Gran Bretaña a las puertas de la elección más importante desde la Segunda Guerra

Internacionales
Lectura

Gran Bretaña ​enfrenta este jueves la elección más importante de su historia desde la Segunda Guerra Mundial. Los electores, hartos de la discusión sobre el

Brexit , no votarán a favor o en contra del conservador Boris Johnson o el laborista Jeremy Corbyn, sino pro o contra el divorcio europeo, que ha paralizado el reino desde el referéndum del 2016.

Un comicio muy difícil de predecir, en un país completamente dividido, y con la real posibilidad de conseguir otra vez un Parlamento sin mayoría o “hung Parliament”, que no solucione este dilema nacional. La desconfianza frente a ambos candidatos, y a los políticos en general, es el otro denominador común de la elección.

Con un pronóstico muy inestable, lluvias y nieve en las zonas de montañas para el jueves en esta campaña pre Navideña en pleno invierno británico, la meteorología jugará un rol en estos comicios donde no es obligatorio votar. Jóvenes que votan por primera vez y no lo hicieron en el referéndum del 2016 cumplirán un rol nuevo y desestabilizador, porque se han registrado masivamente para ir a las urnas.

AFP

AFP

Una paradoja en esta campaña, con Europa como ideología dominante. El líder laborista Jeremy Corbyn ha hecho más visitas a áreas conservadores que Boris Johnson. En los últimos tres días, el primer ministro británico ha tomado por asalto las históricamente laboristas áreas del noreste británico y pro Brexit para conquistar lo que ha perdido en el sur del país en el electorado tradicional tory. El voto táctico a favor o en contra del Brexit dominará el comicio.

Los conservadores prometen librar el Brexit antes del 31 de enero y mantener una buena relación con la UE, pero divorciados. Los laboristas apoyan un segundo referéndum para decidir si se van o no de la UE y una cadena de nacionalizaciones, que van a llevar a la economía a los 70 y al más absoluto control del Estado, si Jeremy Corbyn sigue siendo el líder. Los liberales demócratas hacen su campaña prometiendo que suspenderán el Brexit.

La suerte de los dos partidos mayoritarios están en cuántos votos y bancas consigan los nacionalistas escoceses, los verdes y los "libdems" para frenar el Brexit. Con esa aritmética podría el conservadurismo perder las llaves de Downing St el viernes y el laborismo comenzar a negociar un gobierno de coalición. El gran interrogante es si será con o sin Jeremy Corbyn como líder.

Está en discusión una solida mayoría, que permita a los conservadores y a Boris Johnson consolidarse y llevar adelante su Brexit. El problema es que los últimos sondeos para los torys están debilitando esa posibilidad, a horas de los comicios.

Boris se ha lanzado en las últimas 48 horas a la conquista de tierras laboristas porque los sondeos muestran que “no puede estar seguro de conseguir una mayoría” en la Cámara de los Comunes en las elecciones del jueves.

Un modelo de votación de You Gov predice que los conservadores podrían ganar con 339 bancas, los laboristas obtener 213, 15 para los liberales demócratas 41 para los nacionalistas escoceses de SNP. Eso daría a Boris una mayoría de 28 bancas pero el mismo modelo sugiere que podría estrecharse a 311 asientos torys. ”No podemos descartar un Parlamento sin mayoria o “hung Parliament” reconoció Anthony Wells, el director de investigación política de You Gov.

Estos resultados se obtuvieron hace 24 horas, cuando la misma empresa hizo un sondeo dos semanas atrás que le daba a Boris Johnson una confortable mayoría de 68. No es más ese el ánimo en los 632 circunscripciones británicas, consultadas ahora por los encuestadores de You Gov. Conservadores Brexitiers como el ex líder del partido, Iain Duncan Smith, y el canciller Dominic Raab pueden perder su banca en el sur del país.

El laborismo está ahora en camino de ganar 18 bancas, que perdía en la anterior encuesta. Ha crecido seis puntos en las circunscripciones pro europeas y dos puntos solamente en las que votan irse de Europa. El voto táctico lo está afectando. Un memorándum conservador “filtrado” a la prensa revela que “las chances de Corbyn de volverse primer ministro han sido seriamente subestimadas”.

Cinco escenarios pueden resultar de estas elecciones con resultados muy difíciles de prever:

1. Una mayoría conservadora saludable, con un ministro reelegido como Boris Johnson, que puede concretar el Brexit. Pero los que conocen a Boris suponen que, si la consigue, el Brexit será muchos menos duro que el que buscan los Brexitiers, con una relación más fluida con Europa, y un cambio constitucional para restringir el control del parlamento sobre el ejecutivo.

2. Una mayoría de menos de 20 bancas puede seguir siendo un triunfo tory y permitiría el Brexit. Pero tendrá un margen de maniobra estrecho, en un país dividido como los conservadores. Los Brexitiers duros pueden ser su mayor dolor de cabeza para Boris, como fueron con Theresa May.

Si consigue una mayoría de menos de 10 bancas, Boris Johnson tiene en peligro el Brexit. Su corta victoria habría sido conseguida por los votos en tierras laboristas, basadas solamente en prometer el Brexit. Su sobrevivencia política será complicada.

3. Los conservadores serían el mayor partido en el Parlamento pero con corta mayoría. Una posición que los deja en las manos de los peores: los unionistas democráticos del DUP de Irlanda del Norte, que se oponen a su Brexit, no lo ayudarán porque detestan su modelo de divorcio europeo anti soberanista. Los unionistas escoceses del SNN no lo van a apoyar. Va a tener serias dificultades para continuar en Downing St como primer ministro por faltas de aliados.

4. Si los conservadores o los laboristas no consiguen mayoría, la incertidumbre y todas las posibles alianzas se adueñarán de la Cámara de los Comunes. Deberán formar gobierno mientras Boris Johnson permanece en su cargo como primer ministro “caretaker”.

Ese gobierno deberá ganarse la confianza de la Cámara de los Comunes. Probablemente deban formar una alianza, como hicieron los conservadores con los liberales demócratas en el 2010. En este caso, el rol de los nacionalistas escoceses será fundamental si gana más de 30 bancas. La primera ministra escocesa Nicola Surgeon ya ha dicho que ella no va a auspiciar un gobierno conservador, pero apoyaría a un gobierno laborista sin participar en la coalición. A cambio de algo fundamental: otorgarle al Parlamento escocés el derecho a convocar a un segundo referéndum por la independencia de Escocia.

Los liberales demócratas no quieren a Corbyn de líder en una negociación. Pero lo aceptarían de “premier administrador” para convocar a un segundo referéndum por el Brexit.

5. Una mayoria laborista será muy difícil de obtener ante su debilidad en el norte pro Brexit del país y el apoyo a la independencia y a los independentistas escoceses. Pero si llegaran al poder con Corbyn sería un terremoto político “vintage” y setentista en el reino.

Estos son los escenarios que el divorcio europeo ha generado en Gran Bretaña. Con una particularidad. El 59 por ciento de los votantes consideran al candidato conservador Boris Johnson “indigno de confianza” y el 51 por ciento piensa lo mismo del laborista Jeremy Corbyn.