo sufrió mucho el lateral Alex Vigo. Cada arranque suyo era una promesa de gol. Estuvo cerca, antes de los primeros 20 minutos, de aumentar.

De a poco el juego de Vélez se volvió impreciso, apurado, infructuoso. Ese toque fino de Vargas del inicio se diluyó. Ni Domínguez ni Galdames fueron buenos socios para la figura del equipo de Heinze como Lucas Robertone, ausente por la expulsión ante Huracán la fecha anterior.

Vélez tenía el partido controlado. Poco nada podía hacer Colón para quitarle la posesión a un equipo que se acostumbró a tener la pelota. Sin embargo, la expulsión de Cufré por un inexplicable planchazo a Heredia desacomodó al local.

Heinze metió mano enseguida, resignó a Galdames, ubicó al peruano Luis Abram por izquierda y adelantó a Gastón Giménez, siempre dúctil en el manejo del balón.

Con el rival retrasado, con un hombre menos, Colón se animó a adelantar sus líneas. Creció el manejo de Matías Fritzler en el medio, Heredia se adelantó un poco más y aparecieron la experiencia de Luis Rodríguez y la movilidad de Wilson Moreno. Así, la visita empezó a inquietar un poco más y en los minutos finales acosó a Vélez, buscando el empate que no llegó.

No cambió esa imagen final del primer tiempo la parte final. Vélez trató de controlar el juego con tenencia, pero siguió retrasado y apostó al contraataque. El Monito Vargas bajó bastantes metros y su recorrido se hizo largo y se cansó. Aun así, le dio un gran pase de gol a Bouzat.

Hoyos salvó dos veces a Vélez, primero ante Vigo (falla de Vargas y de Laso) y después le sacó un tiro libre al Pulga Rodríguez. Heinze reforzó la defensa con Cubero y resignó a Vargas. Y fue justo Poroto, el hombre de los más de 600 partidos con la camiseta de Vélez, el que le cometió penal a Esparza. El Pulga Rodríguez no falló y Colón festejó un empate impensado.