Con una aplicación estricta de la Sharia y todo el poder concentrado en la familia gobernante, el Reino de Arabia Saudita es uno de los más políticamente cerrados del mundo. La misteriosa muerte de Jamal Khashoggi lo puso en el centro de las críticas y compromete los ambiciosos planes del príncipe heredero Mohamed bin Salman. Por Darío Mizrahi