Después de una jornada de domingo gris que le dio a los veraneantes un día de descanso del implacable sol de enero y con la promesa de un comienzo de semana