La economía de Brasil creció más de lo esperado en el tercer trimestre

Internacionales
Lectura

El Producto Bruto Interno (PBI) de Brasil​, la mayor economía de América Latina, se expandió un 0,6% en el tercer trimestre respecto a los tres meses previos, mostraron

el martes datos oficiales que confirmaron una aceleración en el ritmo de crecimiento económico por encima de las expectativas del mercado.

Se trata del nivel de expansión más fuerte desde el primer trimestre del 2018, cuando la economía registró un crecimiento del 0,7%, según los datos del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Para analistas, la expansión se prolongará al cuarto trimestre, que podría, según las previsiones, ser el de mejor desempeño en el año. “La recuperación de la economía continúa, pero el ritmo aún es lento. El cuarto trimestre promete ser el mejor del año”, dijo el ex ministro de Hacienda Mailson da Nóbrega.

Según el economista, la baja de las tasas de interés anticipa una continuidad en la recuperación del nivel de empleo –pese a que la desocupación permanece elevada- y del poder adquisitivo de los salarios, un escenario que se junta al de una reducción en la incertidumbre económica y a un potencial aumento en la demanda de crédito, lo que ayudará a expandir el consumo.

AFP

AFP

Otros analistas, como el respetado economista Luiz Carlos Mendonca de Barros, ex ministro de Comunicaciones, prevé que los buenos números del tercer trimestre llevarán a incrementos de las expectativas de crecimiento de la economía en el 2019 y en el 2020, con reflejos positivos sobre la popularidad del gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

El avance del PBI de Brasil fue principalmente impulsado por el consumo de las familias, que aumentó un 0,8% en la comparación trimestral, mientras que la formación bruta de capital fijo, que mide el avance de la inversión, se expandió un 2%.

“Es una mejora más o menos continua, pero no muy acelerada. Lo que está impulsando la economía es el consumo de las familias, que continúa creciendo, y la inversión. Empujando hacia abajo está el gasto del gobierno y el sector externo, principalmente por causa de la desaceleración de la demanda mundial y de Argentina”, comentó Rebeca Palis, coordinadora de Cuentas Nacionales del IBGE.

Con los congelamientos de gastos de distintos entes estatales dispuestos por el ministro de Economía, Paulo Guedes, el IBGE constató una baja de 0,4% en el rubro “consumo de gobierno” y confirmó que la expansión de la economía de Brasil viene siendo empujada por la actividad privada.

“Los gastos del gobierno, incluyendo personal y demás gastos, salvo inversiones, caen en todas las esferas debido a las restricciones presupuestarias”, agregó Palis.

El IBGE, también, revisó el dato del segundo trimestre, a una expansión de 0,5% desde un 0,4% informado previamente, y que sigue al estancamiento económico registrado en los tres primeros meses del año.

Respecto al tercer trimestre del 2018, el resultado fue de un crecimiento de la economía de un 1,2%. Las expectativas del mercado relevadas por agencias especializadas indicaban un crecimiento de 0,4% en el tercer trimestre respecto al segundo, y de un 1% anual.

Tras la profunda recesión del bienio 2015/2016, que precipitó el impeachment de la presidenta Dilma Rousseff​, el PBI de Brasil se encuentra en niveles similares a los del tercer trimestre del 2012, tras haber registrado una expansión de 5% de sus mínimos del cuarto trimestre de 2016.

La actividad de la industria brasileña mejoró un 0,8%, empujada por la recuperación de la producción de petróleo, que creció un fuerte 12% en el tercer trimestre. También mostró un crecimiento de un 1,3% el sector de la construcción civil.

El sector agropecuario también ganó fuerza, con un crecimiento de un 1,3%.

Brasilia, corresponsal