Lenín Moreno defiende su respuesta a las protestas en Ecuador pero admite que hubo "excesos" policiales

Internacionales
Lectura

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, no se arrepiente de su respuesta a las protestas que sacudieron su país en octubre pasado y cree que hizo lo correcto

al tratar de eliminar un subsidio "perverso" a los combustibles que, a su juicio, beneficia a los "más pudientes, narcos y traficantes".

Además, descartó la posibilidad de adelantar las elecciones si el Parlamento rechaza su nuevo proyecto de reforma tributaria y señaló que esta hipótesis solo interesa a los "correístas", seguidores del ex presidente Rafael Correa​, a los que ha responsabilizado de la violencia durante las últimas protestas.

En un encuentro con un pequeño grupo de medios en Madrid, donde participó en la cumbre del clima (COP25), Moreno dijo que en un "enfrentamiento duro" como el que se vivió en esas protestas, en las que murieron una decena de personas y más de 1.300 resultaron heridas, es "difícil que no haya excesos".

"Con 5.000 o 10.000 policías en la calle, con 20.000 o 30.000 manifestantes en la calle también, es muy difícil que no haya excesos, pero los estamos investigando", subrayó Moreno, y agregó que se aplicó "de manera correcta el uso de la fuerza progresiva" durante las casi dos semanas de disturbios, saqueos y bloqueos de carreteras.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, que envió a Ecuador un equipo de expertos del 21 de octubre al 8 de noviembre, recibió denuncias sobre al menos nueve muertos, 1.507 heridos (de ellos 435 miembros de las fuerzas de seguridad) y 1.382 detenidos.

Las protestas en Ecuador, a comienzos de octubre, dejaron al menos 9 muertos, más de 1.500 heridos y unos 1.300 detenidos. /AFP

Las protestas en Ecuador, a comienzos de octubre, dejaron al menos 9 muertos, más de 1.500 heridos y unos 1.300 detenidos. /AFP

Subsidio a los combustibles

Las manifestaciones en Ecuador tuvieron lugar entre el 3 y el 13 de octubre, después de que Moreno anunciara unos ajustes económicos en los que se incluía el retiro del subsidio a los combustibles.

Presionado por las protestas, que encabezó el movimiento indígena, el gobierno de Moreno derogó el decreto que eliminaba ese subsidio y con el que pretendía recaudar al año unos 1.400 millones de dólares.

"Siempre existe la posibilidad de hacer las cosas mejor (...) Pero el propósito era el mejor", indicó el mandatario en referencia a su decreto para acabar con "un subsidio perverso que por 40 años nadie se había atrevido a eliminar".

"Nosotros actuamos de forma correcta", insistió al ser preguntado sobre si se arrepiente de cómo gestionó las protestas.

Moreno reconoció que es cierto que ese subsidio "en el momento en que se retira sí afecta al transporte que utilizan los sectores populares, en este caso los indígenas".

El movimiento indígena fue protagonista de las protestas que obligaron al gobierno de Lenin Moreno a dar marcha atrás con un aumento en los combustibles. /REUTERS

El movimiento indígena fue protagonista de las protestas que obligaron al gobierno de Lenin Moreno a dar marcha atrás con un aumento en los combustibles. /REUTERS

Pero enfatizó que no eliminarlo beneficia "a la gente más pudiente que tiene sus empresas", a los traficantes de combustible que lo venden luego en otros países y a "los productores de estupefacientes en laboratorios colocados estratégicamente en el sur de Colombia".

Por otro lado, el presidente ecuatoriano reiteró su denuncia de que las manifestaciones de los indígenas se vieron "prostituidas por la intervención de grupos asalariados que tenían otro propósito" y que "eran dirigidos desde Venezuela" y por afines al ex presidente Correa,

"Se compró a delincuentes para que causen desmanes y den sensación de inestabilidad, de caos, que es una de las razones por las cuales una Asamblea, un Congreso, puede destituir a un gobernante", precisó Moreno.

Tras la derogación del decreto que eliminaba el subsidio a los combustibles, la Asamblea Nacional (Parlamento) ecuatoriana rechazó y archivó un plan de reformas económicas presentado por el Ejecutivo de Moreno.

Ahora, el Parlamento estudia una reforma, menos ambiciosa, en materia tributaria y en cuya aprobación confía Moreno porque "ha sido consensuada".

Preguntado sobre si se plantea adelantar las elecciones previstas para 2021 si esa reforma no sale adelante, Moreno respondió que "nadie ha planteado" esa posibilidad. "No sé por qué habría de hacerlo", añadió.

Desigualdad y descontento regional

En cuanto al descontento social que está generando protestas en varios países de la región como Chile o Colombia, Moreno comentó que Latinoamérica es un continente "donde la falta de equiparación de oportunidades" y las "desigualdades" se vienen arrastrando desde hace tiempo.

"Entonces hay reacciones y eso está bien porque los pueblos tienen derecho a manifestarse", opinó.

No obstante, el mandatario alertó que hay "sectores" a los que "les interesa desestabilizar la región" y mencionó explícitamente al gobierno venezolano del presidente "autoritario" Nicolás Maduro.

Sobre lo ocurrido en Bolivia, donde los militares forzaron la renuncia del presidente Evo Morales​, Moreno se hace la siguiente pregunta: "¿Es un golpe de Estado hacer un fraude en las elecciones o es un golpe de Estado tomar el poder?".

"Sin duda nos alienta muchísimo el hecho de que la presidenta (interina de Bolivia, Jeanine) Áñez, esté convocando lo más pronto posible a elecciones con amplia observación de organismos internacionales", señaló el mandatario.

"Eso alienta muchísimo acerca del nuevo rumbo democrático que está tomando Bolivia", concluyó.

Fuente: EFE y DPA