El vicepresidente de Evo Morales también se encuentra en la Argentina para convertirse en refugiado

Internacionales
Lectura

Las repercusiones que generó el operativo secreto que se implementó para trasladar al expresidente de BoliviaEvo Morales desde México hacia la Argentina, hicieron que pasara desapercibida

la llegada del exvicepresidente del país andino Alvaro García Linera, quien también arribó el jueves a Buenos Aires en busca de refugio. 

García Linera llegó al país el jueves por la noche, en un viejo comercial que lo trasladó desde la Ciudad de México junto a su familia (su mujer y su pequeña hija). El exvicepresidente fue recibido en el Aeropuerto de Ezeiza por Guillermo Justo Cháves, el jefe de Gabinete del flamante Canciller, Felipe Solá.

Al igual que Morales, García Linera llegó en un vuelo de Aeroméxico, dijeron fuentes del Ministerio del Interior. Y también como Morales, el exvicepresidente de Bolivia pedirá asilo en la Argentina. 

Morales, había llegado el jueves temprano con su exministra de Salud, Gabriela Montaña.

Llegada a la Argentina de Alvaro García Linera ex vicepresidente de Bolivia. Imágenes de Clarín. Detrás suyo se ve al jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, y otros dirigentes

Llegada a la Argentina de Alvaro García Linera ex vicepresidente de Bolivia. Imágenes de Clarín. Detrás suyo se ve al jefe de Gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, y otros dirigentes

El gobierno de Morales se desmoronó tras las controvertidas elecciones presidenciales del 20 de octubre en las que buscó un cuarto mandato. Después de darse por victorioso en primera vuelta, la oposición comenzó a denunciar fraude, lo que convalidó también una auditoría de la OEA.

De hecho, esa misma elección fue controvertida puesto que en un referéndum la población le rechazó que se presentara a una re-re elección que no le estaba permitida. Y unos jueces de la Corte Suprema, afines a su gobierno, le dieron la razón a una pedido del mandatario. El 10 de noviembre, en medio de los hechos de violencia que dejaron más de 30 muertos, el Ejército boliviano le pidió la renuncia a Morales, que con una parte de su gobierno se asiló en México.

Alberto Fernández le prometió asilo, ahora será refugio. Morales con su gente llegó al país dos días después de que asumiera el mandatario argentino, pero se le exigió un silencio político que no cumple, ni siquiera mientras se espera que la CONARE trate su pedido de refugio.

"Nosotros no queremos que ni Evo Morales ni ninguno de los que estén en condición de refugiado usen este lugar para hacer política y hagan declaraciones públicas. Se podrán ver con quien quieran, pero no podrán opinar públicamente y generarle algún problema a la Argentina en ese sentido", advirtió Solá tras la llegada de Morales.

Evo Morales utilizó su cuenta de Twitter para atacar al gobierno provisional de Bolivia, y advertir que "pretende volver al pasado". 

"El gobierno de facto de Añez, Camacho y Mesa pretende volver al pasado. Hablan de privatizar y entregar nuestras empresas estratégicas a las transnacionales. Están preparando el retorno del FMI. El pueblo boliviano junto al #ProcesoDeCambio luchó por recuperar nuestros RRNN", escribió Morales en la mañana de este viernes.

Aunque la ley 26165 de Reconocimiento y Protección al Refugiado no establece ningún tipo de prohibiciones políticas, Solá aseguró que le pidieron al exmandatario no expresarse en público. "Eso es un compromiso político, no lo dice la ley. Puede saludar, reunirse, pero no hacer campaña desde acá", sostuvo.

Pese a ese pedido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), instalado en la ciudad de Cochabamba, lo eligió como jefe de campaña con miras a las próximas elecciones generales de 2020.

El refugio político a Evo es mirado con críticas el gobierno estadounidense. Así lo dijo a Clarín en exclusiva el enviado de Donald Trump a la Argentina, Mauricio Claver Carone, quien se retiró del país sin asistir al la jura, el martes, en disgusto por ello y por la presencia de un jerarca del régimen venezolano.

Y el jueves,  Michael Kozak, secretario en funciones para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, tuiteó: "Evo renunció porque sabía que el pueblo boliviano no aceptaría una elección fraudulenta, con serias irregularidades como ‘alteraciones en las actas y falsificación de firmas’ por parte de sus funcionarios electorales. Su versión puede cambiar, pero los hechos, no. No al fraude”.

Desde La Paz, el gobierno provisional de Jeanine Añez le pidió a la administración de Fernández que "no le de micrófono" a Morales para que  haga política. Pero el nuevo gobierno argentino no reconoce al de Añez.